Por Maximiliano Masquijo – militante del Movimiento Socialista de los Trabajadores

Saber qué pasó el 14 de diciembre es importante para intervenir en el proceso en curso. Acontecimiento, que de algún modo se sintetiza en el levantamiento de la sesión parlamentaria donde se iba a aprobar la reforma previsional impulsada por el gobierno Cambiemos. En el mismo, se conjugaron fuerzas sociopolíticas que, con orígenes e identidades distintas,  con ritmos,  trayectorias y objetivos  también distintos, conformaron un frente único de oposición a la reforma previsional que logró sepultar la sesión legislativa. Un frente político (variopinto) que incluyó, al interior de la Cámara, a personajes como de Mendiguren, Donda y Leopoldo Moreau, hasta el Fit, pasando por Facundo Moyano y Axel Kicillof. Afuera de la cámara de diputados, en el aguante callejero, este frente político incluyó a la izquierda extraparlamentaria, entre ellos el MST, a corrientes sindicales combativas como la UOM de San Miguel, y a las centrales sindicales CTA(s), ATE, y, como telón de fondo, el anunciado paro de la descompuesta CGT expresada en el desdibujado Triunvirato.

Un frente político único, afuera del congreso y adentro del congreso, que expresó el cambio en curso de las relaciones de fuerza entre las clases en esa superestructura política que es el parlamento. Convergencia que le propinó un duro revés al gobierno Cambiemos en una política estratégica, el ajuste previsional, haciéndolo enojar, a tal punto, que sobre el final del día, casi comente un error estratégico, el DNU.

Revisar qué lectura hace el campo burgués, diario La Nación de por medio, sobre estos hechos puede ayudar a clarificar la nuestra.  “..¿Qué festeja el grupo? Festeja lo que en verdad fue una de las jornadas más tristes y bochornosas que tuvo el Congreso desde el regreso de la democracia. Una minoría que no acepta perder dinamitó, hasta hundirla, una sesión en la que se iba a tratar y votar una ley con aspectos controvertidos…” [1]

Blanco sobre negro, una batalla ganada por la movilización obrera y popular que enfrenta a un gobierno fortalecido por el resultado electoral de Octubre y frente a un descomunal despliegue represivo de las fuerzas armadas, no puede ser más que una jornada triste y bochornosa para la camarilla en el poder. El segundo aspecto contenido en este comentario es lo más importante desde el punto de vista del análisis, “Una minoría (…) dinamitó, hasta hundirla [a la sesión parlamentaria]”. El punto de vista burgués, renuente a ver la conformación de clases de la sociedad, no ve más que individuos y sus intereses, a lo sumo grupos, pero nunca clases. Es esta miopía de clase la que le impide ver el movimiento real del proceso y no ver más que mezquindades e irracionalidades, seguidores de una afiebrada jefa, o asociaciones espurias e  impúdicas entre personajes políticos, como relata el periodista del diario citado, abrazos entre Rossi y de Mendiguren, alegrías entre Moyano y Kicillof, y el diálogo de Felipe Solá con Nicolás  Del Caño.

Una batalla ganada de la clase obrera que puede cambiar la tendencia. Cuando señalamos que el pasado jueves 14-12 se conjugaron fuerzas sociopolíticas que, con orígenes e identidades distintas,  con ritmos,  trayectorias y objetivos  también distintos, conformaron un frente único alrededor del no a la reforma previsional del gobierno y le asestó un duro golpe. Nuestra posición es que no hay forma de entender este proceso sino como expresión de la lucha de clases. Son los trabajadores los únicos interesados en defender sus intereses y sus condiciones de vida, estos intereses los constituyen como clase con intereses diferentes de las otras clases, y su accionar político, movilizándose, agrupándose, exigiendo a sus direcciones reconocidas y participando públicamente en vistas de defender estos intereses, convierte este proceso en una acción de clase. Existe hoy un proceso político de realineamientos de fuerzas que viene cruzando el país que se da contradictoria y conjuntamente con el fortalecimiento relativo del gobierno con el resultado electoral de Octubre, ya que este aventón electoral lo ha empujado a lanzarse con todo a aplicar el programa de estabilización capitalista que vinieron a aplicar sin gradualismo.  Empiezan a darse cambios en la disposición de lucha de la clase trabajadora, se expresa en la vida intra-gremial, por regiones, entre sindicatos y en las centrales sindicales. Este enfrentamiento de clases, entre capital y trabajo, es la clave de nuestro análisis. Los individuos, claro que actúan, pero para el análisis marxista, éstos no actúan sino como personificaciones de las clases sociales que encarnan.

Nuestra opinión es que el alerta del Bloque Pichetto –figura clave del orden burgués en el país- en senadores, de no abordar intempestivamente el tratamiento legislativo de la reforma laboral que impulsa el gobierno, a pesar del ok del Triunvirato de la Cgt, era un alera de clase. Ante el intento de llevar adelante esta reforma laboral, que retrotrae cualitativamente derechos conquistados por nuestra clase, se ha iniciado en el país un movimiento de placas o de clases que empieza a reconfigurar las relaciones de fuerza entre las mismas. La suerte corrida hasta el momento de reforma previsional empieza a expresar esta palpable realidad. Otro elemento de caracterización política, no menor, es que, ante un movimiento en el escenario político de la naturaleza de la que anunciamos, siempre tiene un correlato en las resto de las clases, potencialmente aliadas o antagónicas de la clase trabajadora. Y es que comienza a presentar visibles fisuras el frente burgués que  logro encontrar en Macri el hombre clave, por ahora. Creemos que esto es lo que también expresa el comentarista del diario La Nación cuando remata su artículo: “Por detrás de las falencias graves de comunicación [del gobierno] asoma un déficit de sensibilidad. Eso quedó de manifiesto, otra vez, en la trasnochada idea de sacar la reforma por la vía de un decreto. Sería un nuevo error. Y más pasto para el club del helicóptero.”

 

 

[1] Un peronismo líquido embarra la cancha. Héctor M. Guyot; LA NACION SÁBADO 16 DE DICIEMBRE DE 2017

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí