Fue tomada durante el vuelo del primer avión que llegó a la ciudad en octubre de 1933, piloteado por Rufino Luro Cambaceres, compañero y amigo de Antoine de Saint Exupery, autor de El Principito.

La imagen estaba en el Archivo General de la Nación en Buenos Aires y fue encontrada hace pocos días junto a otras fotografías inéditas de la ciudad por el Concejal de Esquel, Ing. Sergio Sepiurka.

Luro Cambaceres, piloto civil, fue el primero en aterrizar en Esquel a bordo de una máquina Potez 25 A 2 N° 2035 fabricada en Francia (1928), Motor Lorraine-Dietrich de 450 HP refrigerado por agua.

Forjado en el espíritu de la compañía francesa Aeropostale, voló entre 1929 y 1931 junto a sus legendarios pilotos: Jean Mermoz, Antoine de Saint Exupery y tantos otros.

Rufino Luro Cambaceres parte el 27 de octubre de 1933 desde Comodoro acompañado por el jefe de mecánicos Raynaud con el siguiente itinerario: Las Heras, Colonia Sarmiento, Colonia General San Martín, Esquel, Bariloche, Plaza Huincul, Neuquén y regreso a Bahía Blanca.

Lo hace prestando entonces servicios para la Aeroposta Argentina, nueva concesionaria de los servicios aeropostales de la línea sur para lo cual el Poder Ejecutivo le impone la condición de realizar estudios para prolongarlos creando ramales hasta las zonas cordilleranas.

Por sus esfuerzos para prolongar los servicios aéreos en la Patagonia, Luro Cambaceres es considerado el Hombre Símbolo de la línea. Luro aparece ese mismo año en otras fotografías junto al Jefe de la Construcción del Ramal Económico Ingeniero Jacobacci – Esquel, Ing. Bruno Thomae.

La Trochita fue uno de los primeros ferrocarriles cuya traza fue redefinida en base a imágenes aéreas. Luro se retirará de la aviación en 1935 y se dedicará, entre otras actividades, a la literatura, publicando Rumbo 180 ° y Huellas en el Cielo Austral.

En 1935, Antoine de Saint Exupery le escribió una célebre carta que es una referencia ineludible en las investigaciones posteriores sobre la estadía de Saint Exupery en Argentina y sobre el influjo que la misma tuvo en su literatura.

Esquel, 1933

La primera imagen aérea de Esquel refleja perfectamente el desarrollo del casco urbano de la ciudad, transcurrido poco más de un cuarto de siglo desde sus inicios en 1906.

Muestra claramente su trazado al Sur de la Avenida Fontana que llegaba apenas hasta la actual calle Molinari. La salida hacia Trevelin tomaba por la actual calle Perito Moreno.

Hacia el Norte de la Avenida Fontana existían muy pocas edificaciones, entre ellas el edificio de la Rural Vieja. El avión justamente aterrizó en cercanía de los terrenos del edificio actual de la Rural.

Marcelino Sánchez, ya fallecido, contaba que tenía 13 años y que ese día los chicos corrieron gritando “llegó un avión, llegó un avión” cosa que corrobora aún don Héctor Garzonio que como era más chico tuvo que quedarse ese día en su casa.

Hace 85 años que se tomó esta hermosa fotografía y Rufino Luro Cambaceres la guardó. Su archivo pasó al Archivo General de la Nación y hoy la foto vuelve a Esquel para enseñarnos de adónde venimos.

La fotografía fue presentada oficialmente durante la pasada sesión del Concejo Deliberante de Esquel y es reproducida por primera vez en esta edición de La Portada.

Gracias al Ingeniero Sergio Sepiurka por aportar material.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí