Diariamente se observa en la ciudad una gran cantidad de perros que viven en las calles, que no tienen dueños o que fueron abandonados. Muchos de ellos terminan en la perrera municipal y otros viven gracias al generoso gesto de algunos vecinos que les ofrecen alimento y hasta algún lugar para dormir.

Es el caso de Darío Nuñez, propietario de la pizzería ubicada en 9 de julio 910 de nuestra ciudad, quien todos los días cocina especialmente para algunos perros, gatos e incluso las palomas que se arriman a la vereda de su local. Allí siempre encuentran comida caliente y agua fresca.

El menú que prepara Darío es arroz con pollo, entre 8 y 10 kilos todos los días y, cuando tiene muchos “clientes” -como él les llama cariñosamente-, refuerza esta comida con alimento que compra y que a veces, gentilmente, le dona algún vecino. “Perro que viene, perro que come”, dice entusiasmado.

Este solidario comerciante, en diálogo con La Portada, manifestó que reconoce a todos los perros que se acercan hasta su local para comer. “Por día son 5 o 6 en el horario en el que estoy yo en la pizzería, entre las 9 y las 16 hs. pero hay días en que el número de animalitos crece”, detalló.

“Adoro los perros, hace 6 años aproximadamente simplemente les doy de comer a aquellos animalitos que vienen hasta este lugar, no les doy lo que hago en la pizzería, sino que les preparo arroz con pollo, siempre compro arroz en cantidad y carcazas de pollo a mi vecino”, explicó Núñez.

“Tengo tres perros en mi casa, amanezco jugando y dándoles cariño a ellos y me voy a dormir con la misma tónica, y a mí la verdad que me hace feliz cocinarles a los perros y a otros animales que se acercan como las palomas y hasta los gatos”, agregó destacando su amor por los animales.

 

Anécdotas y solidaridad

 

Por otra parte, Darío recordó que en alguna oportunidad tuvo que viajar por cuestiones laborales o de salud y pidió ayuda a la comunidad, a través de las redes sociales, para que los perros no se queden sin comer. “Aprovechando la llegada que tienen las redes, expliqué que tenía que viajar y vino gente a darles de comer”, señaló.

También recordó algunas anécdotas “maravillosas”, entre las que destacó la que vivió hace pocas semanas cuando “un pibe de 11 años vino con una bolsa de alimentos y dos recipientes nuevos, pidió permiso y en uno puso alimento, en el otro agua mineral que había comprado, se arrodilló, les dio de comer y se quedó acariciándolos, que es el mejor detalle, el cariño”.

Asimismo, Núñez lamentó que haya tantos perros en la calle, sin dueños. “Me duele en el alma esta situación porque el perro es un animal hermoso, es un amigo”, afirmó con emoción e invitó a cualquier persona que se anime a tener una mascota “porque te cambia la vida”.

“Yo no necesito ayuda o colaboración, no soy ni rico ni pobre, soy feliz, pero invito a aquellos que quieran dar de comer a los animalitos, que se acerquen, porque es algo que te purifica el alma, te hace un poco mejor persona”, sentenció sabiamente este solidario vecino de Esquel.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí