Con 16 años comenzó a correr en Gualjaina, su pueblo natal, luego de que el club donde jugaba al fútbol dejara de existir. Debutó con un triunfo y desde entonces no ha dejado de hacer podio a donde va. Aseguró que todo se lo debe a su entrenador Rodrigo Peláez, quien en 2012 le recomendó mudarse a Esquel. Hoy se encuentra en su mejor momento, su objetivo es continuar bajando su marca y competir en una maratón para cumplir su máximo sueño: llegar a un Juego Olímpico

Su ídolo era Diego Armando Maradona. Jugaba de 9 en el Club Deportivo de Gualjaina, pero cuando éste dejó de existir decidió empezar a correr porque se sentía “gordito” y aspiraba a tener físico de deportista. Su primera carrera llegó de la mano de quien fue su primer entrenador: Hugo Nahuelquir, que lo invitó a correr 12 kilómetros en el pueblo que lo vio nacer, y ganó. Al año siguiente, en 2012, participó de la Medio Maratón al Paraíso donde alcanzó el triunfo, con 16 años, en los 21 kilómetros con un tiempo de una 1 hora 22 minutos en Juveniles.

Luego conoció a su entrenadora Andrea de la Cerda, quien lo llevaría a competir en el Provincial de Cross que se disputó en La Zeta, Esquel, donde salió 2° por cincuenta metros, y en su primer Nacional de Cross en Villa María, Córdoba, donde repitió el segundo lugar entre los mejores del país. “Era la primera vez que salía de Chubut así que me lo empecé a tomar más en serio y le pregunté a Rodrigo Peláez si me podía ayudar con los entrenamientos pero él me dijo que no entrenaba a distancia y me propuso venir a vivir a Esquel”, contó Eulalio “Coco” Muñoz a La Portada.

Al principio no sabía cómo iban a reaccionar sus padres, su mamá no entendía qué podía lograr con correr pero su padre lo apoyó desde el primer momento. Un amigo le ofreció quedarse en la pensión de su abuela y Rodrigo le consiguió una beca en el Centro de Acción Familiar (CAF), donde actualmente continúa trabajando, así que ni lo dudó y hoy reconoció que “fue la decisión más acertada”.

Llegó a Esquel en abril de 2013 y el 14 de julio, dos días antes de su cumpleaños, le tocó vivir uno de los momentos más difíciles de su vida: el fallecimiento de su papá. “Fue algo muy duro porque me había venido y había dejado de ayudarlo entonces sentía que había sido por culpa mía pero después entendí que es parte de la vida”, confesó.

El comienzo no fue fácil pero el tiempo cura todas las heridas y él se dedicó de lleno a su entrenamiento. A primera hora salía a correr, luego iba a la escuela, después a trabajar, continuaba con el gimnasio y volvía a entrenar. También tuvo que mejorar su alimentación ya que estaba acostumbrado a comer mucha carne, harinas y frituras. “No me costó el cambio de vida, era una motivación que tenía y hasta el día de hoy la tengo. Hay días que estoy cansado pero igual entreno. Rodrigo es el que está al mando de la Escuela Aukache y siempre te da palabras de aliento. La motivación no lo es todo pero es importante”, confió.

Record chubutense

La primera competencia, con Peláez como entrenador, fue en Bariloche y la ganó, lo que le permitió calzarse la remera de Aukache. Luego, con 17 años, corrió 10 kilómetros en Cipolletti, en un tiempo de 32 minutos, y también participó de un torneo de pista en Trelew en 5 mil metros en Mayores donde competían los mejores atletas de la ciudad, entre ellos Martín Ñancucheo, su ídolo. Allí logró el record chubutense en esa distancia con 15.02.08, superando al “Mono” Ibáñez que había hecho 15.02.80. “Esto me dio ganas de seguir mejorando e ir por más records”, aseguró.

Su primer viaje a Buenos Aires fue para participar en un torneo de Mar del Plata donde salió 2° en 10 mil metros. “Fue algo lindo porque jamás pensaba salir de Chubut y Rodrigo me dio la posibilidad de hacerlo”, recordó y aseguró que tiene al “mejor entrenador de la provincia y el país”. Agregó que esto le da mucha tranquilidad y confianza a la hora de correr.

Este año debutó en Mayores en los 10 mil metros del Campeonato Nacional en Rosario donde logró su mejor marca detrás del olímpico Javier Carriqueo. También conquistó su sexto título consecutivo en el Nacional de Cross Country en Buenos Aires, una modalidad que le gusta mucho y que ganó en todas las categorías, y además se consagró subcampeón en la Medio Maratón de Buenos Aires donde superó al olímpico Mariano Mastromarino y alcanzó su mejor marca personal en distancia (1 hora 04 minutos 22 segundos). “Se me escapó por nada, si ganaba hubiese sido un domingo perfecto pero no me quita la sonrisa de la cara porque hice mi mejor marca con un gran nivel de atletas”, destacó.

Próximos objetivos

Su próximo objetivo es mejorar su marca lo mejor que pueda y correr una maratón para cumplir su sueño que es llegar a un mundial o Juego Olímpico. “Uno siempre sueña con llegar a lo más alto y eso es lo máximo que todo deportista puede aspirar”, afirmó. Sin embargo aclaró que esto no le quita el sueño porque aún es joven, tiene 23 años, y confía en que si continúa haciendo las cosas bien, llegará. “Queda mucho por mejorar y sé que puedo hacerlo”, reconoció y destacó que todo lo que está viviendo es gracias al trabajo de su entrenador Rodrigo Peláez. “Un 99 por ciento de lo que logramos es por él, yo sólo pongo mi granito de arena que es correr y tan mal no nos va”, expuso entre risas.

Su próximo desafío será en tres semanas: la Copa de Clubes en Buenos Aires donde correrá 10 mil metros en pista y espera mejorar su marca o mantenerla, que es de 30 minutos 17 segundos. “Mi máximo sueño es llegar a un Juego Olímpico, si es Tokio 2020, mejor, pero tiempo al tiempo. Rodrigo siempre me dice que tengo que aprovechar el momento que estoy pasando”, concluyó.1

Ñancucheo, su ídolo

Para “Coco” Muñoz, su ídolo es “Martin Ñancucheo. “Lo admiro muchísimo como persona y deportista”, confió y lamentó que haya tenido que dar un paso al costado del atletismo por motivos personales, ya que consideraba que “era una de los mejores”.

Recordó en ese sentido que el esquelense con sólo 16 años corría en un tiempo de 8 minutos 42 segundos, algo que nadie logra, y que quedó a un segundo de ir a un mundial de menores, el sueño de todo atleta. “Si hubiese seguido, habría estado en Rio y en Tokio 2020 porque tiene grandes condiciones”, estimó y se mostró muy agradecido por la ayuda que le brindó cuando corría, al igual que “Lalo” Ríos, a quien también señaló como un referente.

Modelo de Nike

El atleta firmó un contrato con la marca Nike para vestirlo por tres años. “Estuve haciendo una publicidad de zapatillas, actué un poco de modelo y tuvo una repercusión muy linda”, manifestó Muñoz, quien aseguró que “son cosas que nunca pensé vivir y menos con una marca tan importante a nivel mundial”.

Asimismo remarcó que esto es gracias al esfuerzo realizado junto con su entrenador. “Una persona lo vio y estoy súper agradecido por la oportunidad que me dan de representarlos”, expresó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí