El entrenador Hernán Díaz remarca la organización, la solidaridad y la contención como los pilares fundamentales del trabajo que se desarrolla en la Liga Independiente de Fútbol Reducido Infantil (LIFRI), que integra a chicos y chicas de 5 a 12 años de diferentes barrios de la ciudad. Desde el 2002 entrena al 28 de Junio y aseguró a La Portada que “le pone mucha garra, tiempo y corazón”.

Las palabras contención e integración no le son ajenas a Hernán Díaz, quien vio en su padre Gabino Díaz el ejemplo de ello; la mejor herencia que le pudo dejar. Sin embargo reconoció que no es fácil el trabajo que se desarrolla dentro de la LIFRI por la falta de recursos y respuestas del gobierno municipal. “Siempre me pregunto para qué sirve declarar una actividad de Interés Municipal si no está contemplada dentro de un presupuesto”, planteó, al tiempo que opinó que si al municipio “realmente le interesan los chicos desde la prevención de adicciones o el deporte como herramienta de inclusión, tendrían que reflejarlo en alguna partida presupuestaria para el 2018; nosotros estamos peleando por eso”.

Asimismo destacó la generosidad del Club Independiente Deportivo que le presta sus instalaciones y las pelotas para jugar. “Hoy tenemos un techo gracias a ellos”, aseguró, y recordó que ha presentado infinidad de notas en distintas instituciones gubernamentales pero sin respuesta alguna. “A veces pienso que no les interesa que un chico se integre. Nosotros no sólo trabajamos para que un chico juegue y haga goles, sino para organizar a la familia, que el nene pueda tener una actividad todos los sábados, levantarse tempano y además les inculcamos mucho el estudio y la nutrición”, resaltó.

Afirmó que la falta de respuestas lo desgasta mucho pero también es consciente de que no puede dejar la actividad porque los chicos quedarían sin contención e integración. “Apostamos mucho a la LIFRI porque es la herramienta fundamental para integrar chicos de todos los sectores y clases sociales de Esquel”, explicó.

 

“Faltan recursos”

Hernán hoy tiene a su cargo alrededor de cuarenta chicos, de los cuales cuatro son nenas. “Estos últimos años hemos tratado de planificar el trabajo, involucrar más gente y que sea más integral”, contó. También relató que el trabajo consiste en la convocatoria de los chicos, la organización, los entrenamientos y salir a gestionar espacios deportivos. “Uno le pone mucha garra, tiempo y corazón pero uno también carece de la parte técnica y de tener el celular de Dios para las gestiones”, apuntó, y confió que “este año ha sido muy difícil trabajar con chicos porque faltan recursos y a los distintos gobiernos no les interesan”.

Hoy el autosustento y la organización de los padres son el sostén de la actividad. Asimismo expuso que no hay capacitaciones para los entrenadores. “Es más corazón y ganas, yo me levanto y me asesoro por internet. Miro cómo trabajan los clubes y la parte cultural y social de diferentes ciudades para ver si se puede aplicar en Esquel”, precisó.

 

“Los chicos son el futuro”

En sus quince años de entrenador del 28 de Junio relató que muchos de los chicos que preparó, “hoy juegan al futsal en un gran nivel, son nadadores, boxeadores o andan con un acordeón en la mano, y otros lamentablemente están consumidos por las adiciones y pasan a ser fantasmas en nuestra sociedad”.

Subrayó en este sentido que “los chicos son el futuro”, y contó que su objetivo es ser invitado por algún chico a su acto de colación de la universidad, que sean profesionales y que se valgan por ellos mismos.

Por último, Hernán expresó que “el tiempo que uno le dedica a los niños y a la organización, se lo resta a la familia pero en el fondolo está invirtiendo a largo plazo en lo colectivo”.

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí