Alcanza con mirarla un par de segundos para darse cuenta que es una buena persona. Madre de 7 hijos y abuela protectora de 18 chicos. Dice que la familia lo es todo. “Si tengo que ayudar a alguien lo hago de todo corazón”, asegura. Una frase que la pinta de cuerpo entero. El dinero nunca le sobró y atravesó momentos duros, pero de afectos es millonaria. María Chávez, o simplemente María.

Llegó a Esquel a principios de la década del 70, en el 73 precisamente. Venía de Cholila junto a su pareja de aquel entonces y con el pequeño Daniel en brazos. “Nos instalamos en calle Avellaneda, en una casita que estaba ubicada cerca de donde hoy es la cancha del Club Independiente”, explica María en una entrevista con diario La Portada.

Mientras calienta el agua para unos mates y ofrece unas tortas fritas caseras recién hechas, esta vecina -del 74, 50 y 100 Viviendas- recuerda que ni bien pisó suelo esquelense tuvo que salir de inmediato  en búsqueda de un trabajo para llevar algunos pesos al hogar. “Era empleada doméstica en tres lugares al mismo tiempo. Estaba todo el día”, señala.

“A las 6 de la mañana entraba a una casa, salía a las 10 y me iba a otra. A las 13.30 regresaba a mi casa, preparaba a los chicos para la Escuela y a las 14 tenía que volver al trabajo. Ganaba muy poco en total. Las cosas eran más baratas que ahora. Igual no alcanzaba. Pagaba alquiler, compraba leña y lo que sobraba lo mandaba al Dani a La Anónima a hacer las compras”, dice.

Criar a los hijos no fue una tarea sencilla. Daniel, Eliana, Mirna, Sonia, Yolanda, Tomás y Lucas, en ese orden fueron llegando. Una de las épocas más difíciles fue cuando la obligaron a dejar la vivienda de calle Belgrano y Don Bosco. “Alguien compró el terreno y me echaron a la calle. Fui a pedir al intendente de ese momento y me dijo que no podía ayudarme”, agrega angustiada.

El panorama era gris hasta que aparecieron dos personas especiales, Norma Pugh y Oscar Zunzunegui, por quienes tiene un agradecimiento eterno. “Me dieron una mano sin cobrarme nada a cambio”, subraya. Así pudo seguir adelante. Piensa y se le llenan los ojos de lágrimas. Pasan algunos segundos hasta que retoma el hilo de la conversación.

La importancia de los afectos

Se ilumina cuando habla de la familia, de los seres queridos. “Son todo para mí”, confiesa. Orgullosa de lo que son sus hijos, revela que “siempre les enseñé a ser humildes, que jamás peleen por pavadas. Tienen que ser unidos. Les expliqué que nunca pero nunca deben ensuciarse las manos”. La dedicación por el trabajo y el valor del esfuerzo fue algo les inculcó de chicos. “Trabajé de los 17 a los 60 años”, precisa. La jubilación le salió en el 2013. Guarda un excelente recuerdo de los lugares donde estuvo como empleada doméstica, sobre todo de la última casa.

“Siempre digo que ahora gano un poquito más de dinero que antes pero la plata no me hace y no hace la felicidad. Me crié pobre y pobre voy a morir. Si tengo que ayudar a otra persona lo voy a hacer de todo corazón. Sé lo que es pasar miseria, hambre. Muchas veces no comía para que lo hagan mis hijos”, confiesa sincera, así como se la ve. Frontal y de carácter cuando algo no le gusta.

Don Caire, un compañero de fierro

María queda viuda en los inicios de los 90. Pero el amor le da una segunda oportunidad. Entra en su vida don Caire, entrerriano, a quien define como un compañero de fierro. “Cuando lo conocí trabajaba en el hipódromo y con los cables de telefónica”, devela. Al poco tiempo de juntarse, la pareja se casa y tiene a Lucas, un joven hoy de 24 años, padre de una criatura.

Belgrano, otra pasión

Pasan los mates de mano en mano, el fotógrafo va por la cuarta torta frita y frena porque recuerda que está a dieta. María centra la charla ahora en una de sus grandes pasiones: el Club Belgrano. Reconoce que el “xeneize” del barrio Buenos Aires significa mucho y que le permitió conocer a gente realmente valiosa como “Pinino” Leiva, Rafael Williams, Tirso Herrera y Eduardo Garín, por ejemplo.

Su hijo Tomás -más conocido como “Tomate”- es quien la acercó a la entidad deportiva identificada con los colores azul y amarillo (ella esa fanática de River, una paradoja monumental). Participaba en las actividades del club y decía presente en los partidos, cada fin de semana. Entre risas comenta que “Tomate” la retaba para que no vaya a la cancha pero ella se la ingeniaba para estar. Así empieza a ganarse el cariño de chicos y grandes.

“Hoy si no voy a ver la Primera o Inferiores me extrañan”, se agranda y de inmediato aclara que también tiene amistades en San Martín, Independiente y la Escuela Modelo. El fútbol le encanta. Basta con entrar en su hogar y observar todas esas fotografías sobre la pared.

Futsal y un torneo con su nombre

Los fines de semana suele hacerse un lugarcito en la agenda para ir a ver fútbol de salón, una disciplina que crece en la ciudad y la región. Todos la saludan, la abrazan. Parece una celebridad de Hollywood. A tal punto su fama que un torneo organizado por la Asociación de Futsal Esquel (AFE) llevó su nombre y hasta viajó junto a la selección local a participar de un certamen en Trelew.

“Todo me llena de orgullo”, asegura y dice que no tiene un solo equipo sino que guarda un cariño especial por varios.

 

 

 

 

 

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here