10/04/2018 Cientos de personas que están a favor del aborto legal seguro y gratuito permanecen fuera del Congreso esta mañana. FOTO PEDRO LÁZARO FERNÁNDEZ

Por Celeste Palavecino

En nuestra sociedad se viene desarrollando un debate en relación a la legalización del aborto, y aun cuando el debate, tal vez tardío, se está haciendo en el Congreso de la Nación, lo interesante es lo que se está gestando en las calles, en las escuelas, en las redes sociales. Este debate vino a poner sobre la mesa un tema que siempre estuvo velado, disimulado bajo la alfombra. Desde la sanción de la Ley 26.150, en todas las escuelas de nuestro país, la Educación Sexual Integral es un Derecho de los y las estudiantes de todos los niveles educativos. Entonces hoy nos encontramos con adolescentes informados, críticos, pensantes. Esto fue lo que sucedió en una charla desarrollada en Esquel en el centro cultural Melipal el día viernes 20. A pesar de que estaba organizada por una organización anti-aborto, el salón se colmó de adolescentes y jóvenes con pañuelos verdes en sus cuellos. El expositor, un pseudo psicólogo, de escasa reputación académica, se vio abordado por preguntas que excedían su capacidad y poder de oratoria. Esto podría haber quedado en lo anecdótico, sin embargo, la disertación se volvió grave, MUY grave, cuando este señor sin pelos en la lengua, comenzó a hablar de “embarazos en mujeres entre 10 y 14 años”, dando por sentado que una niña de 10 u 11 años en este caso sería una “madre”.

La gravedad de esta situación radica, en primer lugar,  en que en nuestro país, expresamente el artículo 119 del Código Penal considera como delito de “abuso sexual” a las relaciones sexuales con menores de 13 años aun cuando la persona menor de edad consintiera esta relación. Esto quiere decir que aunque el niño o la niña consintiera lo que le hacen, si no tiene cumplidos los trece años, se está cometiendo un delito, que se pena con prisión. En segundo lugar, hablar de una niña embarazada, tan livianamente como lo hizo este señor -y solidariamente el grupo que lo convocó-, es naturalizar una situación de absoluta vulneración de derechos. Y cuando digo que un embarazo infantil fue tomado como natural, estoy diciendo que las  condiciones culturales y políticas de esa niña vulnerada, fueron ocultadas; estoy diciendo que el complejo proceso de construcción histórico-cultural que originó ese embarazo se ha vuelto invisible.  Por eso es indispensable que se devele esta “naturalización” y se explicite lo velado: una niña de entre 10 a 13 años embarazada, es la evidencia de una niña abusada sexualmente.

La buena noticia es que en nuestro país, el aborto no es punible (no es castigado)  en dos situaciones especificadas en el Código Penal (Artículo 86, incisos 1 y 2), a saber: 1) Si un embarazo pone en peligro la vida o la salud de una mujer y; 2) Si el embarazo proviene de una violación (Con independencia de la capacidad de la víctima). Con lo cual, analizando de manera lógica y coordinada el articulo 119 ya mencionado y el art. 86, ambos del código penal vigente, una niña embarazada de entre 10 y 13 años, puede realizar un aborto legal en cualquier centro de salud, en condiciones seguras,  bastando que la víctima  manifieste ante la/el profesional médica/o, que un ilícito es la causa del embarazo. (Doctrina de la Corte Suprema de Justicia de la Nación). En este mismo sentido la ley XV – N° 14, aplicable en la provincia del Chubut, establece el procedimiento, con idéntica pauta, garantizando “el acceso oportuno y en condiciones de igualdad” en estos casos permitidos.

Si bien no es el objeto específico de esta reflexión pero como lo considero de una referencia insoslayable, es necesario aclarar que en este momento, el debate no es “aborto sí o aborto no” sino “aborto seguro, legal y gratuito versus aborto clandestino”. En nuestro país miles de mujeres mueren cada año por realizarse abortos en condiciones inseguras, sin embargo, muchas otras acceden clandestinamente en centros privados a abortos seguros. Es decir, que las mujeres que abortan, si tienen dinero lo harán en condiciones sanitarias seguras, pero si son pobres, probablemente mueran. Pedir por el aborto seguro legal y gratuito es pedir igualdad de condiciones para las mujeres que abortan, más allá de su situación económica y social. Las mujeres que no abortan, en lugar de realizar reclamos anti-derechos deben quedarse tranquilas pues el aborto no será obligatorio.

Para terminar, voy a decir que el viernes pasado sentí orgullo de ver a las adolescencias y juventudes de Esquel empoderadas, despojándose del disciplinamiento que operó históricamente sobre sus cuerpos desde el control de las instituciones religiosas, médicas, escolares; ahora sintiéndose libres, ahora pensándose desde miradas menos punitivas y represoras. Hay esperanza. Más verde que nunca.

Foto: Diario Clarin.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí