A los 5 años comenzó a jugar al fútbol en el Club Belgrano de Esquel donde se consolidó como arquero y le tocó participar de momentos muy importantes. Se probó un mes en Boca y finalmente fue fichado por Racing. Hoy se encuentra jugando en la reserva y espera llegar a Primera División.

Ignacio Walsh se inició en las inferiores de Belgrano. “Viví cosas lindas y cosas no tan lindas porque a veces te toca ganar y otras perder”, confió el joven en diálogo con La Portada. Sin embargo aseguró que en su paso por el club, donde estuvo desde los 5 a los 17 años, vivió años muy lindos porque le tocó jugar cosas importantes como los Juegos Evita y otros torneos en Mar del Plata, Comodoro Rivadavia y Trelew.

Las pruebas no tardaron en llegar. Belgrano siempre fue un semillero de buenos jugadores y un club de exportación. “Me vieron atajar con la primera de Belgrano así que me convocaron para ir a probarme a Boca. Fui en agosto, noviembre, enero y febrero pero hubo cambio de autoridades y tuve que empezar de cero”, lamentó el arquero.

Sin embargo siempre que se cierra una puerta, se abre otra y eso fue lo que le sucedió a “Nacho” Walsh, quien no bajó los brazos y apostó a seguir su sueño de jugar al fútbol. “Me probé en Racing y me dijeron que me iban a fichar así que elegí ese club”, contó.

Ya hace un año que forma parte de “La Academia” y hoy se encuentra jugando en la reserva. “Es una alegría inmensa haber conseguido en tan poco tiempo algo tan grande en uno de los club más importantes de Argentina así que estoy más que bien”, aseguró, aunque reconoció que este ascenso en su carrera significó todo un cambio en lo deportivo, cultural y social. “Es la primera vez que estoy tan lejos de mi familia así que esta experiencia me ayudó a madurar y ser otra persona. Ya no está mamá para hacer las cosas”, expresó.

Nacho sueña con llegar a Primera División pero vive el día a día y espera que su esfuerzo sea reconocido. “Yo vivo el presente y pienso que tengo que dar lo mejor de mí en cada partido porque si uno entrena y deja todo, las cosas se van dando solas”, manifestó.

De todos modos señaló que no es fácil la carrera del futbolista por el esfuerzo y el sacrificio que se hace a diario. “Uno está alejado de los amigos y la familia. Sólo nos dan descanso para el Día de la Madre, Semana Santa y a veces en vacaciones de invierno. Los familiares hacen un esfuerzo para que uno esté acá y por eso hay que ser responsables con las decisiones que se toman. Nosotros no sólo pateamos una pelota, trabajamos de esto”, explicó.

 

“El arquero no tiene margen de error”

Nacho sostuvo que no es fácil ocupar el puesto de arquero. “Para mí el desgaste más grande que tenemos es mental porque tenemos que estar metidos en el partido durante los 90 minutos más el tiempo adicional. Un error nuestro y la tenemos que ir a buscar adentro. El delantero puede errar un gol, el número 5 puede errar un pase pero si yo me equivoco es gol. No tenemos margen de error”, planteó.

Su corazón, en Belgrano

El joven deportista no se olvida de sus raíces y es un eterno agradecido a Belgrano por todo lo que le dio. “Todo el día me la pasaba metido en el club, me levantaba para ir a la escuela que quedaba al lado de la cancha y cuando salía iba a jugar. Mi corazón siempre está en Belgrano y lo sigo a todos lados, no me pierdo un partido y siempre quiero que gane”, destacó y se mostró agradecido con Lucas De Godos, Juan y Ariel Yáñez, Milton Reyes, Turu Flores, entre otros, por la ayuda que recibió en su formación.

“Mi anhelo es llegar a Primera y jugar afuera en otros clubes. Si me llega a tocar en Racing, mejor, porque si no voy a tener una deuda con el club”, declaró el joven que se encuentra teniendo un gran presente deportivo.

Por último, Nacho expuso que nada de esto hubiese sido posible sin el apoyo de su abuelo, principalmente, su familia y su novia que lo acompaña en cada paso que da.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí