Entrevista: “Para combatir incendios lo mejor es la prevención”

Lo aseguró Daniel Catalán radio operador de la Central de Incendios de Trevelin quien cree necesario llevar adelante un trabajo de concientización con las comunidades. Remarcó, además, que es necesario mejorar las condiciones laborales de los Brigadistas atendiendo la necesidad de edificios propios, instancias de capacitación y redacción del Convenio Colectivo de Trabajo.

0

Los incendios forestales suelen ser devastadores por la cantidad de superficie que se

puede ver afectada y cuya recuperación puede demorar muchos años. En ocasiones,

además, se acercan a las áreas urbanas poniendo en peligro a los pobladores y sus

viviendas.

Para sofocar estos siniestros, en su mayoría originados por la mano del hombre ya sea por

negligencia o con toda intención, se cuenta con los Brigadistas que trabajan desde sus

diferentes funciones normalizar la situación y llevar tranquilidad a las comunidades.

Sin embargo sus condiciones laborales no son las que deberían ya que muchos no cuentan

con edificios propios y deben permanecer en espacios alquilados o directamente sin

espacios. En ciertos lugares carecen de sanitarios y agua potable en tanto que otros

trabajadores deben refaccionar quinchos o galpones para contar con un lugar de trabajo.

Estos datos surgen de esta entrevista que La Portada realizó a Daniel Catalán radio

operador que se desempeña en la Central de Incendios de la localidad de Trevelin y

quienes es, además, delegado del sector en la Asociación Trabajadores del Estado (ATE)

Seccional Esquel actividad que le permite conocer ampliamente cómo llevan adelante la

labor los brigadistas de la región y cuáles son los requerimientos que realizan.

En esta nota, además, comparte su historia de trabajo y asegura que la prevención de los

incendios – en un pormenorizado trabajo con las comunidades – es algo pendiente.

La Portada: ¿Cómo surgió su vocación de brigadista? 

Daniel Catalán: Hace 12 años ingresé al curso de brigadista por la falta de trabajo. El

curso era para combatientes y una vez dentro supe que se necesitaba gente como radio

operador. En ese momento no había una ley que marcara los escalafones y todos

estábamos contratados. Yo decidí trabajar en comunicaciones y quedé en ese

agrupamiento. Luego llegó la discusión del Estatuto que rige la actividad en la actualidad y

pasamos a la plata temporaria. Así logramos tener cierta estabilidad porque – si bien no

era un pase a planta – podíamos tener trabajo todo el año y contar con los beneficios que

marca la ley. Con el tiempo me fui capacitando en el área de comunicaciones y

adquiriendo experiencia. En un incendio la comunicación está en el centro del operativo

ya que tiene que ver con la coordinación, recepción y emisión de información.

L.P: ¿Recuerda algún incendio en particular?

D.C: Recuerdo el incendio de la Colisión en el Parque Nacional Los Alerces. En ese

entonces no estaban muy claras las funciones y éramos un grupo que estaba en la Base.

Fuimos al incendio y en mi caso sin experiencia porque había entrado como radio

operador. Si bien había hecho el curso de ingreso no es lo mismo asistir a un incendio de

esa magnitud. Nos tocó ir al sector donde el incendio estaba por llegar a unas casas en

cercanías de la Ruta Nº 71. Fuimos a las 19 horas y nos quedamos hasta las 7 am

combatiendo el incendio. Recuerdo que había mucho personal de Defensa Civil y

Bomberos de Trrevelin. Fue una experiencia muy importante y diferente de lo que se vive

en el sector de comunicaciones. Si bien hay mucha adrenalina en el operativo se vive de

otra manera. Recuerdo, además, el incendio de Cholila que fue el más grande del país en

cuanto a la afectación de bosque. En el operativo trabajaron brigadistas del Servicio

Nacional de Manejo del Fuego de otras provincias, Ejército, Brigada de Incendios de la

Policía Federal. Ese incendio fue tremendo y trabajé con la gente de la Policía Federal en el

sector de comunicaciones. Fue una experiencia muy rica.

L.P: ¿Cómo se maneja el temor al participar de un operativo?

D.C: Tenemos muy presente que lo primero que se cuida es la integridad de los

trabajadores. Lo primordial es que los compañeros trabajen en buenas condiciones. Es por

eso que a veces se repliega el personal a causa del viento que imposibilita contener el

incendio. Es la misma decisión para los medios aéreos. En comunicaciones tenemos otra

clase de riesgos como la exposición a la radiación.

