Hace una semana se empezó a brindar la merienda en la sede vecinal del barrio Winter a pedido de los niños y niñas que asisten a un taller. El mismo se encuentra a cargo de las jóvenes que llevan adelante el merendero “Los Sueños” en el Badén. Por el momento funciona los días miércoles y se sostiene con la colaboración de la comunidad. 

La presidenta de la Junta Vecinal del Barrio Winter, Ana Rodríguez, contó en diálogo con La Portada que el merendero surgió por pedido de los niños y niñas que asisten a un taller de música dictado por Cultura. Fueron ellos mismos quienes al ver unas tazas en la sede le preguntaron al profesor por qué no se daba la merienda.

“Hay muchas familias con necesidades. Desde antes de asumir advertí que muchos jóvenes con sus hijos habían regresado al barrio a vivir con sus padres al no poder pagar un alquiler por falta de trabajo”, relató la vecinalista.

Rodríguez comentó que mantuvo una reunión con el profesor por la inquietud de los chicos y que éste le contó que también trabajaba en la sede del Badén y conocía a las chicas que llevaban adelante el merendero “Los Sueños”.

Me dijo que tenían mucho entusiasmo por lo que hacían así que me reuní con las jóvenes para conocerlas y se ofrecieron a dar la copa de leche. Yo les dije que no tenía inconveniente de prestarles el espacio y gestionar alguna ayuda para conseguir la materia prima para la merienda”, expresó.

La presidenta del Winter sostuvo que se trata de “una prueba piloto” y que la idea es que la secretaria de la Junta Vecinal, Jessica Antieco, junto a un grupo de jóvenes del barrio puedan llevar adelante el merendero.

El merendero, en principio, funcionará los miércoles a las 17.30 horas en la sede vecinal. Evalúan modificar el horario por el retorno de las clases o trasladarlo a los días sábados. Rodríguez comentó que la primera jornada superó las expectativas. “Teníamos los chicos del taller y se sumaron más chicos del barrio así que se tuvo que entregar la leche en botellas y los alimentos en bolsitas para que puedan llevárselos a sus casas para respetar el protocolo de bioseguridad”, indicó.

Señaló además que gestionará la ayuda de la Secretaría de Desarrollo Social para ver si existe la posibilidad de que colabore con la leche para el merendero. También apeló a la solidaridad de la comunidad que siempre está presente. “Estoy muy agradecida con los vecinos porque me han donado calzados, ropa y alimentos que ya los hemos ido entregando”, destacó.

Por último, Rodríguez reiteró el pedido de los vecinos por el funcionamiento del transporte urbano de pasajeros en la ciudad. Cabe mencionar que junto a sus pares vecinalistas presentaron hace unas semanas el reclamo al municipio y aun no hubo respuestas. “Vamos a empezar a juntarnos y a trabajar en conjunto por la integración de todos. Creemos que es muy importante el intercambio para que los chicos conozcan la necesidad y la realidad de los otros barrios”, cerró.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí