Envenenamiento masivo: Cientos de ladridos que ya no se escuchan en la ciudad

0

Según cifras extraoficiales, serían aproximadamente 150 los casos de perros muertos por envenenamiento, en menos de un año, solo en Esquel.

 

La noche del pasado sábado 29 de julio, Tito -un perro de raza mestiza- comió su alimento, tomó agua y se fue a dormir. Esta sería la última vez que su dueña y su familia lo verían con vida, ya que en la mañana siguiente, unos vecinos les avisaron que Tito estaba muerto, en la vereda, frente a un portón al que se habría acercado buscando auxilio.

Según su veterinario, Tito habría muerto de manera fulminante, envenenado quizás por algún tipo de pesticida, que alguien habría arrojado de manera intencional en la calle, esperando que alguno de los animalitos que viven en ese sector del Barrio 84 viviendas lo consumiera. Tito no tuvo la oportunidad de sobrevivir al veneno, tampoco sus dueños pudieron despedirse de él.

El caso de Tito no es el único, según cifras extraoficiales, solo en nuestra ciudad, serían aproximadamente 150 los casos de perros muertos por envenenamiento en menos de un año. En noviembre del año pasado, alrededor de 30 perros muertos fueron retirados de la vía pública y de algunos patios en la zona de la cárcel, barrio Malvinas y barrio Estación. En aquella oportunidad se estima que fueron unos 50 animales envenenados entre perros y gatos.

En mayo de este año se registró nuevamente una gran cantidad de casos de envenenamiento de animales, desde la zona de la cascada hasta el sector de la estación de servicios Petrobras. En esta oportunidad, un solo veterinario atendió aproximadamente 30 animales, muchos de los cuales no tenían acceso a la calle.

Durante los dos últimos fines de semana se volvieron a denunciar envenenamientos masivos en distintos puntos de la ciudad, pero que tendrían algún tipo de conexión, ya que se registraron en los barrios 74 viviendas, 84 viviendas y en el Badén II, todos éstos en cercanías del arroyo Esquel. Además se denunciaron casos en el barrio Buenos Aires.

 

“Tito era muy especial”

 

En diálogo con La Portada, Carina Soto, dueña de Tito, relató que el mismo día en que murió su perro, se enteró de otros casos similares ocurridos en cercanías de su casa. “Yo se que quien hizo esto pasó caminando porque yo estuve despierta toda la noche por mi hijo que estaba enfermo y no sentí ningún auto por la cuadra, fue una noche muy tranquila”, indicó.

“Tito era muy especial para la familia y para el barrio, era el más grande de la cuadra, muy guardián”, contó emocionada y reconoció que ahora no quiere tener otro perro. “Estuve muy angustiada, al igual que mi hijo, porque el cariño que se había generado con él era muy grande, es un ser viviente muy querido”, agregó.

 

Síntomas y prevención

 

El médico veterinario Gustavo Simon (M.P. 145) fue uno de los profesionales que atendió numerosos casos de mascotas envenenadas a lo largo de este tiempo, comentó en diálogo con La Portada, que en esta oportunidad asistió tres casos de los que sobrevivieron todos y además fue quien constató la muerte de Tito.

“Por la sintomatología de los animales atendidos me da la sensación que se utilizó un pesticida, un veneno para insectos de las plantas”, informó el veterinario, remarcando que no es tan simple para la gente tener acceso a venenos. Al mismo tiempo, señaló que en esta oportunidad, al igual que antes, declaró en la comisaría por los casos que atendió.

En cuanto a los síntomas que presentan las mascotas envenenadas, Simon señaló las pupilas bien contraídas, mucha salivación, diarrea y vómitos. “Cuando uno los encuentra enseguida, lo primero que nota es que están mareados, mucha salivación, las pupilas muy chiquitas, sin dilatación, diarrea y a nivel muscular tiemblan en distintos sectores del cuerpo, no es un temblequeo generalizado por frío o por miedo”, detalló.

En lo que respecta a las medidas de prevención, el profesional remarcó que los dueños deben cuidar cuando las mascotas salen a la calle. “Los perros que andan sueltos o que la gente deja salir a la calle a dar una vueltita, son los que mayor riesgo corren. En estos casos, como medida, si el dueño quiere que su perro pasee fuera de su casa, que lo haga con correa y collar”, indicó como principal medida de prevención.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí