El ciruelo crece firme, soltando raíces sólidas. No llega a los dos metros y ya luce radiante, esplendido en sus ramas. Su soledad en medio de la plazoleta engaña. El árbol de la Avenida Irigoyen parece haberse ganado la lotería. Tiene una amiguita inseparable, que lo cuida a sol y sombra.

El destino de este arbolito hojas vino tinto cambió por completo al momento de ser plantado por alumnos del Colegio 701, quienes al ver la actitud curiosa de una pequeña niña observando la situación decidieron dejarle un mandato especial: ser la madrina.

Morena lo riega al menos tres veces por semana. Es lo primero que observa cada vez que sale de su casa. Las lluvias tienen otro aroma para ella ahora. Sabe bien que el agua es motor para este ciruelo. Y sufre en silencio cuando las fuertes ráfagas de viento lo sacuden de un lado a otro.

Elio Ibáñez, abuelo, contó a diario La Portada que esta historia comienza el 24 de agosto pasado cuando un grupo de estudiantes de la Politécnica realizaba una serie de plantaciones sobre la plazoleta de la Avenida Irigoyen, entre Alvear y Ameghino.

Recuerda que Morena (Santander Ibáñez) no pudo aguantarse y con toda la sana ingenuidad a cuesta decide cruzarse y preguntar qué estaban haciendo. “Estuvo hablando con ellos y le dijeron que podía cuidarlo. Justo era su cumpleaños. Así tomó la responsabilidad”, explica.

Desde aquel día es la madrina protectora. Los mediodías, busca la regadera y sale al encuentro. Pero como toda linda historia tiene también un momento de amargura. “Todo iba bien hasta que personal del municipio le dijo que el árbol no era de ella y que no podía tocarlo”, indica Elio, aún molesto.

La madre de la niña no se quedó de brazos cruzados. Enojada escribió un descargo que llegó hasta los pasillos de la Municipalidad. El pedido de disculpas no tardó mucho. “Trajeron una carta y varios tulipanes. Dijeron que podía seguir cuidándolo”, agrega este abuelo orgulloso.

Elio asegura que los grandes deben aprender más de los chicos, del compromiso con el medio ambiente. Entiende asimismo que mantener los espacios públicos no sólo es responsabilidad del Estado sino que también de los propios vecinos. “Todos tenemos que colaborar”, enfatiza.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí