Ella es profesora de Biología y en 2013 inició el difícil camino de emprender para generar un producto diferente: blend de té. Un año después comenzó a vender su producto bajo la marca “De los Abuelos Productos Naturales” que reúne mezcla de hierbas, especias, frutos y té.

Ella es Micaela Mazzieri y en esta entrevista con La Portada asegura que el blend de té es una actividad redituable de la que se puede subsistir “pero siempre la complemento con algo más”.

La joven también hace referencia a los inicios del emprendimiento y a la necesidad de contar en Esquel con capacitación específica “sobre números y papeles”. Cree que el Estado debiera colaborar en la “vidriera” de los productos regionales.

La Portada: ¿Cómo surge la idea de realizar este emprendimiento?

Micaela Mazzieri: Soy profesora de Biología y daba un taller en el Colegio Salesiano de conciencia ambiental que luego derivó en una huerta. Me invitaron a un Taller de Plantas y como no podía asistir sugerí que fueran los chicos. Fueron tres de los alumnos y quedaron fascinados con el taller intensivo. Se conformó así un grupo que comenzó a trabajar con plantas medicinales dando algunos talleres en las sedes de las Juntas Vecinales. Yo también asistí y comencé a hacer cosmética natural, pero esto era muy difícil de formalizar por lo que inicié las mezclas de té como una alternativa. La idea original era hacer algo medicinal, pero el código alimentario te lleva a hacer lo que ellos quieren. Así terminé haciendo mezclas de té gourmet.

L.P: ¿Cuál es el criterio para una mezcla de té?

M.M: Para hacer mezclas hay miles de combinaciones. Yo me inspiro en algo que quiero representar como por ejemplo un recuerdo. Había un recuerdo de mi infancia que lo trasladé a un té que se llamó “Invierno en el campo”. Es la combinación de tés negros y un árbol de mandarina y otro de ginkgo biloba. Otra de las combinaciones es de poleo, cedrón y menta de las Sierras de San Luis. El Té  de Amaranto está inspirado en la lucha del No a la Mina y el cuidado del medio ambiente. El amaranto es una planta resistente a las condiciones climáticas y herbicidas. Pienso en algo que es importante para mí y en los ingredientes que lo simbolizan. Así armo las mezclas.

L.P: ¿Cómo canaliza el proceso de comercialización?

M.M: Vendo en la Feria de La Trochita en Nahuelpan. Y en Esquel suelo tener el producto en algunos comercios como así también en Trevelin y fuera de la provincia. Desde el año pasado estoy tratando de buscar nuevos negocios.

L.P: ¿La comercialización es lo más complejo de llevar adelante?

M.M: La comercialización es lo más difícil. Uno cree que es re fácil introducir un producto en un negocio y en realidad no es tan fácil. Cuando el producto es tan específico cuesta encontrar un negocio que sea el nicho para ese producto. Actualmente mi producto se vende en negocios de regalarías que vendan alimentos, casas de productos gourment y casas de productos regionales. En Patagonia hay comercios que se especializan en vender productos gourmet.

  1. P: ¿Este emprendimiento incluye a otras personas?

M.M: En realidad soy yo, pero siempre hay alguna amiga que me da una mano cuando estoy apurada. Yo hago todo y eso no es tan bueno. Este es otro problema que tenemos los emprendedores. Uno arranca sin tener los objetivos claros y hasta que decide donde quiere llegar hay un camino en el que  se registra pérdida económica y de motivación. Nunca hay fondos para tercerizar parte del trabajo y al mismo tiempo no se puede crecer porque no se logra hacer todo. Este es un punto clave para mí.

L.P: ¿Considera que el Estado debiera colaborar con parte del proceso de comercialización y capacitación de los emprendedores?

M.M: A partir de los cursos que antes deban en el CAPEC surgieron muchos productos. Lo que faltó en el CAPEC fueron cursos posteriores al inicio de la actividad para ver cómo se continúa con el emprendimiento. Para mí la capacitación es fundamental especialmente en números. Se comienza haciendo un producto porque a uno le gusta y sabe algo de eso, pero luego llega la formalización del emprendimiento. En relación a números y papeles si uno no se capacita no hay forma de saberlo. Sobre la ayuda del Estado en la comercialización creo que se podría colaborar un poco más en la exposición de los productos en ferias fuera de la provincia. El Estado debe facilitar la vidriera porque es más simple a que los productores lo hagan por su cuenta. También estaría bueno que haya una asociación de productores.

L.P: ¿Qué mensaje daría a otros jóvenes que intentan emprender?

M.M: Le aconsejaría perseverancia, pero no hay que ser terco. Hay que encontrar el equilibrio en lo que se está dispuesto a ceder en términos de valores y también es importante tener en claro el objetivo. Hay que saber revertir la negatividad de la gente. Los mensajes negativos hay que transformarlos en más ganas. Se llega dependiendo de uno.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here