Que el Viejo Expreso Patagónico La Trochita es uno de los principales atractivos turísticos de la zona cordillerana y que concentra la atención de los visitantes nacionales y extranjeros no es una novedad. Pero quizás para muchos es desconocido el trabajo que se realiza para sostenerlo en el tiempo y las historias personales que lo rodean.

Este es el caso de Carlos Agüero, uno de sus conductores, quien llegó a Esquel hace ya muchos años para trabajar en el ferrocarril y se enamoró de La Trochita. En esta entrevista con La Portada relata aquellos primeros años de trabajo, la actual realidad del tren y destaca la posibilidad de haber formado su familia en  Esquel.

La Portada: ¿Cuándo comenzó a trabajar en La Trochita?

Carlos Agüero: Llegué con la empresa Ferrocarriles Argentinos a la que había ingreso en 1983. En la cuadrilla estuve un año y medio. La empresa te daba la oportunidad de ascender siempre y cuando se hiciera un curso y se rindiera el examen. Presenté ese mismo año la solicitud para el ingreso a la carrera de conducción y un año después me llamaron para rendir el examen de ingreso a Plaza Constitución. Por entonces estaba en Capitán Castro (Ramal Rosario –Puerto Belgrano). Aprobé el curso y volví a mi lugar. Un año después hice un curso de aspirante a conductor y lo aprobé. En el galpón de maquina me fui asociando con el trabajo. Luego había que empezar a ascender y eso sucedía cuando los puestos quedaban vacantes. En 1985 pedí todas las vacantes desde Carmen de Patagones hacia acá y del Río Colorado hacia el sur porque quería estar en esta zona para conocer y ver la forma de trabajo. Así llegué a cubrir la vacante de Esquel. Se había jubilado un foguista y en Enero  de 1986 me dijeron que podía venir.

L.P: ¿Cómo fueron esos primeros años?

  1. A: La verdad es que era poco el conocimiento que tenia de este ferrocarril, pero cuando vi la máquina a los quince días decidí quedarme. Comencé a familiarizarme con el trabajo que era muy distinto al de una máquina diesel.

L.P: ¿Cambia el trabajo al ser La Trochita un tren turístico?

C.A: No, porque las responsabilidades son las mismas. Y es por eso que todos los años tenemos la inspección de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT). La obligación para los trabajadores es la misma, pero si cambia para los funcionarios. Una vez le tuve que decir a un intendente: “¿a usted le parece que los turistas son fardos de pasto?” Tenemos un material rodante de casi cien años y ya no hay tanta gente capacitada para conducir este tren. La lucha es capacitar al personal lo que venimos haciendo desde hace algunos años.

L.P: ¿La Trochita continuará funcionando a futuro?

  1. A: Si, porque las piezas se hacen en los talleres de El Maitén donde están todos los planos. Este tren seguirá funcionando porque la gente que está y la que ingresa le pone muchas ganas. Los viejos queremos que se siga la tradición, pero evolucionando desde lo material.

L.P: ¿Cómo es el clima de trabajo en esta unión de personal experimentado y los ingresantes?

C.A: Veníamos trabajando de forma armoniosa con los talleres de El Maitén. Cuando Ferrocarriles Argentinos nos despidió en 1993 quedó mucho material y se hacían muchas cosas. Luego fue entrando mucha gente que no tenía vocación de trabajo. Los puestos que se fueron cubriendo no fueron los esenciales. En 1994 pasamos a Provincia veintiocho personas y cada una sabia lo que tenía que hacer. Hoy, entre Esquel y El Maitén, somos setenta personas pero en los puestos esenciales somos tres. En los talleres de El Maitén se fue jubilando la gente y no se repusieron los puestos claves. En conducción somos cuatro que nos vamos a ir en un par de años y pedimos a Provincia gente que ya fue capacitada. Pedimos que se tome a dos personas más para que queden cuando los otros hagan el curso de conductor.

L.P: ¿Cuál es su mejor recuerdo de todos estos años de trabajo en La Trochita?

C.A: Mi mejor recuerdo es de la época de Ferrocarriles Argentinos cuando íbamos a la combinación del tren grande. Me pasaron muchas cosas lindas y la principal es haber conocido a mi señora. Cuando llegué a Esquel estaba solo y aquí formé a mi familia. Aquí también tuve la oportunidad de haber crecido y ser uno de los referentes del tren.

L.P: Y es un referente desde el ámbito sindical con La Fraternidad.

C.A: Si, también y eso se aprovechó para hacer la capacitación del personal a través de la Escuela Técnica que tiene La Fraternidad en Jacobacci. El Sindicato sirve para muchas cosas entre ellas la capacitación. También, a través del Sindicato, me contacté con la gente de Río Turbio y nos dieron mucho material para la reparación de vías.

L.P: ¿Qué le gustaría realizar antes de jubilarse?

C.A: Me gustaría que todo se restaure. Mi ilusión, aunque ahora la Provincia está complicada, era poner un coche motor de aquí a Jacobacci o El Maitén. Quisiera que La Trochita siga funcionando y que lo haga como debe ser: que no tengamos que estar penando para conseguir un durmiente o un riel. Hay muchas cosas que hacen falta porque durante 24 años no se repuso nada del material que se utilizó. Tener una combinación con el tren de Buenos Aires como teníamos antes sería muy importante.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí