Columna de Opinión: Más luces, menos ruidos

0

Una de las características de las personas con autismo es que presentan hipersensibilidad, es decir que pueden ser especialmente sensibles a determinados estímulos, como texturas, luces o ruidos.

En especial los fuegos artificiales, que se caracterizan por fuertes ruidos y luces estridentes, de fuerte impacto, pueden causar mucho dolor y malestar a algunas personas con autismo, además de a otros grupos como otras personas con discapacidad y a los animales.

Su respuesta a este estímulo tan potente puede variar en cada persona, generando miedo, huida, ansiedad, necesidad que se tapen los oídos, gritos, mucho estrés y un alto nivel de alteración conductual y emocional. Lo viven como si estuvieran dentro de un bombardeo en una guerra.

Por eso en estas épocas navideñas, desde el grupo AUTISMO TRABAJANDO POR LA INCLUSIÓN, venimos hace ya un par de años haciendo campañas para concientizar sobre el perjuicio que ocasiona a otras personas el uso de la pirotécnica.

Para las familias de personas con autismo, en su mayoría a los niños y niñas que padecen esta sensibilidad específica, las fiestas navideñas se convierten en una pesadilla. Con el agravante que es muy difícil reducir estos ruidos que llegan del exterior en una casa, no existe lugar en ella donde refugiarse ni cómo evitar ese ruido tan fuerte.

Por otro lado el uso y la comercialización de la pirotécnica están prohibidos en Chubut y en Esquel, precisamente por los daños que ocasiona a otros y a la naturaleza. En Chubut la ley V- N° 166, en su art. 164 lo establece y en Esquel se encuentra también prohibida por la Ordenanza 109/09.

Por todo ello nosotros volvemos a señalar que cuando lastimas a otro, ya no es divertido. Hay muchas otras formas sanas de divertirse. Como sociedad debemos ser responsables y solidarios.

Así que en estas fiestas les proponemos ¡¡¡Más luces, menos ruidos y NO al uso de la pirotecnia!!!

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí