El directorio de la Agencia Nacional de Noticias Télam y Hernán Lombardi a cargo del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos tomaron – días atrás – la inexplicable decisión de despedir a 354 trabajadores que hoy ven poco probable su reinserción laboral teniendo en cuenta el contexto de crisis nacional.

En nuestro país, en los últimos dos años y medio, se produjeron tres mil despidos y ésta es solo una cifra estimativa ya que  muchos otros trabajadores de prensa están fuera del circuito formal, pero de igual manera se ven afectados.

La decisión de los funcionarios del Gobierno Nacional, en el caso de los trabajadores de Télam, no solo debe ser cuestionable porque se deja sin su fuente de trabajo a más de trescientas cincuenta personas, sino porque también ataca al federalismo: los despidos en las agencias provinciales no tardaron en llegar y nada indica que no continúen en las próximas semanas.

Los despidos en Télam son sólo un ejemplo de la crisis que afecta a los trabajadores de prensa que ven cerrar sus Redacciones en diversos puntos del país, que no perciben sus salarios en tiempo y forma o que directamente ya no los perciben.

Y si bien el juez Ricardo Tatarsky ordenó la reincorporación de cinco de los 354 empleados despedidos en Télam al hacer lugar a una medida cautelar impulsada por los Gremios de Prensa – sentando un importante precedente y sobre la base que ante la magnitud de la reestructuración de personal prevista la Empresa debió haber iniciado primero ante el Ministerio de Trabajo un Procedimiento Preventivo de Crisis – ello no impide que continuemos alertas ante posibles nuevos despidos en medios de comunicación estatales y privados.

Pensar que “el Periodismo está en riesgo” tal como lo expresan en una solicitada reconocidos periodistas en Buenos Aires no parece una exageración. La libertad de expresión está en riesgo al igual que el derecho a la información.

Menos pluralidad de voces, menos opinión, menos información, menos federalismo es – a todas luces – menos democracia. Debemos, cada uno desde el lugar que ocupe, rechazar cada despido de un trabajador de prensa, cada cierre de Redacción, cada falta de pago de salarios. Debemos, además, estar atentos porque este proceso de restringir a la prensa podría tener continuidad.

De todos nosotros depende seguir defendiendo el derecho a informar y a estar informado porque solo el pueblo que puede interpelar a sus gobernantes es capaz de cambiar la historia y para ello debe “saber de qué se trata”.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí