Columna de Opinión- El porno y la ESI: interpelaciones pedagogizantes

0
113

* POR FABIANA GONZALEZ, MANUEL AGULLEIRO Y JOSE LUIS GOMEZ.   

Como venimos sosteniendo a lo largo de estas columnas, hay temáticas sobre las que aún no se conversa pedagógicamente; no se tematiza en ellas en los ámbitos institucionales y, por lo tanto, se van configurando como “emergentes” que sólo son abordados cuando irrumpen lo institucional, o detienen la dinámica inerte de la enseñanza. Una de ellas, tabú de las instituciones, se refiere al porno. Pero ¿a qué nos referimos con porno? A la producción multimedial, y a su consumo, que permiten el desarrollo de la erótica, las fantasías, el autoplacer, el reconocimiento de otros cuerpos mediatizados por pantallas, y “disponibles” a cualquier hora y momento. Pero desde ya que cuando pensamos en el porno, no nos referimos a que todo el porno accesible en la web, es plural, diverso, o posibilita el desarrollo del erotismo por fuera de la heteronorma o el patriarcado. Sino que, en cambio, reconocemos dos cuestiones que consideramos centrales: por un lado, reivindicamos al porno como medio que erotiza y permite el desarrollo de la fantasía, del placer, del goce; pero, por otro lado, criticamos de manera ferviente la producción unívoca de un tipo de porno hegemónico que reproduce estereotipos de género, que representa situaciones o escenificaciones pornográficas que legitiman formas de sujeción, de violencia. Un porno heteropatriarcal que termina con el goce unívoco de los varones y no da margen a la mediatización del placer femenino. Vemos que este tipo de porno reproduce cuerpos masculinos fuertes, con potencia, establece ciertos estereotipos genitales que, a modo de cánones, determinan qué forma deben tener los penes y cuánto deben medir; y también, cierta hegemonía sobre los cuerpos delgados, esculturales, entrenados, fuertes. Los cuerpos prescriptos como femeninos, por su parte, se presentan también delgados, opulentos, depilados, dóciles, sujetos a la potencia masculina. Un porno hegemónico que se reproduce una y otra vez, en distintas situaciones que legitiman y reproducen violencias (escenarios que hasta simulan violaciones); y de este modo, van construyendo y afectando subjetividades que se desarrollan mirando este porno hegemónico, heteropatriarcal, y violento. Algunas escenas representan relaciones vinculares: la hijastra, la niñera, la madrastra; significan el ejercicio de la violencia, y construyen sentidos en el marco del patriarcado.

Pero al inicio decíamos que el porno es un “tema” poco conversado -formalmente y desde la perspectiva de la ESI- en las instituciones. El porno irrumpe en las conversaciones entre lxs adolescentes; el porno hegemónico incluso, acompaña el desarrollo subjetivo y erótico de las adolescencias; sus fantasías eróticas re-escenifican escenas del porno, que como dijimos, es un porno violento, hegemónico, hiriente. Los cuerpos pornográficos hegemónicos a lxs cuales acceden mediáticamente lxs estudiantes, son presentados como patrones ideales a los cuales se debe aspirar, y las escenas, como modos posibles de sexo-afectivamente vincularse con otrxs. En este sentido, ¿por qué no pedagogizamos al porno? ¿Por qué no lo hacemos tema de discusión? Hablemos de porno, no para moralizar, sino para hacer estallar a ese porno hegemónico que produce y reproduce formas violentas y sexistas.

Quienes escribimos esta columna, sostenemos que es necesario discutir y tematizar en torno al porno con lxs adolescentes, dado que, como sabemos, son quienes acuden asiduamente a diversas páginas online, siempre disponibles, siempre dispuestas a ofrecer hegemonía corporal. Ya no es necesario esperar a una hora, o contar con un canal “codificado”, el porno está en el teléfono, en las tablets, en las computadoras. El porno está allí, y muchas veces se presenta como la primera puerta erótica de lxs adolescentes que comienzan a indagar y a fantasear con las relaciones sexoafectivas. Un porno, que como dijimos, reproduce cuerpos hegemónicos, determinados penes y vulvas que suponen lo estereotipado y esperado, lo binario, violentando las tantas formas de desarrollo de nuestros cuerpos (sobre todo de los que no se ajustan a la norma), y por supuesto de nuestras subjetividades. Discutiendo sobre el porno, podremos pensar juntxs que hay otras formas posibles de corporeizarse, de vincularse sexo-afectivamente con otrxs, de derrumbar la escenificación de situaciones pornográficas que reproducen la violencia patriarcal. A esta altura, nos preguntamos, ¿y qué ocurre con el porno gay/lésbico? ¿Se habla del porno gay/lésbico en las familias, en las instituciones? ¿Por qué es aún más tabú en las conversaciones? Reconocemos como la heteronorma actúa, y nos lleva a la clandestinidad pornográfica si en casos de lo gay y lésbico hablamos. Pero pedagogizar al porno, nos permitirá poco a poco profundizar aún más en irrumpir en la hegemonía pornografía, e ir construyendo miradas sobre lo hegemónico-corporal-erótico, que nos permitan establecer otras formas sexoafectivas y eróticas posibles.

*Fabiana González, maestra y profesora de Biología con formación en ESI y Enseñanza de las Ciencias; Manuel Agulleiro, psicólogo, con formación en ESI; y José Luis Gómez, profesor y licenciado en Historia, especialista y diplomado en áreas vinculadas a Educación, Maestrando en Educación e Investigador en la UNQ.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here