“Nos pusieron un poco de plata en una bolsa y nos echaron como perros”

0

La alarma se desató en el Correo Argentino al conocerse la noticia de una gran cantidad de despidos en todo el país que golpearon y mucho a dos localidades de la cordillera chubutense. Se trata de José Hughes, jefe de la oficina de Trevelin con 39 años de servicio, y Javier Villoldo, responsable de la de Corcovado que posee casi tres décadas de trabajo.

En comunicación con La Portada, Villoldo compartió que se desempeñaba en esa delegación desde el 4 de febrero de 2004, aunque en 1997 ingresó al Correo como contratado y en el 2000 pasó a planta permanente. 

“El viernes 26 de abril, después de haber trabajado como todos los días, me encontré luego del cierre con un llamado de un compañero de trabajo de Esquel que me informaba que me llegaba el telegrama de despido, sin ninguna causa”, manifestó. Aseguró que “solo reza que prescinden de mis servicios por reestructuración y reacomodamiento”.

En este sentido, cabe mencionar que la oficina queda sin personal ya que él era el único trabajador. “En la desesperación, empecé a llamar a todos lados, a Recursos Humanos de Neuquén que es de donde nosotros dependemos, preguntando qué pasó y nadie me supo decir nada”, expuso.

Además, dijo que consultó con sus jefes por qué no lo trasladaban a otro lado al tratarse de una reestructuración, pero la respuesta fue que “la decisión que había tomado la empresa era el cierre definitivo de la sucursal”. “Yo calculo que mínimamente van a revertir eso, pero hoy por hoy lo único que me interesa es recuperar mi puesto de trabajo”, agregó.

Sostuvo que está en contacto con José Hughes ya que ambos fueron echados por el mismo telegrama: “Entre los dos nos damos fuerzas y tratamos de sostenernos mutuamente porque nos entendemos”.

En cuanto a la asistencia gremial, ambos se encuentran en sindicatos distintos y en total son 4 gremios dentro del Correo. Villoldo subrayó que “sin que nos creen falsas expectativas, porque yo no pretendo que mi gremio me diga que me despreocupe y que mañana vuelvo, a veces uno espera una respuesta más concreta, no que me digan que no se puede hacer nada”.

“Esas cosas duelen, yo quiero que me llamen y que me digan que van a hacer todo lo que se pueda”, enfatizó el trabajador. Señaló que “es triste, nos dejan desamparados”.

A todo esto, se suma la dificultad para conseguir otro empleo: “Al pasar una cierta edad, uno va perfilándose para pensar que está cerca de la jubilación, tiene otros proyectos”. “Hoy me encuentro con esta situación donde me doy cuenta que pasé de estar cerca de jubilarme a estar desempleado”, lamentó.

A todo esto, se suma la dificultad para conseguir otro empleo: “Al pasar una cierta edad, uno va perfilándose para pensar que está cerca de la jubilación, tiene otros proyectos”. “Hoy me encuentro con esta situación donde me doy cuenta que pasé de estar cerca de jubilarme a estar desempleado”, lamentó.

Si bien señaló que siempre hay gente dispuesta a ayudar, cuestionó: “Nosotros no hicimos nada para estar en esta situación, es triste y doloroso”. “Es una decisión violenta, yo cerré a las 2 de la tarde y a las 2 y cuarto me echaron”, apuntó.

Los próximos pasos son difíciles e inciertos, aunque Villoldo subrayó que intentarán hacer un reclamo colectivo. “Haremos lo posible por darle pelea a esto, y por afuera tengo que pensar que si no trabajo no como, soy un laburante y no tengo mi vida resuelta”, planteó.

“Más allá de lo que podamos hacer para que nos reincorporen, tengo que salir a buscar un laburo nuevo y generar los ingresos para seguir manteniendo a mi familia”, argumentó con notable angustia.

Insistió en que no entienden qué pasó: “A nosotros nos pusieron un poco de plata en una bolsa y nos echaron como perros, cuando sale más cara la indemnización que pagarme el sueldo”. “De todas formas, yo no quiero la indemnización, a mí no me sirve para nada, lo que quiero es mi trabajo, la plata que a mí me sirve es la que me daban por cumplir con mi función”, recalcó Villoldo.

Tensión y entrada negada a la oficina

El pasado lunes, llegaron funcionarios del Correo Argentino de Bariloche a la oficina de Corcovado con intención de llevarse los elementos de la sucursal. Allí fueron recibidos por el propio trabajador despedido y un grupo de vecinos.

Luego de un fuerte cruce de palabras, los integrantes de la comunidad no permitieron el ingreso de quienes, según se presume, querían consumar el cierre de la delegación.

En el acta que se labró en el lugar, queda expuesto que todo se dio “en buenos términos”. Tras el hecho, los funcionarios se dirigieron a la Comisaría y no volvieron hasta el martes, donde una vez más los vecinos impidieron el ingreso.

No se descarta que las autoridades del Correo Argentino soliciten una orden en Fiscalía para entrar a la oficina, mientras que los integrantes de la comunidad evalúan la presentación de un amparo colectivo.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí