La Escuela 54 cumplió 91 años

0

Con un sencillo festejo y actividades escolares, alumnos, docentes, auxiliares y directivos celebraron ayer un nuevo aniversario de la Escuela 54 “Nicolás Avellaneda” que se encuentra ubicada en el barrio Jorge Newbery. Su máximo sueño siempre ha sido contar con su propio Salón de Usos Múltiples para compartir los momentos importantes de la institución.

En sus inicios, la Escuela N° 54 de Esquel funcionó en dos casas particulares del barrio Estación, alquiladas por el Ministerio de Educación de Nación. En 1973 se trasladó a una casa pequeña ubicada en la esquina de la avenida Avellaneda y Brown, que aún sigue en pie, y en 1954, durante la presidencia de Juan Domingo Perón, pasó a tener su edificio propio donde funciona hasta la actualidad en Almafuerte 1557.

La directora de la Escuela N° 54, Adriana Massa, manifestó en diálogo con La Portada que hoy “el edificio está fantástico y fue hecho para que dure para siempre”. Si bien señaló que siempre surgen cosas para cambiar como vidrios o grifería, destacó que la estructura edilicia en general se encuentra en perfectas condiciones.

“Es como una casa, todos los días algo se rompe o se descompone, pero los hombres y mujeres que forman parte de la institución se dan mucha maña para arreglarlo”, resaltó.

Massa repasó en una entrevista con este medio los comienzos de la 54 y compartió un poco de su historia. “Cuando empezó a funcionar, en los años 30, en la escuela se daba clases a chicos muy pobres, tal es así que en el pueblo la conocían como “la escuela de los pobres” y en la década del 40 el Ejército le traía el almuerzo a los chicos porque había una situación de extrema pobreza en el alumnado”, recordó.

Izando la Bandera en la década del 50

En el marco de este nuevo aniversario, la directora de la Escuela 54 contó que los alumnos de los diferentes cursos estuvieron trabajando junto a sus docentes de Lengua e Historia en un tríptico con fotos antiguas y la historia de la institución. En tanto mañana jueves será la celebración con una gran torta y el canto del feliz cumpleaños.

Actualmente la escuela cuenta con una matricular de 305 alumnos, 15 maestros de grado, 9 maestros especiales y 9 auxiliares. También hay tutores del programa nacional “Tender puentes solidarios” que se encargan de apoyar las trayectorias escolares. “Estamos muy contentos porque se trabaja muy bien, obviamente que hay un nivel de exigencia desde la dirección pero también hay mucha libertad para que los maestros planteen sus proyectos”, expresó Massa, quien se encuentra acompañada por la vicedirectora Raquel Acosta.

Asimismo la directora sostuvo que la comunidad educativa de la 54 “es bastante tranquila, los padres siempre tienen las puertas abiertas, así que participan mucho y a medida que los chicos son más grandes, vienen menos, pero saben que pueden acercarse a hacer consultas”.

Señaló además que continúa pendiente la construcción del Salón de Usos Múltiples. “Es un proyecto eterno, que aún no se ha concretado y de hecho ya no hay espacio para uno porque en la misma manzana se hizo el secundario y el jardín, pero podríamos tener algún tipo de ampliación para celebrar actos o reuniones importantes”, planteó.

De esta manera el acto de egreso será en el SUM de la Escuela 758 con una modalidad normal donde se permitirá que cada egresado asista acompañado de dos familiares.

Massa comentó que a partir de marzo hubo cursos que tuvieron presencialidad plena y otros que tuvieron que trabajar con dos y tres burbujas, dependiendo de la cantidad de alumnos. Recién después de las vacaciones de invierno se logró volver a la presencialidad en su totalidad. “Esto nos puso muy contentos, tuvimos que trabajar con los chicos para que se acostumbraran y se soltaran porque al principio les costaba jugar en los recreos”, confió.

La directora de la Escuela 54 contó también que además del acompañamiento pedagógico se brindó una contención social a las familias de los alumnos. “Estuvimos repartiendo un refuerzo de alimentos a 25 familias de la escuela, así que con los docentes nos dividimos por circuitos porque tenemos alumnos de distintos barrios”, dijo.

En este sentido relató que como institución educativa no estuvieron ajenos a la difícil situación  que atravesó la ciudad. “Muchas actividades económicas quedaron prácticamente anuladas durante la pandemia, la gente se quedó sin su fuente de ingresos así que hubo que asistir a varias familias. Hay casos que continúan así, pero estamos mejor. Se trató de reforzar lo pedagógico y también de ayudar a las familias”, finalizó.  

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí