Su carrera como entrenador comenzó hace dieciséis años en la Agrupación Atlética Patagonia y hoy se encuentra a cargo de la Escuela Municipal de Atletismo “Awkache” donde ha formado deportistas de alto rendimiento como Karina Neipán, su primer maratonista, “Lalo” Ríos y “Coco” Muñoz. Aseguró que la actitud, la humildad y el sacrificio, son la clave del óptimo rendimiento. Su bandera es la lucha contra el doping por un deporte limpio.

Rodrigo Peláez dio sus primeros pasos como entrenador de atletismo en la Agrupación Atlética Patagonia donde salieron excelentes deportistas como Cristian Sosa, Sandro Miranda, Carolina Novillo, entre otros, que en su momento hicieron trascender a la ciudad. Más tarde fue convocado por el secretario de Deportes, Jorge Aleuy, para dar clases de gimnasia e iniciación deportiva en el gimnasio municipal. Allí descubrió que muchos chicos tenían condiciones para dedicarse al atletismo y fue así como nació la Escuela Municipal “Awkache”, que dirige en la actualidad. “Al principio hacíamos un trabajo de semillero y llegamos a tener más de cien chicos, pero fueron creciendo y nos fuimos dedicando al alto rendimiento así que se redujo el grupo y hoy somos treinta”, contó Rodrigo Peláez a La Portada.

Los atletas Karina Neipán, Darío “Lalo” Ríos y Eulalio “Coco” Muñoz hoy son los referentes deportivos de la escuela. “Los admiro no sólo como atletas sino como personas. Con Karina aprendí mucho como entrenador, fue mi primera maratonista y fue la que sufrió mis errores. Con ella y “Lalo” aprendí a no subestimar a los atletas porque te sorprenden. Haber llegado a un mundial fue lo máximo a lo que pude aspirar en ese momento y fue un orgullo verla entre las mejores del mundo. Y “Coco” es el futuro porque todavía tiene mucho para dar”, expresó.

Destacó, además, que “los tres líderes de alto rendimiento que tenemos son sanos y humildes, lo que hace que el resto se adapte al grupo y sean muy queridos”.

Un motivador

Para Rodrigo ser buen entrenador es ser un “buen incentivador” y aclaró que a él le falta mucho para serlo. “Más allá del entrenamiento físico, que hoy no tiene tanto secreto por las redes sociales, yo trabajo mucho en la actitud. Trato de crear todas las condiciones para que su rendimiento sea óptimo y trato de hacerme cargo de todo para que ellos se dediquen solamente a lo que tienen que hacer; es un trabajo en equipo”, planteó.

Asimismo se manifestó en desacuerdo con quienes dicen que hay mucho diamante en bruto en Esquel. “Por lo menos en el grupo que dirijo tengo diamantes con los que hemos trabajado mucho para que logren llegar a donde lo han hecho”, afirmó y sostuvo que “cada triunfo de ellos lo siento como propio y cada derrota a veces me toca más que a ellos mismos”.

También señaló como importante que los atletas tengan seguridad y maduración tanto física como mental. “Esto se trabaja en cada entrenamiento como también el manejo de las ansiedades. Sobre todo busco que tengan confianza en el trabajo que venimos haciendo, los resultados se dan y eso te va afianzando cada vez más en la búsqueda del mejor rendimiento”, apuntó.

La base de todo buen deportista es el esfuerzo y el sacrificio. Participar de cada competencia implica una inversión económica que muchas veces no es fácil de lograr. Sin embargo Rodrigo manifestó que “nosotros intentamos no ser quejosos, muchos creen que nos dan todo porque nunca nos quejamos pero hemos tenido épocas donde nos han ayudado mucho, poco y nada. A veces no hay y hay que entender que Esquel es una ciudad donde hay muchos deportistas y uno no puede pretender que los recursos vayan a uno. Nunca van a escuchar a “Coco”, Karina o “Lalo” quejarse porque no le dan ayuda, saben entender, si el recurso está mucho mejor y sino ponemos de nuestro bolsillo. Por suerte todos trabajamos”.

El sueño del Juego Olímpico

Con Karina Neipán y “Lalo” Ríos, Rodrigo ha crecido mucho como entrenador y ha logrado cumplir muchos de sus objetivos. Hoy su anhelo es llegar a un Juego Olímpico. “Es una gran responsabilidad emprender un proyecto de ese tipo, porque se ponen muchas expectativas pero es totalmente posible”, aseguró y resaltó que “tanto “Coco” como Karina tienen las condiciones y las ganas, es responsabilidad mía que lo hagan”.

Recordó en este sentido que Karina quedó a un minuto de ser olímpica y asumió que fue su responsabilidad que no lo haga. “Hubo fallas que no supe manejar y por eso no llegamos”, explicó.

Asimismo destacó que la carrera del maratonista es muy sacrificada. “Son muchos meses de entrenamiento, muchos kilómetros y muchos dolores. Los entrenamientos son largos, los atletas no pueden salir de noche y se deben cuidar en las comidas. Es un esfuerzo muy grande porque se tienen que cuidar muchísimo”, indicó.

Actualmente se encuentra trabajando con “Coco” Muñoz para que llegue a ser maratonista como Karina y “Lalo” con un plan estricto de entrenamiento. “Tenemos planteada fases que van determinadas por distancia y tiempo. Cada una que cumplimos nos abre la puerta para llegar al maratón e intentamos que tenga una proyección para una marca de debut relativamente buena en maratón. Estamos bien, vamos a ver cuándo se da el momento, porque el maratón no es un tema de edad sino de maduración psicológica y física y cuando estas en condiciones de correrla hay que hacerlo”, declaró.

Un deporte limpio

Una de las banderas de la Escuela “Awkache” es la lucha contra el doping. “Es algo muy lamentable que se está dando en el deporte mundial, Argentina no escapa de eso y nosotros tratamos de fomentar el deporte limpio”, destacó. Asimismo el entrenador se mostró molesto con aquellos deportistas que corren violando las normas. “Yo veo a Coco entrenar todos los días a las 7 de la mañana y me parece injusto que venga un vivo, tome una sustancia y le gane”, planteó.

También destacó el trabajo que realizan todos los chicos que integran la escuela. “Muchos chicos no llegan a un alto nivel pero hacen el mismo esfuerzo y hacen al grupo”, resaltó.

Por último Rodrigo agradeció “a la comunidad que siempre nos está apoyando y a los funcionarios desde su rol, en especial a Jorge Aleuy que me abrió las puertas y al secretario actual que siempre nos da una mano”, y le expresó a los deportistas que “sigan adelante, de manera limpia, lejos del doping, porque fuera de la escuela hay grandes talentos deportivos en todos los deportes y es importante que entre todos luchemos por un deporte limpio”.

El boxeo, su otra pasión

Rodrigo Peláez también trabajó mucho como entrenador de boxeo. “El boxeo es una de mis grandes pasiones así que si un día no estoy en atletismo, me voy a dedicar a eso”, aseguró.

Destacó, además, que la actividad le dio mucha satisfacción, alegría y amigos. “Siempre me gustó el boxeo y Robledo, de Trelew, me incentivó a que abra una escuela así que fui aprendiendo de todos”, relató.

Desempeñó un trabajo importante y hasta se logró un campeón argentino como el “Peke” Castillo. “Es un lugar donde se hace un trabajo social importante”, afirmó. Hoy la Escuela Municipal de Boxeo se encuentra a cargo de Nicolás Neipán, quien fue su alumno, y Osvaldo Sosa, quien tanto le ha dado al deporte esquelense.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí