Editorial: Derecho al trabajo, derecho humano

0
377

La semana pasada nos conmovíamos ante la represión policial que sufrieran los ex trabajadores de PepsiCo en Buenos Aires quienes fueron despedidos sin previo aviso. Diez de ellos interpusieron un recurso ante la Justicia y Luis Raffaghelli Juez de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo hizo lugar a la medida  cautelar por lo cual deberán ser reincorporados por la Empresa, en tanto se complete el proceso de crisis en los términos que marca la Ley. El Juez entendió que “el derecho al trabajo es un derecho humano”.

Más allá de los argumentos legales y la aplicación de las leyes queda claro – por simple lógica – que los trabajadores deben ser la prioridad para las empresas, que el recurso humano no puede ni debe ser la “variable de ajuste” y que detrás de cada trabajador hay una familia que depende de ese ingreso para solventar sus gastos cotidianos.

El despido de los seiscientos trabajadores de PepsiCo tiene su correlato en diversos puntos del país. La provincia del Chubut y la ciudad de Esquel no están ajenas a esa realidad. El desempleo, la reducción de las horas de trabajo y la demora en el cobro de los salarios marcan la agenda con diferentes aristas.

Resurgió la necesidad de las Juntas Vecinales de ofrecer la Copa de Leche, crece la tendencia de organizar Ferias donde se pueden adquirir distintos productos a menor precio y nacen Cooperativas de Trabajo por citar tan solo algunos ejemplos.

Debieran, los empresarios, tener presente que los trabajadores no son “un número” y  pensar que “son caros” los aleja no solo de lo que marca la Ley, sino del compromiso social asumido. El trasfondo de esta triste realidad que atraviesa a la clase trabajadora es el “olvido” de la consideración del derecho al trabajo como un derecho humano.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here