La mamá de la víctima, una adolescente de 12 años, radicó días atrás una denuncia penal, en el Ministerio Público Fiscal, contra un profesor de la Escuela N° 7724 de Aldea Escolar por acoso sexual tras descubrir que le escribía mensajes indebidos a su hija a través de las redes sociales. Por miedo a “represalias”, pidió una restricción de acercamiento a su hogar. El hombre ya fue apartado de su cargo y se encuentra bajo investigación.

Jessica Guajardo Ubiedo, mamá de la víctima, contó a La Portada que hace unas semanas encontró en su teléfono una conversación entre su hija y el profesor en la red social Instagram que le llamó la atención por el contenido de la misma. “Le decía “bella”, “linda”, “divina”, la invitaba a verse fuera del horario escolar, a andar en moto, a fumarse “uno” y le preguntaba de manera insistente la edad en varias oportunidades”, relató y destacó que le escribía siempre y en todo horario.

Aseguró que sintió “mucha impotencia” y “odio” al leer los mensajes pero que logró contenerse y acudir inmediatamente a la Fiscalía para realizar la denuncia como también a la escuela para notificar a los directivos de la situación, quienes actuaron con celeridad y apartaron al profesor de su cargo en forma preventiva.

“Tenemos miedo”

Jessica solicitó una restricción de acercamiento del acusado a su hija y la familia tanto para su domicilio, su negocio y la escuela. “Mi hija todavía no ha vuelto a clases y se siente culpable porque el profesor no va a trabajar más. También siente miedo de encontrárselo en algún lado y que pueda hacerle algo”, confió.

La adolescente aún no ha recibido asistencia psicológica pero se espera que lo haga durante esta semana. “Tengo miedo de que nos haga algo, él vive en Trevelin, sigue transitando por la calle como si nada y uno no sabe qué represalias puede tomar”, declaró.

La mamá de la menor también sostuvo que el sospechoso había ido varias veces a su negocio para reclamarle que su hija no estaba yendo a clases. “Ella me decía que no iba porque perdía el colectivo o se sentía mal. No se animaba a hablar porque era su profesor y él le pedía que borrara los chats. Pero los mensajes son muy contundentes y directos porque le insinuaba cosas y la invitaba a salir”, apuntó.

Jessica sólo espera que la justicia tome cartas en el asunto para que el caso no quede impune. “Desde Fiscalía me dijeron que iba a ser un proceso largo porque tenían que recabar pruebas”, comentó. Ella sólo quiere vivir en paz con su familia y que no haya más víctimas.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí