La gestión integral de los residuos urbanos que lleva adelante la Planta de Tratamiento permite determinar datos de consumo, caracterizar los barrios de la ciudad y establecer porcentajes de separación en origen, entre otras cosas.

La crisis económica se refleja también en el tipo de basura que llega hasta el complejo ubicado a la vera de la Ruta 40.

El gerente de la PTRSU, Raúl Páez, explicó en diálogo con diario La Portada que la difícil situación financiera actual incide en los desechos que reciben a diario en el establecimiento.

“Antes llegaban pollos enteros, pescado, costillares en mal estado, bolsas de papa y cebollas. Ahora la gente procesa al máximo”, señaló.

Reveló que cada seis meses encaran un estudio para cuel aracterizar en detalle los residuos, diferenciando los diferentes barrios de la localidad. Cada sector cuenta con un camión recolector asignado. Esto es clave para el análisis final. Hay lugares con un consumo más notorio de envases y packaging. En los más humildes predomina lo orgánico.

Comentó que años atrás la Planta recibía grandes volúmenes de comida.

“Podía pasar un costillar en mal estado, pollos, bolsas enteras de papas, zanahoria, cebolla. Eso no se ve más. No ves frutas enteras”, precisó.  Ahora la gente no desperdicia nada. Utiliza y procesa todo. “Uno tiene en la heladera lo justo y no se echa a perder”, indicó.

Páez aseguró que podrían realizarse un sinfín de observaciones contemplando los desechos urbanos. Otro dato que mencionó como relevante es la calidad de los productos.

“Hoy vemos mucho de lo que se denomina segundas marcas”, recalcó y entendió que es una variable sujeta claramente al bolsillo de los vecinos.

Detalló luego que hace seis temporadas la generación diaria por habitante oscilaba el kilo. Cerca de 35 mil kilogramos ingresaban al complejo. En la actualidad el número se mantiene pese al crecimiento de la población.

En suma, hay más gente y se produce menos. “Estamos en el orden de los 650 gramos por habitante al día”, reveló el gerente de la PTRSU.

Clasificación

Por otro lado, comentó que la eficiencia en la separación de los residuos inorgánicos llega al 65%, mientras que lo orgánico ronda un 40%. Sobre el último ítem, admitió que las personas siguen teniendo algunas dudas.

En ese contexto, sostuvo que el Estado debe apostar por una concientización social permanente.

Afirmó que la educación es un factor preponderante para mejorar los índices de separación en domicilio y dejó en claro que los países bien posicionados instrumentan campañas de sensibilización constantes. Al mismo tiempo, reconoció que en Esquel hay vecinos comprometidos y otros que “no piensan en separar”.

Por último, quiso destacar el trabajo que realiza el personal de la Planta de Tratamiento. También el de los recolectores que prestan servicio bajo condiciones de lluvia, calor, frío y nieve. “Meten la mano en lugares donde no todos estarían dispuestos”, subrayó.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí