El director de Bromatología, Benjamín Lobos, contó a La Portada que en los últimos seis meses se registró un importante aumento del consumo de pollo en Esquel: 150 mil kilos más que en enero. Aseguró que “es un comportamiento social propio de una crisis”. Reveló que la faena clandestina es de un 10% y que está trabajando en su regularización a través del frigorífico. 

“El tipo de consumo de carne va variando a medida que se va afianzando la crisis. Todo país que entra en una crisis cambia su consumo de proteína cárnica y bovina por una más barata que es la del chancho o los pollos”, afirmó a este medio el titular del Area de Bromatología de la Municipalidad de Esquel.

Asimismo manifestó que en los últimos seis meses hubo un aumento del consumo de pollo en la ciudad. “Pasamos a consumir casi 150 mil kilos de pollos más que en enero”, informó y agregó que “este es un comportamiento social propio de una crisis porque la gente se vuelca hacia la proteína cárnica más barata en detrimento de la proteína bovina que es más cara”.

Uno de los problemas crecientes en estos tiempos de crisis es la faena clandestina. Para Lobos esta problemática debe ser encarada en forma multidisciplinaria por la complejidad que tiene y la cantidad de componentes sociales que intervienen. “Hay que saber diferenciar entre quienes la hacen adrede, buscando un beneficio económico o un animal que no les pertenece, y los pequeños productores que por la dinámica de su producción no pueden entrar al frigorífico”, aclaró.

En este sentido aseguró que se encuentra trabajando desde asumió en la Dirección para identificar a los diferentes actores y así poder atacar el problema. “Sabemos que la mayor cantidad de animales clandestinos se vende durante los fines de semana y por eso tenemos un grupo mejor de gente que queda trabajando en las inspecciones durante estos días”, planteó. Sin embargo opinó que “el Estado puede intentar regularizar la situación y hacer que las cosas funcionen pero son los comerciantes y la sociedad en general los que tenemos que responsabilizarnos sobre esta problemática”.

Hoy la faena clandestina es de un 10 por ciento en la ciudad, según informó el último estudio de Bromatología. “Todas las semanas sacamos animales comunes de consumo sin sello como también picanas de avestruz, chivos u cuartos de guanacos. Muchos carniceros no llegan a tener la real dimensión a la que están exponiendo a sus consumidores”, planteó.

Nuevo protocolo de inspección

Lobos informó que se incorporó un nuevo protocolo de inspección que consiste en una visita educativa a las carnicerías, además de las tradicionales inspecciones y las auditorías que ya vienen realizando. La misma consiste en labrar un acta con todas las observaciones pero sin generar una infracción ni realizar una revisión completa del lugar y se invita a la persona a una charla sobre manipulación de alimentos.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí