Trabajar en una temática relacionada con VHI, ser parte de la Asamblea por el “No a la Mina” y asumir el compromiso de representar a los vecinos desde una banca en el Concejo Deliberante (2003-2007) definen a la bioquímica – ya jubilada- Viviana Moreno como una mujer con compromiso social que tiene, además, una mirada integral de la realidad y de los problemas que afectan a la comunidad.

Su cotidianeidad lejos de la labor en el Hospital, las acciones dentro del Comité de VIH del nosocomio, su participación en la defensa del medio ambiente, la situación que atraviesa el sector de salud y aspectos de la política local son algunos de los temas abordados en esta entrevista con La Portada.

La Portada: ¿Cómo trascurre la vida lejos de la actividad diaria en el Hospital?

Viviana Moreno: Lo que me interesaba era continuar en aquellos proyectos que forman parte de la vida de uno más allá de los compromisos laborales remunerados. Hay proyectos que me interesan por su esencia y todo lo que abarcan como VIH para demostrar, desde todas las aristas, la vulnerabilidad que existe a través de este tema que es fundamentalmente social. Y el otro tema que me  interesa es la defensa del medio ambiente y es por eso que me involucré en el “No a la Mina”. Ninguno de los dos temas terminó y aunque ya no esté trabajando en el Estado continuaré en el Comité de VIH del Hospital para hacer un abordaje integral de los pacientes diagnosticados y de prevención. No tener mi carga horaria semanal me permitirá hacer talleres. Respecto del “No a la Mina” este es un momento histórico porque hay políticas dirigidas a fomentar la minería. Hay que estar atentos e informando a las nuevas generaciones y pobladores de la provincia.

L.P: ¿El compromiso social es un estilo de vida?

V.M: El compromiso social es una forma de vida que deberíamos tener todos los vecinos. Esta es mi forma de sentir, sino la vida de uno sería un microclima muy egoísta. El compromiso social está en el vecino que le gusta tener arreglada su vereda para embellecer su barrio hasta quien le encanta compartir conocimientos de deporte con chicos para entretenerlos.

L.P: ¿Cómo analiza la situación que atraviesa el sector de salud?

V.M: En mis 31 años de trabajo en la salud pública he pasado por todos los procesos. El Hospital de Esquel es diferente al resto de los hospitales de la provincia. A nadie se le ha puesto techo de hasta donde llegar y las personas más allá de su trabajo se inquietan por determinadas actividades que sirven para mejorar. Eso hace que se haya logrado un Hospital de alta complejidad, se estén realizando tareas de avanzada en muchos ámbitos y se ofrezcan prestaciones de calidad. Para mantener todo eso se necesita dinero y la situación de la provincia- como ha sucedido otras veces- no es la mejor. Para mantener nuestro Hospital se necesita un presupuesto mayor y acorde al Hospital que se nos permitió construir más allá de los cimientos. La otra traba importante es mantener en situación de incertidumbre laboral a un grupo de personas que le hace tanto bien al sistema de salud (trabajadores en terreno). Esto no se condice con lo que se señala que se quiere hacer en la salud pública. La gente se merece tener un trabajo seguro y el Hospital no puede tener trabajadores en negro. Lo que sucede en los otros hospitales es como otro mundo. El Hospital de Esquel, según dicen los proveedores, es el que más se interesa por ampliar prestaciones. Los demás hospitales cuentan con un sistema privado que puede salvar esas actividades y considero que – a veces- puede llegar a ser intencional que así lo sea.

L.P: ¿Qué opinión le merece el trabajo que se realiza en el Concejo Deliberante?

V.M: Todo lo que hice en la vida lo hice desde la mirada de trabajadora. Para todo hay que informarse. Creo que – previo a las elecciones- a todos los candidatos a concejales habría que hacerles conocer de qué se trata el municipio. Se debería asumir como concejal conociendo el Digesto Municipal, la infraestructura de la Municipalidad y las competencias de cada una de las áreas. Se tarda mucho tiempo, después de que uno es concejal, ponerse a tono con todo eso. La formación previa me parece imprescindible, sino se hace sobre la marcha y eso hace que el trabajo sea poco efectivo y se prolongan las decisiones que se deben tomar. No se puede ser un levanta manos porque las decisiones afectan a los vecinos.

L.P: ¿Volvería a la política?

V.M. En este momento no. Hace poco que me jubilé y cuando vea el tiempo que me demanda trabajar sobre los dos temas anteriores lo analizaré. Que uno no haga política partidaria – como representante- no significa que no se haga política cotidianamente.

L: P: ¿Qué le preocupa más de la realidad que vive Esquel?

  1. M: Lo que más me preocupa es la mezquindad de quienes tienen que tomar las decisiones. Me preocupa que no se puedan correr para hacer una mirada integral de la situación y que respondan en función de a qué bandera representan. La problemática es integral y social. Creo también que hay determinados temas que son muy sensibles y que se están dejando de lado. Hay que estudiar y ponerse en el zapato del otro. Quien nunca fue despreciado no tiene ni idea lo que significa sentirse menos en cualquier circunstancia. Hay que tener generosidad para mirar a las personas.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí