Días atrás, en el marco de una conferencia de prensa, en la provincia de Jujuy el presidente Mauricio Macri tuvo, lo que bien podría llamarse, un “momento de sinceridad” al manifestar que “con esta devaluación que trajo un rebote en la inflación vamos a ver que parte de lo que habíamos conquistado como reducción de pobreza lo vamos a perder”.

El “momento de sinceridad” es, para cientos de miles de argentinos, una realidad palpable y que se hace cada vez más difícil de sobrellevar porque la inflación no deja de golpear a los trabajadores, porque los despidos ya son casi la “noticia de cada día” y porque los incrementos salariales para quienes poseen un empleo – en la mayoría de los casos – corren por detrás al constante incremento de precios.

El Sindicato de Obreros y Empleados Municipales Esquel y Zona Oeste (SOEME y ZO) dio a conocer, en la jornada de ayer, los valores actualizados de la Canasta Básica para la ciudad. Se informó que una familia tipo – compuesta por dos adultos y dos menores- necesita 46.619 pesos para cubrir los costos de dicha Canasta Básica. 

La cifra hace pensar en aquellos vecinos que no cuentan con un ingreso que se aproxime – por decir lo menos- a la mitad de ese monto y en todas las carencias que ello implica para sus familias. Es aquí donde los índices de pobreza ganan terreno y donde el trabajador no puede vislumbrar un futuro mejor en el corto o mediano plazo. Y – desde luego – una mención aparte merecen quienes no cuentan con un empleo y deben buscar alternativas que les permitan llevar el sustento a sus familias.

Si el objetivo del Gobierno Nacional era – porque de hecho así lo anunció durante la campaña – tener “pobreza cero” la política económica elegida que se traduce en ajustes, tarifazos y despidos no es el camino correcto. Del “momento de sinceridad” deberá pasarse a la revisión de tales medidas que sólo perjudican a la clase trabajadora.     

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí