“No es No”. Estas tres palabras sintetizan el sentir de toda una comunidad en relación a la actividad minera en la región cordillerana. Y lo que hace años fue un rotundo rechazo expresado en un Plebiscito se mantiene en el tiempo constituyendo un ejemplo de determinación ciudadana para otras ciudades de la provincia y del país.

Los vecinos autoconvocados por el No a la Mina lograron – a pesar del tiempo transcurrido- mantenerse vigentes expresando su preocupación por el impacto ambiental que podría causar la minería y dejando en claro que dicha actividad no bajará los índices de desempleo.

La acuciante situación económica y la creciente falta de trabajo hacen que muchos vean como una alternativa viable la instalación de la minería, en principio, en la meseta chubutense convirtiéndola en zona de sacrificio y abriendo la puerta a empresas multinacionales que no repararán en estrategias y recursos económicos para convencer que su actividad es la mejor opción haciendo a un lado en el proceso la ley que la impide.

Es responsabilidad del Estado velar por el bienestar de todos (y cada uno) de sus ciudadanos creando  fuentes de trabajo que no perjudiquen el medio ambiente y no hipotequen el futuro de las próximas generaciones.

El compromiso de quienes no aceptan la actividad minera debe tener correlato por parte de los integrantes de la clase política que – aunque no lo digan abiertamente porque es “políticamente incorrecto” – ya piensan en la campaña de cara a las elecciones 2019. Tomar posición sobre el tema y plantear alternativas de generación del empleo deberá ser una obligación moral para cada candidato. El pueblo merece saber qué piensan al respecto y cómo planean generar fuentes de trabajo porque está claro que un tema está intrínsecamente relacionado con el otro.

Cuando los ciudadanos, a través de las urnas, delegan la conducción del municipio, provincia y país lo hacen confiando en que los políticos elegidos cuentan con una plataforma de gobierno que tiene como objetivo lograr una mejor calidad de vida para todos. Será nuestra responsabilidad como medio de comunicación hacer esas preguntas durante los próximos meses en que se intensificará la campaña y de la ciudadanía de tomar nota de las respuestas. Así podremos saber quién es quién y – especialmente- qué piensa hacer y cómo. “No es No” para la Cordillera y debe serlo para toda la provincia.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí