El Gobierno Nacional analiza poner en marcha una reforma laboral, similar a la que se aplicó en Brasil, después de las elecciones de octubre. El abogado laboralista Juan Esteban Rimoldi si bien reconoció a La Portada que es necesario hacerlo, explicó que “la que se pretende imponer es peligrosa e inconstitucional porque debilita el nivel de protección que tenemos, y se usa la excusa de la productividad y mayor cantidad de empleo para lograr mayor concentración del ingreso en la clases conservadoras a costa de las clases trabajadoras”.

En primer término, aclaró que siempre que se habla de reforma laboral se está discutiendo la distribución de la renta. En este sentido se mostró a favor de la misma pero siempre que sea “progresiva” y no “regresiva”, ya que recordó que retroceder en la conquista de los derechos laborales es inconstitucional dado que uno de los principios del derecho laboral es la progresividad. “El concepto de protección siempre tiende a ampliarse y no a colocarte en una situación de mayor vulnerabilidad, es decir que la legislación laboral siempre tiene que tender a robustecer ese derecho y no a debilitarlo. Por eso cuando vienen este tipo de reformas se habla de flexibilización”, señaló.

De esta manera Rimoldi opinó que “la reforma laboral que se quiere imponer es peligrosa e inconstitucional porque debilita el nivel de protección que actualmente tenemos, y se usa la excusa de la productividad y mayor cantidad de empleo para lograr una mayor concentración del ingreso en la clases conservadoras a costa de las clases trabajadoras”.

Recordó que la actual ley de contrato de trabajo fue elaborada por el abogado laboralista Norberto Centeno, desaparecido el 7 de julio de 1976 porque sus posiciones doctrinarias dificultaban el margen de ganancias de las empresas. “El mismo modelo neoliberal que los militares impusieron a sangre y fuego en la época de plomo, es el que ahora quieren aplicar en una época distinta donde por suerte no tenemos terrorismo de Estado pero sí un desaparecido recientemente y como no pueden deshacerse de los abogados laboralistas entonces se agarran con la ley de contrato de trabajo”, comentó.

 

Estigmatización perversa

Rimoldi también planteó que el Gobierno Nacional recurre a la estrategia “perversa” de “estigmatizar a los sindicalistas”, tildándolos de chorros y vagos, como también a los abogados laboralistas al señalarlos como una mafia destinada a sacarle plata a los empleadores a través de los juicios, para justificar la reforma laboral.

Explicó que “la reforma laboral de Brasil, que es el espejo donde se está mirando Argentina, plantea la destrucción de la indemnización por despido, jornadas de hasta doce horas que te llevan a un absurdo de sesenta horas semanales donde desaparece la hora extraordinaria y la negociación por empresa que destruye el poder de los sindicatos”.

Aseguró que esto último “es uno de los objetivos de este gobierno porque son un obstáculo para lograr un modelo económico de mayor concentración del ingreso en los grupos conservadores. El sindicato es una piedra en el zapato, por eso se lo demoniza y se pretende quitarlo de las negociaciones colectivas, como también los convenios colectivos con la excusa de mayor agilidad”.

 

Defender los derechos

El abogado laboralista sostuvo que la defensa de los derechos laborales “tiene que venir de los mismos trabajadores y de los sindicatos en la calle, para esto se tiene que trabajar sobre la conciencia de la clase trabajadora para que entiendan que la ley de contrato de trabajo y convenios colectivos son su carta de identidad”, y agregó que “reconociéndose parte de este sector que está en peligro es donde se van a poder elaborar mayores estrategias por los derechos laborales que fueron conquistados a fuerza de lucha y sangre en la calle”.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here