El pasado domingo 14 de octubre, en el Barrio Bella Vista de nuestra ciudad se produjo un hecho inusitado, por el grado de crueldad y violencia hacia un animal. Se trata de la agresión a la perrita “Luna, que fue atacada por un vecino con un elemento cortante que le produjo graves heridas.

Luego de más de dos semanas y tras sobrevivir a semejante agresión, Luna está en grave estado, luchando por su vida y por reponerse aunque perdió una parte del hocico, el ojo derecho completo, una de sus orejas está aún en peligro y el veterinario tuvo que amputarle su cola.

Por este hecho, el martes 16 se realizó la denuncia correspondiente ante la justicia y días después el Juez Penal Martín O´Connor ordenó un allanamiento en la vivienda del presunto agresor, en el marco del cual se secuestraron elementos que podrían relacionarse con la agresión a Luna.

El hecho provocó numerosas reacciones en la sociedad, las que se vieron reflejadas en las redes sociales desde donde se convocó a una marcha pidiendo “Justicia por Luna”. La convocatoria fue el sábado 27 y participaron cientos de vecinos con sus mascotas caminando por las calles céntricas de la ciudad.

 

Atención veterinaria y denuncia

 

En diálogo con la Radio Pública Municipal, Patricia Giacobone, integrante de la ONG “Amigos de los Animales de Esquel” (ADAE), comentó que el caso llegó a sus manos a través de las redes sociales, ya que la dueña de la perrita no contaba con el dinero necesario para que sea atendida por su veterinario.

“Buscamos al veterinario que trabaja con nosotros y trasladamos a la perrita hasta su consultorio, donde nos estaba esperando y quedó sorprendido por el estado que tenía la perrita, dijo nunca haber visto una agresión tan grande hacia un animal de parte de una persona”, manifestó Giacobone.

También recordó que fueron con la dueña de Luna a realizar la denuncia en Fiscalía. “Al agresor, por la Ley N°14.346, le cabe una sanción que va desde 15 días a 1 año de cárcel”, explicó y señaló que, según testigos, el agresor salió a ahuyentar a un grupo de perros y luego atacó a la perrita.

Giacobone señaló que el presunto agresor, les habría comentado a sus vecinos que un grupo de perros le habían entrado al gallinero y que él los había espantado. “El veterinario nos dijo  que las heridas deben provenir de un machete o algo similar”, agregó.

Por otra parte, remarcó que los cuidados de la veterinaria los están costeando desde la agrupación ADAE y en este sentido destacó que la gente “está respondiendo de manera muy solidaria”, ya que muchos vecinos se presentan en la veterinaria para contribuir con lo que se necesite.

 

El descargo de la familia

 

En las redes sociales, la familia del presunto agresor realizó su descargo, contando su versión de los hechos, señalando que en dicha ocasión  “…entraron unos perros al gallinero que armamos en familia con el fin de ayudar a mi hijo menor, quien tiene un retraso madurativo en su lenguaje cognitivo, con el fin de usarlo como terapia de estimulación”.

Al ir mis hijos a dar de comer a las gallinas, se encontraron con una jauría de perros dentro del gallinero (…) Uno de los perros se abalanzó sobre mi hija y la quiso atacar, un perro, cubierto en la sangre de nuestros animales, que con tanto esfuerzo pudimos conseguir, yo tratando de sacar los chicos y Damián ahuyentando a los perros”, explican en otra parte del texto.

Fue un caos, las gallinas y conejos destripados por todo el gallinero, mis hijos llorando horrorizados. Una experiencia terrible, de la cual nadie se hizo cargo. Damián fue vecino por vecino y ninguno se hizo responsable de este daño, todos con los brazos cruzados y patidifusos ante la situación, incluso la Sra. quien dijo que su perro estaba perdido hizo la vista para otro lado”, agregan.

Asimismo, el texto de descargo señala que luego se enteraron “de toda esta campaña de difamación que impunemente están llevando a cabo en contra de un hombre honesto, trabajador, y que a pesar de sus fallas, sigue intentando” y aseguran que la situación actual que están viviendo “es indignante, habiendo recibido amenazas de muerte, llamadas y piedrazos a la madrugada, habiendo tenido que tomar medidas preventivas cubriendo puertas y ventanas, apagando teléfonos celulares, efectivamente desconectándonos del mundo exterior”.

“Es muy difícil ya en este momento sostener la situación sin que los chicos salgan afectados física y mentalmente. Tememos por sus vidas y sus futuros. Les pedimos por favor a las personas que tomaron personal la difusión que recapaciten y tomen otra postura ante el evento. Piensen en los niños que están perjudicando”, expresan hacia el final del comunicado.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí