Con un fuerte compromiso social, un grupo de mujeres que integra la organización Corriente Clasista Combativa se encuentran brindando una copa de leche tres veces a la semana a más de cien niños y niñas de Esquel, Trevelin y la región. Asimismo iniciaron una campaña para juntar juguetes por el Día del Niño como así también ropa de abrigo para las personas en situación de vulnerabilidad.

El movimiento social nuclea a más de veinte personas en Esquel y quinientas en toda la provincia. En su mayoría son mujeres sostén del hogar que se encuentran desocupadas o sin un trabajo formal. Hoy perciben un Salario Social Complementario de 6.250 pesos con una contraprestación de veinte horas semanales. Ese tiempo lo dedican a un fuerte trabajo social en los barrios con su propio esfuerzo.

Susana Moreno, quien es una de las integrantes de la organización Corriente Clasista Combativa en Esquel, manifestó en diálogo con La Portada que en la actualidad se encuentran sosteniendo nueve merenderos, dos en el Barrio Ceferino, uno en Pasaje Santa Fe y otro en Pasaje La Pampa, ambos en domicilios particulares ya que no cuentan con una sede propia; cuatro en Trevelin y los restantes en Lago Rosario, Sierra Colorada y Gualjaina. Por este motivo continúan llevando adelante el reclamo de un terreno ante el gobierno municipal para desarrollar su labor social.

“Estamos trabajando hace un año y medio, antes funcionábamos durante toda la semana pero como no recibimos ningún tipo de ayuda, y la situación está muy difícil, tuvimos que reducir la copa de leche a tres días”, lamentó la joven. Sin embargo confió que se encuentran analizando la posibilidad de brindar un almuerzo una vez por semana porque ven que los nenes del barrio están pasando mucha necesidad y que no es suficiente el merendero.

Susana destacó que se encuentran haciendo un gran esfuerzo para sostener los nueve merenderos por la crisis económica que atraviesa el país. “Los gobernantes que tenemos siguen haciendo oídos sordos y hacen como que esta organización no existe en Esquel. Las veces que reclamamos para los merenderos nunca nos ayudaron ni con un kilo de azúcar”, expresó y aclaró que “los merenderos están sustentados con el esfuerzo propio, no sólo es un compromiso laboral sino también social que tenemos con cada nene que asistimos”.

También aseguró que “la necesidad no sólo se ve en Esquel, en las localidades del interior es mucho peor”, y señaló como ejemplo la localidad de Gualjaina. “No hay trabajo, el merendero tiene 45 niños y la mayoría de las mujeres son sostén de familia con el Salario Complementario que no les alcanza”, indicó.

En este sentido la joven expuso que “un salario de 6.250 pesos no alcanza si tenés que mantener una familia de cuatro nenes, por eso cada vez que hacemos nuestro reclamo también pedimos un aumento de esa suma”.

Asimismo afirmó que “cada vez se acerca más gente al movimiento por necesidad porque no hay trabajo y no reciben ayuda del municipio. Nosotros los invitamos a sumarse pero tienen que tener en claro el fuerte trabajo social que venimos haciendo hace un año y medio porque no son muchos los que se lo toman con compromiso”.

 

Campaña de juguetes

Susana contó que se encuentran juntando juguetes para entregarle a los niños y niñas que asisten a los merenderos. “Pedimos un poco de colaboración a la comunidad, así que quien pueda acercar algo será de mucha ayuda”, resaltó.

También comentó que reciben ropa de abrigo para entregar en las localidades del interior como Costa del Lepá, Cushamen, entre otras. “Tenemos compañeras que reciclan ropa y hacen cubrecamas para las personas en situación vulnerable”, explicó.

Por último, Susana destacó que “todo se hace a base del esfuerzo de cada uno de los compañeros y se nos hace muy difícil sustentar a cada uno de los nueve merenderos, pero la gente la está pasando mal y lo necesita”.

Para acercar colaboraciones comunicarse con Karen al 2945-659975, Marianela al 2945-599343 ó Susana al 2945-919420.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí