Un espacio para bucear entre cuentos de célebres como Jorge Luis Borges, novelas del colombiano Gabriel García Márquez, obras de buenos escritores patagónicos, colecciones de teatro y enciclopedias, por ejemplo. Un punto de encuentro para los vecinos y un sitio que promueve el amor por la lectura. Todo ese y más es la Biblioteca Popular “Tolkeyen”.  

Más de 10 años de vida tiene la asociación civil que guía los destinos de la Biblioteca Popular “Tolkeyen”. A lo largo de esta década supo hacerse de un público fiel. Grandes y chicos. Sobre todo mujeres y niños. No hay límites de edad. Las puertas están abiertas para toda la comunidad en el edificio de la calle Malvinas Argentina, en el barrio Sargento Cabral.

En diálogo con diario La Portada, Sandra Moyano, directora, habló sobre el funcionamiento de esta institución que se sostiene gracias al aporte voluntario y sin condicionamientos de un grupo numeroso de vecinos, además de la contribución de los socios. No hay que descuidar tampoco a los “visitantes”, quienes le dan color al salón que está pegado al centro de salud.

Explicó que los horarios de atención para los meses de febrero y marzo (hasta que arranquen los talleres anuales) son los siguientes: miércoles de 15 a 18 y jueves de 16 a 19 horas. Recordó, asimismo, que la cuota mensual habilita a retirar material para llevar a domicilio. “Hacen el recambio cuando terminan de utilizarlo”, acotó.

Dejó en claro luego que la consulta dentro del establecimiento es absolutamente gratuita y que no cobran ningún tipo de arancel por sentarse a leer. El socio paga 20 pesos al mes y 40 en caso de que sea un grupo familiar. Respecto a la sala de internet, el vecino debe abonar siete pesos la hora. Es un costo mínimo para solventar algunos gastos fijos.

Desde el 2007

La Biblioteca es administrada por una comisión directiva, que la integran once personas. Sandra es la presidenta. Carolina Ponce, la tesorera. La Asociación Civil nace en el 2007, pero obtiene reconocimiento legal a partir del 2008. “Ese año inauguramos y abrimos al público”, comentó en la entrevista concedida a este medio.

Destacó que en estas once temporadas “hemos hecho lectores” frecuentes. En su gran mayoría son mujeres y niños. “Durante todo este tiempo organizamos varios talleres de distintas características. Unos creados por nosotros mismos y otros propuestos desde la Municipalidad de Esquel”, recalcó.

Adelantó que para el 2019 se encuentran preparando un curso sobre animación de lectura con los establecimientos escolares cercanos al Sargento Cabral. “Tenemos como proyecto además el Huellas por Mi Barrio con el 28 de Junio. La idea es recuperar la memoria histórica. Ya estamos en una etapa de diagramación del libro”, confió.

Seis mil

Por otro lado, Moyano detalló que en la “Tolkeyen” hay unos seis mil libros inventariados. Después existe una importante cantidad de ejemplares sin ese registro. “No ponemos nada a disposición del usuario si no está inventariado. Eso lleva un proceso técnico de bibliotecología y clasificaciones”, señaló.

“Tenemos un poco de todo. En lo que refiere a lo literario, hacemos hincapié en la colección de autores patagónicos. A su vez, manejamos una propuesta de teatro que lleva el nombre de un socio fundador. Él hizo una donación y tras su fallecimiento decidimos hacer el reconocimiento”, amplió.

Indicó que los estantes de la Biblioteca se nutren del aporte generoso de la gente. También reciben material como miembros activos de una red nacional. “Tenemos un subsidio especial para concurrir a la Feria del Libro en Buenos Aires. Ahí hacemos una compra en función de lo que suele pedir el usuario”, completó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí