“LOS BAJITOS DEL BADEN”: el merendero nacido del corazón solidario de una mujer y su familia

0

Las crisis económicas traen aparejadas graves consecuencias en la gente de menores recursos, pero también despiertan la solidaridad de muchas personas que, sin tener grandes ingresos y de manera desinteresada, brindan su mano a los que menos tienen, sobre todo a los más pequeños.

En nuestra ciudad estos gestos se multiplican en todos los barrios. Semana tras semana nos enteramos de comedores y merenderos que abren sus puertas, no solo en instituciones o Juntas Vecinales, sino también en casas de vecinos que deciden ayudar con una copa de leche.

Este es el caso del merendero “Los Bajitos del Badén”, que desde hace tres años brinda la merienda todos los sábados por la tarde a un grupo cada vez mayor de niños y jóvenes del Barrio Badén II. El mismo funciona en la casa de Beatriz Matamala, quien lo lleva adelante con la ayuda de su marido y sus hijos.

En diálogo con La Portada, Beatriz Matamala señaló que la idea del merendero surgió “de un día para el otro”, cuando ella y su familia vieron a los nenes jugando cerca de su casa y decidieron hacerles una merienda. “Después se hizo costumbre y desde allí quedó como el merendero del Badén”, aseguró.

Contó que el merendero funciona en su casa gracias a la ayuda de su familia y de la gente conocida que se acerca a donar algunas cosas, destacando que “se trabaja a pulmón”. “Este año se sumaron muchos chicos, regularmente son 15 nenes, pero cuando vienen todos son alrededor de 35”, indicó.

“A veces se nos hace chico el lugar pero ellos están tan acostumbrados que solos se van acomodando”, remarcó la solidaria vecina quien además informó que el merendero funciona los sábados, a partir de las 14 hs. momento en que empiezan a llegar a su casa los niños y jóvenes del barrio.

 

“Siempre estamos para ayudarlos”

 

En lo que es refiere a las actividades que realizan durante las horas en que se acercan los chicos a su casa, Matamala comentó que sólo les sirven la copa de leche y charlan con ellos de todo un poco. “Esto es a pulmón, ojalá tuviera lo suficiente para poner juegos para ellos y entretenerlos con otras cosas”, lamentó.

“Ellos vienen, esperan acá, las nenas más grandes ayudan a preparar la mesa, nos sentamos a charlar y tratamos de estar con ellos, queremos que sepan que pueden contar con uno y que siempre estamos para ayudarlos”, comentó conmovida.

Por otra parte, remarcó que el merendero no recibe ayuda del Municipio, Provincia o Nación. “El año pasado intenté pedir una ayuda en el municipio pero me dijeron que no ayudan a los merenderos que están en las casas, sino que solamente colaboran con los merenderos de las Juntas Vecinales”, manifestó.

“Decidí seguir con esto porque lo siento de corazón, no estoy buscando que me paguen ni nada por el estilo, me gusta compartir con los niños, verlos jugar y disfrutar la tarde”, afirmó.

Finalmente, Beatriz Matamala indicó que, quien quiera colaborar se puede contactar con ella a través de su Facebook o pueden acercarse a su domicilio, Casa 43 Barrio Badén II, frente al playón, donde hay gente todos los días y los sábados de 16 a 18 hs. están los chicos.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí