La relación entre el gobernador Mariano Arcioni y el intendente Sergio Ongarato no pasa por el mejor momento. La proximidad de las elecciones y todo lo que está en juego durante el 2019 ayudan a comprender los “chispazos” de última hora entre ambos mandatarios.

Es casi que una costumbre en épocas electorales. Quienes ocupan los sillones políticos más importantes de Chubut y Esquel toman cierta distancia. Basta recordar los picantes cruces de Rafael Williams con Mario Das Neves en el 2011 y con Martín Buzzi en el 2015.

“Le hemos pedido al intendente Sergio Ongarato que bajen los Ingresos Brutos, que es uno de los más altos de la provincia y poder así estar en sintonía con los pares de la Comarca que vienen colaborando con sus productores y prestadores turísticos”, señaló Arcioni.

El planteo cayó mal en el municipio. Desde el entorno de Sergio Ongarato salieron rápidamente a responder. El encargado del “operativo descargo” fue el concejal Sergio Sepiurka, uno de los que cuestiona seguido a la provincia y que dispara contra todo lo que tiene olor a peronismo.

“Antes de darnos clase de finanzas públicas, le sugiero que le paguen las deudas a los proveedores”, dijo a este medio el edil de Cambiemos ni bien vio publicada en nuestra página web las declaraciones del Gobernador.

Arcioni está convencido que el esquelense puede hacer un poco más para ayudar a prestadores turísticos y productores en el marco de la contingencia sanitaria del hantavirus. En tanto el jefe comunal viene enojado hace un tiempo -por ejemplo- por la coparticipación.

Lejos está de ser una pelea sin reconciliación. Por supuesto que no dejarán de saludarse ni de gestionar lo que se pueda en beneficio de los vecinos de la ciudad. Mantendrán el vínculo institucional. Lo que sí es cierto es que las elecciones los tendrá en veredas opuestas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here