Editorial: Invertir en salud es garantizar un derecho

0
20

Acceder a la atención medida que se requiera como así también a medicamentos y vacunas que ayuden a prevenir enfermedades parece una obviedad. Sin embargo en nuestro país esta última afirmación no resulta tan contundente en la práctica. Y si bien ante la aparición de casos de Sarampión en dos personas que viajaron al exterior hicieron que la Secretaria de Salud de Nación (ex Ministerio) intensifique su mensaje respecto de la necesidad de contar con la correspondiente vacunación lo cierto es que la provisión de vacunas no llega como debería a las diferentes provincias.

Entre Ríos, Santa Fe y el partido de La Matanza (Buenos Aires) son algunos de los sectores del país afectados por esta situación que pone en peligro la salud de la población. Es necesario recordar, en este marco, que el Estado Nacional tiene la obligación de proveer las vacunas que están incluidas dentro del calendario y en las dosis suficientes.

La información, que menciona en un informe el Diario Tiempo Argentino, indica que la

triple bacteriana, antimeningocócica, antirrábica y Sabin son las vacunas que sufren

mayores faltantes. En el Área Programática Esquel el panorama es diferente según refirió

a La Portada el médico Emiliano Biondo quien aseguró que “con la vacuna del

Meningococo sigue pasando lo mismo: es para los niños de 3 a 5 meses con el refuerzo de

los 15 meses, pero se sacó para los adolescentes”. Destacó, asimismo, que “con la Triple

Bacteriana no hay faltante y lo mismo pasa con la Antirrábica y la Sabin”. Y fue preciso al

sostener que las provincias tienen “suficiente autonomía” para comprar vacunas “lo que

sucede con el meningococo es que aunque se quiera comprar no se consigue”.

La falta de vacunas, en algunas provincias del país, hace que surja el temor que

reaparezcan enfermedades y para evitar ese riesgo muchos deben afrontar la aplicación

de manera particular con costos que superan ampliamente las posibilidades de quienes no

cuentan con los recursos económicos necesarios.

Carla Vizzotti, exdirectora del Programa Nacional de Inmunizaciones e integrante de la

Sociedad Argentina de Infectología (SADI), comentó en declaraciones al Diario Tiempo

Argentino que “a la población que no se preocupa tanto porque tiene los medios para comprar la vacuna en el sector privado, hay que decirle que recortar el Calendario

también les va a impactar, porque si no se vacuna toda la cantidad de personas que tiene

que vacunarse, el efecto rebaño e inmunidad indirecta no se obtiene, entonces el impacto

será para todos. Por eso es trascendental el rol social que tiene la vacunación, el signo de

equidad que significa, y es un indicador económico: invirtiendo en prevención ahorran

costos en atender gente enferma”.

 

El factor económico juega su propio papel ya que “en 2017 el programa Investigación y

desarrollo de los laboratorios de producción  tuvo un presupuesto de 83,8

millones. Para este año lo recortaron a 61 millones, sin contar la inflación. Con la divisa

estadounidense en 43 pesos, el gobierno retrasa licitaciones, las debe rearmar o adquiere

menos insumos por el mismo precio”, sostiene el Diario Tiempo Argentino.

Queda claro que invertir en salud es garantizar un derecho y que la aplicación de una

política sanitaria que redunde en beneficios para toda la población del país debe ser una

prioridad.

Foto: Imagen Ilustrativa.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here