Lo aseguró Héctor “Pato” Vidal, comerciante reconocido por la calidez que brinda a sus clientes y por sus innumerables gestos solidarios. “No hay que agrandarse por ninguna cosa porque hoy se puede estar en una posición, pero mañana en otra”, suele aconsejar a sus hijos y asegura que la solidaridad es uno de los caminos viables para vivir en una sociedad más justa.

En los últimos años, muchos trabajadores, decidieron emprender el camino de la autogestión enfrentando miedos y desafíos cotidianos. Transitar ese camino no siempre es fácil, pero allí está la fortaleza de los amigos y a veces de tan solo personas conocidas que apoyan, ayudan y orientan.

Héctor Vidal (44) es uno de esos trabajadores que decidió- ante la falta de empleo- ser su propio jefe y abrir su comercio. Y en menos de tres años El Pato Indumentaria logró el reconocimiento de los vecinos por la cálida atención de sus dueños y empleados.

El “Pato Vidal” no solo es un joven- aunque experimentado comerciante – sino también un hombre de familia que se caracteriza por sus gestos solidarios y gratitud para con quienes lo ayudaron a travesar momentos difíciles.

Los comienzos en la actividad comercial como empresario, solidaridad y enseñanzas recibidas de sus padres y transmitidas a sus hijos son algunos de los temas sobre los que dialogó con La Portada.

La Portada: ¿Cómo fue el proceso de pasar de ser  empleado a dueño de su propio negocio?

Héctor Vidal: Fue un proceso duro aunque lo venía masticando hacía mucho tiempo. Fue darme cuenta que en el lugar donde estaba trabajando iba a ser solo el empleado más viejo: siempre se busca crecer un poco. Me ofrecieron un trabajo en otro comercio como encargado del local con otro sueldo y personal a cargo. La verdad es que lo pensé mucho porque en mi otro trabajo estuve 23 años. En ese tiempo se creó un cariño con el lugar, la patronal y la gente. Pero creo que la gente debe buscar un cambio. Hablé con mi jefe y le dije que había tomado la decisión de irme. Me dijo que no había problemas y renuncié. Así comencé con mi nueva apuesta y me di cuenta que no era lo que yo quería porque no era lo que me habían ofrecido. Me estaba enfermando y decidí renunciar un 30 de noviembre. El 1° de diciembre me di cuenta que había cometido un error porque faltaba un mes para las Fiestas y estaba sin trabajo. Con el apoyo de amigos decidí armar mi negocio porque muchos me dieron su empuje. Debo agradecer a muchísima gente, a muchos amigos. Fue en estos momentos cuando me di cuenta que lo único que había hecho en mi vida era amigos. Uno de ellos me regaló la pintura para el local, otro llegó con un matafuego, otro me ayudó con los trámites en el Municipio y AFIP. Otro se encargó de armar el local y los muebles, otro se ofreció a sacar un préstamo por mí para pagar los primeros gastos. También debo agradecer a las fábricas y corredores de negocios que creyeron en mí. Empecé de a poco, soñando y con mucho empuje.

L.P: ¿La familia fue fundamental?

H.V: La familia fue fundamental y sigue siendo fundamental. De hecho el local es un grupo familiar porque a la mañana está mi esposa quien lleva la parte contable que yo no manejo. Esto fue lo nuevo con lo que me encontré al pasar de empleado a comerciante. También trabaja con nosotros mi hijo mayor y Hugo que es más que un empleado. A él también le agradecemos que siga estando con nosotros. En mi negocio somos todos compañeros de trabajo y la única diferencia es que hay uno que es el encargado de pagar los sueldos. Todos tiramos para el mismo lado.

L.P: ¿Cuál es su visión respecto del comercio de  Esquel?

H.V: No creo que estemos comercialmente mal. Hay rubros de los más variados. Los esquelenses soñamos con tener el movimiento de Bariloche, pero hay que tener en cuenta que esta es una ciudad mucho más chica. Para tener el movimiento de gente soñado habría que contar con un par de buenos boliches para la gente que concurre a esos comercios y que se dé un trabajo más importante desde lo turístico para atraer contingentes de estudiantes.

L.P: ¿Qué importancia tiene la solidaridad en su vida?

  1. V: Es muy importante. Ser solidario lo aprendí de mi madre que era muy humilde siendo su los integrantes de su familia empleados de campo. Mi padre era empleado de Vialidad Provincial y mi mamá trabajaba con nosotros en casa. Ella fue la que nos enseñó porque papá estaba 20 días fuera de casa. Mi madre siempre nos decía que había conocido el hambre frente a frente y que sabía lo doloroso que es la necesidad. Nos decía que aunque estuviéramos bien no dejáramos de compartir lo que teníamos. “Siempre que puedas da una mano y nunca esperes recibir” nos decía. “El pan cuando se comparte se duplica”, nos decía y eso es verdad. Yo recibí mucho de la gente. Esquel es muy solidaria. Cuando una persona que necesita recibe un gesto solidario eso se convierte en algo muy importante. Creo que no hay mejor premio que poder brindarse.

L.P: Sus gestos de solidaridad también alcanzan a deportistas…

H.V: Creo que es importante apoyar a los deportistas porque pueden ser el reflejo para los demás. Los deportistas nos representan afuera y además el deporte va de la mano del turismo. Hay que apostar por los chicos porque si no se hace ellos se alejan del deporte y se acercan a otras cosas. Hay que sacar a los chicos de la calle con el deporte. Con el deporte no solo el cuerpo está sano, sino también el alma. Muchas veces nos preguntamos dónde está el Estado, pero yo ya no lo hago. Pienso que si una persona vino a mi es por algo y si podemos dar una mano lo hacemos. También aprendí – y es por eso que esta es la primera vez que hablo del tema – que cuando uno da alcanza con que uno mismo lo sepa. No hay que hacer publicidad de eso. El reconocimiento más importante es recibir una sonrisa de la persona a la que se ayudó. Otra cosa que siempre le digo a mis hijos es que nunca debemos olvidar de dónde venimos. No hay que agrandarse por ninguna cosa porque hoy se puede estar en una posición, pero mañana en otra. La vida te puede sorprender. Hay una canción que dice “vuele bajo porque abajo está la verdad”.

L.P: ¿Considera que la solidaridad y ayudar a los jóvenes puede ser el camino para vivir en una sociedad más justa?

H.V: Sería tan lindo y creo en eso. Estamos viviendo en tiempos violentos y complicados con gente que se mata por el roce de autos. También lo vemos en Esquel con la desaparición de Santiago Maldonado. Creo que si hubiera habido – desde un principio – solidaridad de todas las partes no estaríamos hablando de esto. El mundo en si es solidario, pero hay unos pocos que manejan el poder y que tienen otros intereses que justamente no son solidarios. Esto lleva a que el mundo camine violentamente, pero hay que tener esperanza porque somos más los que queremos otra cosa. Y no hay que irse muy lejos porque Esquel es muy solidaria.       

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí