“Tiempos violentos” por Corina Milan

0

Corren tiempos en los que la conflictividad social pone en boca de todos “la violencia”.  Sin embargo, dada la diversidad ideológica de la población y el curioso uso de las palabras que nos imponen los diseñadores de mensajes mediáticos, se puede utilizar la categoría de “violento” de modos sumamente amplios, confusos y hasta contradictorios.

Para quienes no necesitan o no se atreven a protestar, son “violentos” los que reclaman por sus derechos laborales, territoriales, ancestrales, sexuales, ambientales, sociales.  No soportan que se afecte “su paz”, su comodidad o su derecho a la circulación rápida.

Para el jefe de gabinete son “violentos” los diputados opositores que increpan acaloradamente a las autoridades legislativas en una sesión plagada de irregularidades.

Desde luego que para el oficialismo gubernamental y sus seguidores también son “violentos” los comunicadores mediáticos que denuncian hechos que les resulta inconveniente develar.  También son “violentos” los comunicadores que propagan mentiras para distraer y/o confundir a la opinión pública, en defensa de ese oficialismo o de los intereses de algún grupo poderoso.

Sin dudas, son “violentos” los grupos minoritarios que tiran piedras en una marcha multitudinaria, en un intento de resistencia o “aguante” ante las fuerzas represivas; sin reparar en que su accionar resulta totalmente funcional al desmadre de la represión y a la demonización mediática de la manifestación amplia, en la que están presentes mayorías que no eligen ese tipo de confrontación para expresarse.

En la vida cotidiana, suelen considerarse “violentos” los exabruptos o las conductas de tantos jóvenes que han crecido en libertad y se expresan ante las injusticias sociales o los abusos de autoridad con la impetuosidad característica de su edad.  Por eso están tan expuestos a situaciones peligrosas y debemos lamentar demasiados casos en los que los/las jóvenes terminan siendo las víctimas del horror al que se rebelaron.

En una escala mucho mayor, son “violentos” los agentes de las fuerzas militares que avanzan sobre el pueblo desarmado en actitud de combate o cacería, usando armamentos letales y desplegando represiones brutales que hieren, abusan, desaparecen y matan personas, por fuera del estado de derecho.

Más “violentos” aún son los funcionarios gubernamentales de alto rango que dan las órdenes a esas fuerzas para que desaten persecuciones sobre las personas del pueblo, sobre cualquiera que se exprese de un modo obstaculizador para sus planes maquiavélicos.  No obstante, estos funcionarios cuidan muy bien sus imágenes elegantes, se “couchean” para enmascarar con modos y palabras “civilizadas” las acciones violentas que ejecutan, sin necesidad de ensuciarse las manos.

Pareciera que la palabra “violento” representa el nuevo  comodín semántico y sirve para adjudicarle acusaciones escandalizadas a quien piense y actúe distinto a lo que el acusador desea.  Si bien siempre hay múltiples connotaciones para construir sentidos y los contextos habilitan diversas posibilidades, hay un significado que convencionalmente debe asociarse al significante (a la parte material de la palabra) para poder comunicar.  El diccionario define “Violencia” como: “Uso de la fuerza para conseguir un fin, especialmente para dominar a alguien o imponer algo. //Cualidad de violento.”

Ahora bien, en un sistema social y según los postulados teóricos de la democracia, cabe esperar que haya tensiones y pulseen las fuerzas de los diferentes sectores sociales, en especial cuando hay derechos en juego y potenciales perjuicios económicos, laborales, ambientales, sociales.  El pueblo expresa sus mensajes políticos en la calle y si existe algo parecido a la democracia, no se lo debería reprimir en ninguna plaza; debería escucharse y respetarse.  La legítima protesta social, la participación popular, debería celebrarse.  Jamás debería constituir un motivo de persecución por parte del estado, ni ser señalada como un acto de violencia.

Sin embargo, últimamente se han sofisticado las operaciones comunicacionales diseñadas por los gurúes de la publicidad, los que montan  las campañas electorales, escriben los discursos gubernamentales y las propagandas de las corporaciones contaminadoras.  Su estrategia pasa por alterar los sentidos convenidos y resignificar las palabras, así como las categorías o ideas a las que éstas designan.  Como el barrabrava que roba al contrincante la bandera de su equipo amado para mostrársela provocativamente desde la tribuna contraria, alterando el sentido de ese símbolo; también se puede robar el sentido de las palabras para dislocarlas y hacerlas significar otras cosas.  Y cuando se abusa de este procedimiento se puede llegar a crear un clima de confusión en el que resulte sumamente difícil comunicarse con ese mínimo de racionalidad indispensable para arribar a acuerdos. Esta distorsión de los mensajes y la estigmatización de quienes defienden derechos legítimos y respetables, acusándolos de “violentos“, persigue  un claro objetivo desmovilizador y destructor de la cohesión social.

Por eso, como decía Bertold Brecht, en tiempos así hay que defender lo obvio: NO son equiparables las violencias ni los violentos.  No es lo mismo un grupo reducido de sujetos que eligen la acción violenta para expresar su rebeldía o alteración, que un operativo represivo estatal de enormes dimensiones y alto grado de letalidad para el conjunto del pueblo.  No es lo mismo ejercer el digno oficio del periodismo que hacer operaciones de propaganda y/o manipulación simbólica favorables a gobiernos y corporaciones.  No es lo mismo incomodar la circulación con expresiones de protesta social para defender derechos, que impulsar la afectación de esos derechos por medidas gubernamentales.  No es lo mismo gobernar para el pueblo que para las corporaciones y castas empresariales.  No están en un mismo plano los derechos económicos o de la propiedad, que los derechos sociales y humanos.

Los tiempos violentos han llegado para quedarse: reinan los que concentran el poder político, económico y mediático. Ellos tienen impunidad absoluta para actuar por fuera del estado de derecho sin sufrir consecuencias; por eso espían, mienten, difaman, persiguen, reprimen, desaparecen, arrestan cuando y como quieren, a quienes se crucen en su camino de ambición.  Deberemos apelar a los mecanismos de supervivencia populares basados en la cooperación y la fraternidad entre vecinos/as y compañeros/as, para cuidarnos entre todos/as en el codo a codo de las calles; mirando bien a cada uno/a, para que no se nos pierda nadie.

Corina Milán

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí