El legislador por Unidad Porteña en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y líder del espacio político “Los Irrompibles” a nivel nacional brindó en la tarde de ayer una charla abierta y gratuita sobre  “Nuevas mayorías para superar el neoliberalismo” en el salón del SOEME, el cual estuvo colmado de público.

La disertación, que estaba prevista para las 19.30 horas, comenzó pasadas las 20 horas. Leandro Santoro, quien pidió disculpas por la demora, estuvo acompañado por los referentes locales de “Los Irrompibles” a nivel local, Javier Comparada, Jackeline Nasif y Hernán Díaz Varela, quienes aprovecharon la oportunidad para presentar esta nueva agrupación en sociedad e invitar a quienes estén interesados en participar a este espacio político, que recién lleva un año y por el momento lo integran quince personas pero se encuentra en pleno crecimiento.

Se definieron como personas que provienen de una “idiosincrasia política diferente aunque con una ideología común”, y aseguraron “armar un grupo político no sólo cuesta errores sino también muchísimas inseguridades”.

 

Mujeres con derechos

En sus primeras palabras, Santoro destacó que “cualquier movimiento revolucionario en el Siglo XXI tiene que ser feminista”, en alusión a la incorporación de Jackeline Nasif y lo que despertó el aplauso de todos los presentes. Asimismo planteó que “si pretendemos ser una sociedad igualitaria es inaceptable que los varones cobren más que las mujeres, tengan más derechos que ellas y que incluso tengan posiciones de poder”. Si bien reconoció que “se avanzó mucho en la paridad de género en la conformación de las listas”, les pidió a las compañeras militantes que “no se conformen con integrar estatutariamente las mismas”.

Advirtió que “es una conquista importante pero no suficiente, ya que para que el movimiento popular sea feminista tenemos que incorporar a las compañeras a las mesas de discusión donde se toman las decisiones políticas”.

 

Neoliberalismo, un modelo desigual e individualista

El politólogo, quien explicó desde un principio que el objetivo del encuentro era pensar entre todos qué se podía hacer para enfrentar el neoliberalismo, precisó que este sistema político no es más que “una construcción de un modelo social que se funda sobre una idea desigual donde se impone un concepto individualista de la organización de la sociedad, legitimado incluso por los sectores sociales que pierden a partir de esa definición consensual”.

En este sentido identificó como uno de los problemas que las víctimas de este sistema contribuyen a la legitimidad del mismo acompañando a sus verdugos”. Por ello llamó a “desarmar la idea de que Cambiemos o el PRO es solo un partido de clase alta y acomodada”, y manifestó que “este consenso conservador se sostiene sobre una coalición policlasista que corta transversalmente todos los estratos de la sociedad”. De eta manera remarcó que “el origen de clase no determina la posición política de una persona”.

 

Un proyecto cultural

Santoro planteó que “los sectores dominantes, que son los que construyen el sentido común en la Argentina, nos ponen frente a la contradicción de encontrar sectores populares que reclaman mano dura para resolver el problema de la seguridad, el libre mercado para los problemas económicos o justifican el abuso de autoridad en cualquiera de las esferas del orden social”.

Como ejemplo de esto último citó los casos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel. “Uno murió ahogado como consecuencia de la represión ilegal de Gendarmería Nacional y el otro fue asesinado por la espalda por la Prefectura, sin embargo hay un sector de la sociedad que justifica el accionar de estas fuerzas diciendo que no tenían nada que hacer cortando la ruta así que fíjense la perversidad y la insensibilidad a la que nos lleva este sistema”.

Asimismo definió al neoliberalismo como un proyecto cultural antes que económico y aseguró que para superarlo “hay que desarmar la estructura de valores que le da sentido a la política de ajuste, que legitima una sociedad desigual y excluyente, que funda un orden social sobre una idea represiva de la sociedad y que mercantiliza las relaciones humanas y las más íntimas como son las familiares”.

Sobre esto último planteó que “es tan profundo el consenso neoliberal que incluso nosotros para definir nuestras relaciones con las parejas, nuestros hijos y nuestros padres solemos utilizar categorías del mercado: no me sirve, no gano nado, etc.”.

 

“Alfonsín nos enseñó a seguir ideas”

El referente de “Los Irrompibles” sostuvo que “es fácil y cómodo ser de derecha porque basta con repetir “las verdades” que dice la televisión, con resignar la posición social que te tocó en suerte, no tenés que pensar, no tenés que luchar y alcanza con que seas un consumidor”. Por ello propuso “salir de la zona de confort, poner una tensión intelectual y hacer política, que no es hacer lo que la gente quiere; eso es un error”.

En este sentido recordó que “(Raúl) Alfonsín nos enseñó que no hay que seguir encuestas ni hombres y mujeres sino ideas”, y por ello apuntó que “si la sociedad se derechiza, acostumbrémonos a perder elecciones y tengamos el coraje suficiente para dar vuelta culturalmente a la sociedad”.

Planteó además que “cuando construimos poder popular o consenso, cuando nos proponemos ser parte de un proceso de superación del neoliberalismo, tenemos que tener el coraje suficiente para ser como nos enseñó Alfonsín a los radicales, rebeldes; para ser como nos enseñó Néstor (Kirchner) a los argentinos, transgresores; y cuestionar el orden social cueste lo que cueste y caiga quien caiga”.

 

Sociedad solidaria

Santoro refirió que “los compañeros me decían que Esquel es un pueblo muy conservador, si es así tenemos que ser muy revolucionarios porque qué mierda se imaginan que va a pasar desde la comodidad y la conformidad”. Al tiempo que aseguró que “la disputa es en qué dirección gestionamos, qué valores vamos a defender, no solamente lo que no queremos sino lo que deseamos y yo deseo una sociedad donde la lógica fundante sea la solidaridad y donde la militancia política tenga la capacidad de ejercer en la docencia un horizonte ético deseable, que es la construcción de una comunidad organizada”.

Seguidamente destacó que “Alfonsín me enseñó que para ser buen dirigente uno primero tiene que ser buen militante y buena persona. Hablamos mucho de fundar un orden social distinto, pero si no somos capaces de poner el nosotros por sobre el yo y la construcción de una comunidad como objetivo fundante, la ola amarilla nos va a terminar transformando en lo que no queremos ser”.

Por último advirtió que “la pelea es difícil pero hay tres herramientas fundamentales para la lucha cotidiana: el humor, que es una manifestación de la inteligencia que te permite poner en crisis ese marco conceptual que muchas veces sostiene la liviandad de algunos pensamientos; la ternura, que te permite construir una comunidad, y la pasión, que es un acontecimiento social colectivo”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí