Entrevista: “La lucha se hace todos los días”

0
23

Ella trabajó 22 años en la Secretaria de Cultura Municipal espacio con el cual continúa colaborando. Se enfrentó al poder político y consiguió rearmar un espacio de asesoramiento y contención que es valorado por las mujeres que atraviesan por situaciones relacionadas a violencia familiar e institucional.

Ella es Graciela Avilés y comparte en esta entrevista con La Portada su llegada al Consejo, el trabajo que se realizó hasta el momento y los nuevos desafíos. Menciona, entre otras cosas, que pese a los ofrecimientos de candidaturas decidió priorizar el compromiso con el Consejo de la Mujer. No descarta- sin embargo – incursionar en política en el futuro cuando el espacio “esté fortalecido”.

La Portada: ¿Por qué decidió trabajar la temática de género?

Graciela Avilés: Yo venía trabajando en la Secretaria de Cultura y cuando ingresó la nueva gestión sufrí la violencia de Valentina Hassan. Llevaba 22 años trabajando y se me dijo que no había lugar para mí en la Secretaria de Cultura. Siempre fui colaboradora del Consejo Municipal de la Mujer ya que trabajaba con los artistas a los que muchas veces se convocaba para eventos. Me acerqué al Consejo de la Mujer y descubrí un mundo distinto. Nunca, gracias a Dios, había sufrido violencia y desconocía que era algo que se naturalizaba. A la semana ya estaba empapada en el tema ya que empecé a leer las leyes y a contactarme con las mujeres que estaban antes. Llegue al Consejo de la Mujer por ser víctima de la violencia institucional.

L.P: ¿Cuál es la parte más difícil de este trabajo?

G.A: No poder dar una respuesta. Nosotras invitamos a las mujeres a que se animen a denunciar y las acompañamos. Vamos incansablemente a Tribunales, llegar allá, ver que no hay respuestas y que la Policía no los detiene. La parte más frustrante es ver que la Justicia no cumple el rol que debe cumplir. Las leyes están, pero no son aplicadas. Es muy desgastante todo. Nunca nos pasó, hasta el momento, que una víctima de violencia vaya una sola vez a Tribunales. A veces van hasta veinte veces y no tienen respuestas.

L.P: ¿Cómo se vive este inicio de año con una cantidad de femicidios que resulta alarmante?

G.A: Ya son más de cuarenta mujeres las que murieron en lo que va del año. Nos planteamos las situaciones por las cuales las mujeres mueren tanto en manos de los hombres, pero no encontramos respuestas. Debemos recurrir a los libros para conocer los desencadenantes. Nos sorprende que en tan poco tiempo haya tantas víctimas. La modalidad se repite y el victimario siempre es una persona cercana a su círculo. También hay un componente económico y de adicciones. Esto aumenta la agresividad de las personas. La falta de trabajo y la no respuesta también.

L.P: ¿Cuesta que se tome conciencia, desde quienes deben aplicar políticas públicas, sobre la gravedad del problema?

G.A: Esperamos que la próxima gestión, del intendente que sea, haga hincapié en la aplicación de las políticas públicas. Vemos muchas mujeres que no tienen respuestas en las instituciones. El Servicio de Protección de Derechos trabaja en forma articulada con Niñez, Adolescencia y Familia. Hay muchos niños que quedan dando vueltas y muchas mujeres desprotegidas porque están un tiempo en Refugio Cumelcan y salen de la misma manera en la que entraron. Muchas veces los funcionarios creen que esto se soluciona con un bolsón de comida. Las instituciones deben trabajar articuladamente porque hay políticas públicas e instituciones, pero no están preparadas. El personal está allí con contratos basura y eso suma para que esto no funcione. No hay un presupuesto acorde tampoco. Esperamos que en la próxima gestión nos inviten a ser parte de la mesa en la que se trabaja la distribución del presupuesto. No se trata de un gasto, sino de una inversión. El Consejo de la Mujer, por primera vez, tendrá 25 mil pesos anuales. Espero que no sea sólo porque estamos en un año electoral y ojalá pudiéramos contar con un equipo interdisciplinario (psicólogo, abogados, etc.). Hacemos un trabajo ad honorem.

L.P: ¿Es también difícil lograr que las mujeres colaboren más con el Consejo?

G.A: Es muy difícil mantener equipos de trabajo cuando la situación económica de todas es mala y se debe priorizar. A veces se debe dejar el Consejo de la Mujer para buscar otro empleo. Se hace difícil así tener un equipo, pero esperamos contar con otras mujeres. De hecho muchas se están acercando para hacer actividades por el 8 de Marzo.

L.P: ¿Evaluó la posibilidad de dedicarse a la política?

G.A: Tuve dos ofrecimientos: uno para ser candidata a intendente y otra para integrar una lista de concejales. Yo prioricé el compromiso que tengo con el Consejo Municipal de la Mujer. Agradecí los ofrecimientos porque es un honor que me hayan mirado creyéndome capaz de ocupar esos cargos tan importantes. Mi compromiso es con las mujeres que se acercan día a día al Consejo. Cuando el equipo de trabajo esté fortalecido y se tenga un presupuesto acorde para hacer el trabajo quizás pueda ir a otro lado. Di una lucha muy grande para estar en el Consejo y logramos instalarlo. Ahora hay que fortalecerlo con la presencia de mujeres que entiendan que la lucha se hace todos los días y que hay que mantenerse firme. Hay que hacer una gran campaña de prevención para que las mujeres estemos cada día más empoderadas y nos demos cuenta que no se puede naturalizar la violencia. Hay que trabajar mucho con los niños y con los hombres.

L.P: ¿Cuáles son los objetivos del Consejo de la Mujer en este 2019?

G.A: La campaña de prevención que debe salir desde el Estado Municipal, seguir trabajando por el Encuentro Nacional de Mujeres, que el Consejo tengan un espacio más acorde, continuar con el espacio en la Radio Pública y ser parte de la creación del Área de la Mujer en la Municipalidad con el intendente que sea. Con esto creo que las cosas serían muy distintas y se podría trabajar de manera más firme.

L.P: ¿Qué mensaje daría a las mujeres de la ciudad?

G.A: Esperamos que las mujeres se den cuenta que la violencia se aprende, que no es natural, que no nos acostumbremos a vivir en lugares donde hay violencia, que nos respetemos unas a otras. Respetando también este proceso que es lento porque nos estamos deconstruyendo y construyendo todo el tiempo. Tenemos que acompañarnos y animarnos también a participar en política (yo no lo hice porque tengo otro compromiso). Las mujeres debemos estar en lugares de poder y donde se toman las decisiones. Debemos estar presentes en las mesas donde se discute sobre nuestros derechos y se deciden políticas públicas. Las mujeres somos capaces y debemos animarnos a entrar a los lugares donde antes sólo estaban los hombres.            

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here