L.P: ¿Cuáles son los reclamos urgentes de los brigadistas?

D.C: Lo más urgente a resolver es la redacción del Convenio Colectivo de Trabajo (C.C.T)

porque el Estatuto nos puso en mejores condiciones, pero lo cierto es que un C.C.T podría

remediar cosas como realizar modificaciones. Con la Ley hay que esperar que esas

modificaciones las realice la Legislatura y en cambio con el C.C.T los trabajadores

podríamos ser parte de esas modificaciones. En relación al tema edilicio hay varios

problemas y lo que está siendo evidente estos días es la falta de un espacio para la

Brigada de Esquel. Este es un reclamo de muchos años porque siempre estuvieron en

edificios prestados o alquilados. En la zona norte (Lago Puelo y Golondrinas, etc.) también

hay falencias edilicias. Hay Brigadas que no tienen baño, agua potable y otras situaciones

complejas que requieren urgente solución porque hay mucho personal trabajando en esos

sectores. En Trevelin también amerita la construcción de un edificio con instalaciones

acordes. Lo construido es la Central de Incendios, pero no una brigada. En Lago Rosario

tampoco hay edificio propio. En localidades como Corcovado, por ejemplo, los propios

trabajadores construyeron sus edificios. En otros lugares se refaccionan galpones o

quinchos. El Estado debería tener una planificación para construir los edificios de las

Brigadas para que los compañeros no tengan que andar haciéndose sus lugares de

trabajo. En relación al reclamo salarial podemos mencionar como avance que pudimos

comenzar a participar de las paritarias. Los aumentos (otorgados a la Administración

central) no contemplan nuestros escalafones y particularidades.

L.P: ¿Cuentan con indumentaria, herramientas necesarias e instancias de capacitación

para realizar su labor?

D.C: La ropa del combatiente, ante la proximidad de la temporada, llega. Lo que ocurrió

últimamente es que los cascos se vencen y han tenido que trabajar así. Esto ya fue

planteado ante las autoridades. Respecto de la capacitación hay cursos de ascensos que

están previstos en la Ley, pero no se han llevado a cabo. Quienes trabajamos en

comunicaciones no tenemos capacitación desde hace muchos años. En cuanto a

meteorología y cálculo de peligrosidad de incendios creemos que son importantes porque

se incorporó gente joven al servicio y no recibieron capacitación. Van aprendiendo con la

actividad diaria y lo que otros les podemos enseñar. Debería haber, en la temporada baja

de incendios, un programa de capacitación para nosotros. También debería existir un plan

de trabajo que se relacione con la prevención de incendios. Hay estudios suficientes para

justificar que los incendios, en la mayoría de los casos, son producto de la mano del

hombre (por negligencia o intencional). Para combatir incendios lo mejor es la prevención

haciendo charlas con las comunidades y con los chicos en las escuelas con actividades en

las que participen las familias. Hay material, voluntad y personal capacitado para hacer

esto.

L.P: ¿Considera que los Brigadistas son tenidos en cuenta sólo cuando se acerca la

temporada de incendios?

D.C: La comunidad valora mucho la labor del combatiente de incendios forestales que es

una tarea muy noble. Los funcionarios públicos prestan más atención cuando hay

incendios cerca de las áreas urbanas grandes. Siempre que los incendios son visibles

nosotros estamos en primera plana, pero hay incendios de más dimensión en lugares

alejados que no son mediáticos y son igual o más graves que los que ocurren cerca de las

zonas urbanas. Tenemos que ayudar a entender que nuestra actividad no debe estar

enfocada sólo al combate de los incendios forestales, sino también a la prevención de los

incendios.

L.P: ¿Es sería su aspiración como Brigadista y delegado?

D.C: Sí, la aspiración es poder realizar un trabajo que incluya a la comunidad para llegar al

punto que no ocurran los incendios forestales. También sería bueno tener una Brigada

joven, equipada y preparada para cualquier situación. Como delegado de los trabajadores

la aspiración es ir ganando mejores condiciones laborales y por eso el objetivo es lograr la

redacción del Convenio Colectivo de Trabajo. Tener mayor representatividad gremial es,

también, un objetivo porque hay muchas Brigadas que aún no pudieron elegir delegados

porque están alejados de la ciudad.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí