Vecinos de los 32 dúplex del barrio Chanico Navarro presentaron el miércoles pasado ante el Concejo Deliberante un proyecto para paliar la falta de gas y piden la intervención del Municipio de Esquel ante el Instituto Provincial de la Vivienda para que las cuotas sean más accesibles ya que la mayoría hoy no cuenta con un ingreso fijo.

La presidenta de la Junta Vecinal del barrio Chanico Navarro, Blanca Melin, contó a La Portada que la situación de estas familias es “muy preocupante” y aún no cuenta con una solución. “No tienen cómo calefaccionarse, el año pasado la pasaron muy mal y no queremos que vuelvan a pasar lo mismo pero no sabemos cómo hacer porque la mayoría no tiene un ingreso fijo, hace changas y se calefacciona con leña o a tubo”, explicó. Además destacó que la problemática se ha agravado con la llegada de las cuotas de las viviendas y los impuestos.

Frente a esto un grupo de vecinos de los 32 dúplex presentó el miércoles pasado en la sesión del Concejo Deliberante un proyecto cuyo objetivo es brindar una alternativa a la falta de gas para sobrellevar de mejor manera el invierno de este año. Proponen ser ellos mismos los encargados de juntar leña para calefaccionarse en un lugar autorizado por el Municipio de Esquel y solicitan que se les preste un camión para trasladarla. También se le pidió al Ejecutivo Municipal que interceda ante el Instituto Provincial de la Vivienda para que las cuotas no sean tan altas ya que las viviendas no cuentan con el servicio de gas. “Había un convenio del 2016 donde el IPV se comprometía a no cobrar las cuotas hasta tanto no hubiera gas y no se cumplió”, señaló Melin, quien además recordó que “el municipio había pactado entregar un tubo de gas a las familias y tampoco lo concretó así que los vecinos están preocupados”.

 

“Los concejales no recorren los barrios”

Un clima de indignación y angustia se vivió en la última sesión del Concejo Deliberante cuando el concejal de Cambiemos, Sergio Sepiurka, afirmó que “la pobreza se redujo”. “Fue vergonzoso escucharlo porque mientras él dice que no hay pobreza, los vecinos están pasando una mala situación de la que no están enterados porque no recorren los barrios”, expresó Melin, quien instó a los concejales a salir de sus bancas y caminar las calles. “Es una falta de respeto porque esta vecina está vendiendo pan y tortas fritas para sobrevivir”,  subrayó.

La vecinalista señaló que “la mayoría de estos vecinos vive de changas o es albañil así que la necesidad se va a notar aún más con la veda invernal”. Por su parte la Cooperativa 16 de Octubre asumió el compromiso de revisar las casas por si había pérdidas y de solucionar los problemas con las cloacas que no estaban funcionando. Sobre las tarifas, propuso un pago en cuotas pero los vecinos no lo ven conveniente.

Por último, Melin aseguró que “vamos a hacer lo que esté a nuestro alcance para que esta gente tenga una solución antes del invierno. El municipio no colabora en nada conmigo, pero mientras yo pueda voy a comprar aceite y harina para que vengan a cocinar en la sede; siento impotencia porque me gustaría ayudarlos más”.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí