Es publicista, fotógrafo, escritor y guía de kayak del Parque Nacional Los Alerces, tiene 48 años y doce libros editados sobre las distintas viviendas que le dejaron sus viajes por la Patagonia.

Este viernes, a partir de las 10 horas, estará en la presentación de su libro La Trochita escrito junto a Valeria Douglas en la Estación del Viejo Expreso Patagónico donde además se podrá disfrutar de una muestra fotográfica.

Su nombre es Ezequiel López y aunque es oriundo de Buenos Aires su “alma viajera” lo invita a recorrer  el sur del país conociendo lugares y tomando contacto con los pobladores. En esta entrevista con La Portada– realizada desde la provincia vecina de Neuquén- relata su pasión por la Patagonia y las expectativas sobre la presentación del libro en Esquel principal estación de La Trochita.

La Portada: ¿Cómo surge la idea de escribir un libro sobre La Trochita?

Ezequiel López: Mi padre viajó por primera vez- en 1959 – a Esquel en La Trochita. Yo viajé de campamento con mi tío al Parque Nacional Los Alerces y a partir de allí nació mi pasión por seguir registrando los viajes. La Trochita siempre estuvo presente por los viajes de mi padre como un tren con su carácter histórico. En 1994, cuando llegué a Esquel por primera vez, no pude subir al tren. Años más tarde volví con toda la familia y pudimos hacer el viaje. Me apasionó todo lo que vi: un tren a vapor e histórico. Al año siguiente comenzamos a recorrerlo desde Jacobacci hasta Esquel por la ruta encontrándonos con las historias de pobladores y ferroviarios. Esto me motivó a escribir el libro aunque al principio el tema iba a ser incluido dentro de los viajes como parte de las atracciones, pero los relatos de los pobladores me motivaron a escribir la historia viva del tren. El libro tiene una parte histórica, el trayecto desde Esquel y cuenta con una tercera parte que refiere al  funcionamiento de los talleres y de la máquina a vapor. La última sección de casi 40 páginas se llama Cuenta los Pobladores que son las anécdotas que surgieron – durante el recorrido – en las charlas con distintas personas sobre sus vivencias en relación al tren.

L.P: ¿Cuánto tiempo le llevó recopilar la información y llegar a la impresión del libro?

E.L: El trabajo de este libro llevó cuatro años. El segundo libro cuenta la historia del tren a través de fotografías en blanco y negro, es de edición limitada porque es de colección y el tercer libro es inédito ya que solo hay un ejemplar impreso. Su contenido es similar al primero, está escrito en castellano e inglés y tiene fotos a color. Este último libro requiere de una inversión mayor para imprimirlo.

L.P: ¿El costo de impresión es lo más complejo de todo este proceso de publicación?

E.L: Cuando arranqué la venta en 2012 debía imprimir cierta cantidad de ejemplares y llevarlos a librerías u otros lugares donde se pudieran vender. Hoy es más sencillo porque el mercado cambió. En la actualidad mis libros están en plataformas en Internet que imprimen por demanda. El cliente hace la solicitud, se imprime en el día y se manda hasta la dirección del cliente. Yo manejo poco stock como lo que está en librerías y en el Museo de la Estación con la idea que se pueda colaborar con los gastos del mismo. La intención es ayudar a quienes nos ayudaron a nosotros a armar el libro. Si se trabaja mucho en la promoción del libro para que la gente lo conozca y lo compre a través de Internet y las Redes Sociales.

L.P: ¿Cuáles son sus expectativas sobre la presentación que se realizará este viernes en Esquel?

E.L: Estamos muy contentos porque cuando salió el libro la primera presentación se hizo en Río Chico que es el pueblo más aislado de todo el ramal. También estuvimos en la Fiesta del Tren a Vapor, pero nunca estuvimos en Esquel que es la estación principal. Siendo guía del Parque Nacional Los Alerces tengo una gran relación con el pueblo. Estar en Esquel será como un sueño logrado. Tenemos muchas ganas de estar allí ya que también llevamos una muestra de fotos que se colgará en la estación.

L.P: ¿Cuál es el común denominador de todos sus viajes?

E.L: El común denominador es la Patagonia. Hemos llegado hasta Ushuaia varias veces. En lugar de estar en los grandes pueblos u hoteles preferimos contactarnos con la gente local. Vamos haciendo amigos y nos detenemos para pasar la noche en alguna estancia. Hemos viajado mucho con una motorhome y eso nos permitía parar cerca de un lago o río disfrutando mucho más de las vivencias locales y conectándonos más con el lugar. Esto es lo que reflejamos en cada uno de los libros que escribimos.

L.P: ¿Esta preferencia por Patagonia le hizo pensar en radicarse en la zona?

E.L: Siempre está la tentación de afincarnos en Patagonia, pero a nosotros nos gusta mucho más el viaje en sí mismo. Nos gusta estar en la Patagonia paseando y nos gustaría estar más tiempo en la región corriendo y hablando con gente.      

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí