Roberto Müller, “ciudadano ejemplar” de Esquel, donó al Museo Histórico un textil tehuelche – mapuche confeccionado en la década del 60, aproximadamente. De inmediato fue designado como el “objeto del mes” y puesto en exhibición para el disfrute de los visitantes.

Desde hace algunos días el Museo Histórico de la Ciudad tiene entre su amplio archivo de exposición un telar con más de 60 años facilitado por don Müller. Por sus características y diseño, la pieza concentra rápidamente el interés de quienes visitan el salón ubicado en el cruce de las calles San Martín y Mitre.

La entrega se formalizó el viernes por la tarde. Fue sencilla pero cargada de emotividad. Don Roberto tuvo una compañía especial: su hija Carola que vive hace más de 20 años fuera del país y su pequeña nieta. Marita Sáez, coordinadora del espacio, recibió agradecida la prenda.

En diálogo con diario La Portada, Müller explicó que encuentra en esta donación una manera de “devolverle a la localidad y la zona todo lo que nos ha dado”. Un gesto para valorar, que no es moneda corriente en la sociedad de hoy.

Respecto al telar tehuelche- mapuche subrayó que es una “pieza rara” para los tiempos actuales y que es invaluable, “muy difícil de conseguir” debido a que esta clase de trabajos fueron mecanizados hace varios años. En cambio “esto es 100% artesanal”, rescató.

Señaló que el ser un producto realizado enteramente por la mano del hombre lo hace más atractivo y trascendente aún. “Recuerdo que en un viaje a Nueva Zelanda descubrí que la cultura maorí hace las artesanías con pequeñas fallas. Dicen que lo único perfecto es Dios”, contó.

Confió que el textil en cuestión tiene más de 60 años y que su artífice es la viuda de un señor llamado Joaquín Felipe. Recordó que este antiguo poblador era propietario de campos alrededor de Tecka y se dedicaba a la comercialización de lana, oficio que Roberto conoce al dedillo.

Agregó que como consecuencia de su vida rural Felipe conoció a Mercedes, con quien tiempo después entablaría un matrimonio. Ella fue la encargada de tejer la pieza que permanece en el Museo Histórico. “Era una dama. La conocí bien”, destacó.

“Enorme alegría”   

Por su parte, Sáez aseguró que es “una enorme alegría y una gran responsabilidad” contar con este objeto valiosísimo por su impronta tanto cultural como histórica. “No tiene precio”, recalcó y dijo que nunca antes habían exhibido en el Museo algo de esta naturaleza.

Adelantó luego que la idea es convocar a un especialista en la materia para que pueda dilucidar algunos interrogantes. “Queremos que nos explique cuál es el diseño, hacia dónde apunta, qué quiere contar, el material con el cual fue confeccionado. Si es lana pura de oveja, etc.”, planteó.

Agradeció luego a la familia Müller por la donación. “Que confíen en nuestro trabajo es algo muy importante. Estamos contentos”, manifestó y no dudó a la hora de invitar al público general para que visite el establecimiento.

Por último, informó que el Museo Histórico de la Ciudad está abierto en temporada alta de 9:30 a 12:30 horas y por la tarde, de lunes a sábado, de 17 a 20 horas. “Ya comenzamos a ver una importante afluencia de turistas”, realzó.

Orgullo de hija

“Estoy muy orgullosa de mi padre”. Carola lo repite una y otra vez hasta que la emoción la invade. Lleva poco más de 20 años viviendo en Estados Unidos. Cada vez que puede se hace una escapada hasta Esquel para estar con la familia.  Las redes sociales acortan la distancia pero no es lo mismo, piensa. A su lado don Roberto escucha. Atento. No le saca la mirada. Y no tiene otra escapatoria que soltar una lágrima. Luego llega el abrazo.

 

 

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here