Lleva adelante una empresa familiar que ocupa a vecinos de la ciudad y que logró crecer llegando con su producto a diversos puntos de la provincia y de la región patagónica.

Es un reconocido deportista que supo inculcar esa pasión a sus hijos y ser parte del tradicional Tetratlón como competidor y director del evento. Su nombre es Gustavo Freeman y en esta entrevista con La Portada hace un repaso del inicio y crecimiento de su empresa. Evoca, además, recuerdos de las casi treinta competencias de las que formó parte. Asegura que el deporte es “pasión y diversión” y que ayuda a formar a los jóvenes para la vida.        

La Portada: ¿Cómo y por qué nació la empresa Agua Las Margaritas?

Gustavo Freeman: Esto comenzó hace más de 24 años y de casualidad. Mi señora quería saber si el agua que tomábamos en la chacra era potable. La que consumíamos en un principio no era potable por lo que hicimos una perforación para el consumo en nuestra casa. Los análisis marcaron que tenía propiedades de agua mineral y que era factible poder comercializarla. Indagamos cómo era ese tema y comenzamos precariamente en una piecita de dos por dos. Comprábamos los envases en Buenos Aires y hacíamos el reparto en los comercios que nos conocían y aceptaban. Esto era algo que no se había hecho nunca en Esquel. La forma de trabajo era muy artesanal y nos asociamos con otra persona para hacer una inversión en las máquinas. Eso nos permitió en 1996 hacer un nuevo crecimiento en la planta donde trabajaban cinco operarios y comenzamos a enviar el agua a Trelew y Neuquén. Conservamos un agua baja en sodio y de muy buena calidad. Trabajamos así hasta 2008 cuando la empresa ya tenía más personal, pero nos encontrábamos ante el problema de traer envases de Buenos Aires lo que significaba un costo muy importante. Había que tomar la decisión de invertir para hacer una planta nueva o cerrar. Con mis hermanos tomamos la decisión de seguir recurriendo a una línea de crédito del Banco Chubut muy accesible para las PYMES. Esto nos permitió poder invertir en maquinaria y en hacer un galpón grande. Tuvimos un crecimiento y esto significó contratar más gente. En la planta trabajan doce personas en forma directa más un director técnico que es el responsable de la certificación del agua, una empresa que hace el control de plagas y una persona en mantenimiento. Tenemos nuestros vaivenes porque todos los insumos que utilizamos están dolarizados. De apoco debimos acomodar los costos, pero no como deberíamos porque eso sería un golpe muy fuerte para nuestros clientes.

L.P: ¿Qué es lo más complejo y lo más gratificante de esta empresa?

G.F: Lo más complejo es la situación financiera porque uno nunca sabe si lo que está cobrando es lo justo o no. No es grato tener que modificar para no perder. Lo gratificante es tener un producto genuino y llegar a más de tres mil casas.  La gente nos recibe, nos tiene confianza y nos apoya. El 80 por ciento de los comercios tienen nuestros productos a través de las distribuidoras.

L.P: ¿Cuán difícil es competir con las marcas conocidas?

G.F: Nosotros no somos competencia. Lo que hacemos es buscar nuestro nicho en el lugar que podemos entrar. Hay lugares en que las grandes firmas introducen todos sus productos más el agua. Para nosotros es bueno poder seguir trabajando sin depender de un gran supermercado o distribuidor mayorista. Nos manejamos muy bien con los distribuidores locales y de la Comarca. Llegamos también a Neuquén, Bariloche, Patagones, Roca, Puerto Madryn, Trelew y Las Heras.

L.P: ¿Qué significa el deporte para su vida?

G.F: El deporte me ayudó a formarme. Es un medio de vida y mi cable a tierra para desconectarme de todos los problemas y del trabajo. Hemos inculcado el deporte a nuestros hijos que son deportistas. Yo sigo compitiendo pero sabiendo las limitaciones que se tienen por la edad o por el tiempo de que se dispone. Tengo hermosos recuerdos: uno es 1990 de la llegada con Loly (Roberts) en el Tetratlón. Esa foto refleja mucho de lo que fue mi actividad.  Participé de todos los cambios y mientras sienta los nervios de una carrera seguiré participando. Estuve en 28 Tetratlón y cuando no podía estar estuve como director del evento.

L.P: ¿Qué consejo le daría a un emprendedor y a un deportista? 

G.F: Creo que esto son caminos similares. Cuando uno emprende algo tiene la ilusión de que le irá bien y muchas veces no se logra el objetivo porque es difícil. Aún así no hay que bajar los brazos. Se requiere mucho esfuerzo, ingenio y dedicación. Hay que apostar a todo lo que sea producción. Es una lástima que no haya mucho apoyo a pequeños productores y emprendedores. Muchas veces se pide un crédito porque no se tiene el dinero y lo que se exige como garantía es casi imposible de poder cumplir. Y así se tarda más en crecer. En deporte pasa lo mismo: hay que tomarlo con pasión y divertirse. Los padres deben no exigir a los chicos. Yo pude ver la presión que ejercen los padres a los chicos como si fuera tan fácil llegar y ganar. Al chico hay que prepararlo para que se divierta y para perder. Salvo que sea un súper dotado es muy dificil que gane siempre. Si se le dice que salir segundo no sirve eso hace que el chico se frustre. El deporte forma al chico para la vida.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here