Aportes para la constitución de un frente nacional, popular, democrático e inclusivo, con voluntad de poder

0

Por Hernán Díaz Varela:

“El futuro es nuestro, por prepotencia de trabajo” – Roberto Arlt.

Hace ya mucho leí –y releí hace poco- la novela de Jorge Asís que inspira el título de esta reflexión; en esa ficción literaria, un grupo de buscavidas consigue unas fotos de Perón en Madrid, que reproducen para venderlas como souvenires en Ezeiza, en el día del tan anunciado regreso del líder, Juan Domingo Perón. Estos “reventados” no logran ni siquiera acercarse al palco, el negocio fracasa ya que sólo venden dos posters, y además se convierten en testigos en peligro del sangriento enfrentamiento entre las diferentes facciones peronistas, cada una de las cuales reclamaba para sí la antorcha señera del movimiento mientras Leonardo Favio, desde el micrófono del palco, pedía tranquilidad e invitaba a todos a cantar el himno nacional al ritmo de los balazos y ráfagas de ametralladoras. Este hecho, que pasó a la historia como la “Masacre de Ezeiza”, sucedió hace cuarenta y cinco años (la novela fue publicada en 1974, al año siguiente de este episodio), y Asís lo utilizó como pretexto literario para una aguda reflexión novelada sobre la sociedad argentina y el peronismo  de “los setenta”.

El miércoles 24 de octubre me sentí, en horas de la madrugada, como uno de esos “reventados”, y compartí esta sensación con muchas compañeras y compañeros de trabajo, amigas, amigos y parientes que se sintieron así, reventados. Claramente, la Cámara de Diputados de la Nación no es Ezeiza, y el fuego cruzado fue sólo dialéctico, salvo algunas vergonzosas intervenciones directas como las del diputado PRO Nicolás Massot, joven apologista del terrorismo de Estado, quien desafió a una pelea callejera al radical Leopoldo Moreau con una amenaza escolar del tipo “te espero a la salida”. Pero más allá de esas distracciones circenses, el número fue lapidario: 138 votos a favor del Presupuesto del ajuste, del recorte del gasto público vía reducción de partidas sociales, educativas, sanitarias, de investigación, desarrollo industrial y de programas de empleo, y su transferencia al ítem “servicios de la deuda”; es decir, un presupuesto que socializa las pérdidas cargándolas al pueblo que pone el lomo, y acumula los beneficios en los sectores más concentrados de la economía: agroexportadores, mineras, empresas de energía, banca y especuladores financieros; y, por lo visto, a muchos políticos “a título personal”.

Cabe consignar que hubo 103 votos en contra y 8 abstinentes; pero quiero puntualizar en un aspecto central de esta votación: de los 138 diputados que eligieron el camino de la colonia y las imposiciones de un Fondo Monetario que pauperiza países y sostiene modelos sociales estructuralmente inequitativos, al menos treinta son peronistas o responden a gobernadores peronistas, y varios más tienen sus raíces en este movimiento. Es decir, en principio y por definición, deberían estar en las antípodas del modelo de país-colonia que propone la Alianza Cambiemos. Es decir, entonces, que la media sanción en Diputados de semejante Presupuesto sólo fue posible por la connivencia de estos actores políticos que, evidentemente, no representan a su pueblo ni atienden sus necesidades (las del pueblo, claro).

Y como si fuera poco, apenas se aprobó el proyecto en Diputados el senador Miguel Pichetto, jefe del Bloque Justicialista en el Senado, habló por la oficialista radio Continental diciendo que “difícilmente el proyecto tenga modificaciones en el Senado”: a buen entendedor, pocas palabras; y el oficialismo duerme tranquilo ante semejante garantía de “gobernabilidad” rubricada por el peronismo.

Como decía un viejo político, “los hechos son testarudos”, y al recordar cómo votaron los representantes del pueblo en decisiones legislativas transcendentes (pago a fondos buitre en términos de usura, acuerdos para ministros de la Corte nombrados “en comisión”, ley de blanqueo, presupuestos anuales, reforma previsional y en nuestra Legislatura, por ejemplo, la aprobación del Pacto Fiscal que entrega la autonomía provincial a la Nación), más allá de sus declamadas pertenencias partidarias históricas o actuales, se definen sus posiciones reales en este binarismo político instalado de la “grieta”, que por cierto existe y es funcional para el Gobierno, porque “su” lado es mucho más pequeño numéricamente pero altamente homogéneo, mientras que “nuestro” lado aún sigue, a pocos meses del inicio de un proceso electoral de fondo, en un limbo de dispersión alarmante.

Por eso, hay que dejar la falsa modestia y el poroteo oportunista, comenzar a trabajar acuerdos concretos, reuniones de base –y de verdaderos dirigentes, no de “diri” sin “gente”- con compromisos en lo electoral inmediato, en lo programático de mediano plazo y con una militancia cotidiana para instalar socialmente  los mejores candidatos para recuperar, en todos los estamentos, local, provincial y nacional, un espacio simbólico y un territorio concreto en el que podamos volver a discutir los matices de un proyecto nacional, popular, democrático e inclusivo.

Ya está, ya “reventamos”. Y de nosotros, de la suma real y positiva de los “reventados”, que somos muchos más –y más diversos- que aquellos personajes del turco Asís, pues somos todos los agredidos por este gobierno y sus aliados mediáticos, depende la continuidad del modelo neoliberal, excluyente, que sigue enriqueciendo a los ricos, empobrece aún más a los pobres y le pasa la factura a la clase media, o la vuelta a un paradigma de ampliación de derechos, de intervención estatal para corregir desigualdades y garantizar derechos esenciales a los sectores más vulnerables, de participación activa y masiva y de movilidad social ascendente.

Y los arrepentidos –que son multitud- pues, bienvenidos al tren. Porque no somos “ellos”. Somos diferentes, y el “nosotros” con el que nos reconocemos responde a un modelo de país que cierra con todos adentro y viviendo dignamente.

Al territorio, que en sesenta días hay que tener candidato, programa y estrategia electoral. Y que sean de “nosotros”.

#Hay2019

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí