Un equipo de profesionales dependientes del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Esquel trabaja en un proyecto que contempla la reforestación de áreas degradadas por incendios en la zona de Atilio Viglione. Utilizarán plantines de especies nativas de la estación experimental ubicada en cercanía de Aldea Escolar.

Esta iniciativa fue seleccionada a nivel país en el marco de un plan estratégico a largo plazo que busca promover la industria forestal.  Axel Von Müller, especialista del INTA Esquel, participa junto a Víctor Mondilo en el proyecto que contribuye al proceso de restauración de áreas de bosques nativos en las localidades de Atilio Viglione y Trevelin

En diálogo con diario La Portada, Von Müller explicó que en el año 2016 un voraz incendio afectó unas 10 mil hectáreas aproximadamente en la Comuna Rural mencionada. Desde la propia comunidad cordillerana, nace la necesidad de recuperar las áreas arrasadas por el fuego y sucede en ese contexto que comienza a tomar fuerza la relación con el Instituto.

“La gente empezó a manifestar el deseo de recuperar el bosque nativo”, expresó. Dijo que floreció un cambio de perspectiva respecto al significado del bosque nativo como estructura en sí y proveedor de servicios ecosistémicos como agua, suelo, pasto y protección de los animales”, destacando el fuerte compromiso de los pobladores.

Recordó que INTA posee en el campo experimental de Aldea Escolar una variedad de plantas destinadas a la reforestación. En el vivero se producen especies tales como lenga, coihue, ñire y ciprés de la cordillera. “Son las principales en la Patagonia y las que serán utilizadas en Atilio Viglione”, informó.

Aclaró asimismo que estos planes son sumamente costosos. Restaurar una sola hectárea podría estar en el orden de los 37 mil pesos. En la Comuna Rural se hizo una selección estratégica incluyendo la expectativa de los vecinos. “Esta clase de iniciativas suelen ser exitosas pero se perciben realmente luego de varios años”, recalcó.

“Los beneficios no lo vamos a ver nosotros. Se trata de pensar en las próximas generaciones”, señaló Von Müller, agregando que la recuperación final de un bosque tocado por las llamas demora unos cincuenta años, al menos. “Esto en Atllio Viglione es un puntapié inicial porque hablamos de una pequeña superficie de 80 hectáreas”, añadió. El presupuesto es de casi un millón y medio de pesos.

Reiteró la importancia de que la propia comunidad se involucre y apropie del programa. “Muchas veces como técnicos solemos acercar tecnología al medio. En esta oportunidad todo fue al revés. Fue una inquietud de los pobladores. El origen de esto es el Grupo Cambio Rural Las Pampas, ellos son los que motivaron la presentación”, subrayó.

El proyecto de restauración en cuestión es coordinado junto a Víctor Mondino, con el permanente acompañamiento además del Grupo Cambio Rural Las Pampas y personal del Vivero en Aldea Escolar. También incluye una serie de capacitaciones enfocadas hacia la protección de los bosques nativos y recursos naturales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí