Columna de Opinión: LAS P.A.S.O ¿y después?

0

*POR INSTITUTO FUTALEUFU. 

El cierre de listas del sábado apuró el paso de armadores políticos y agitó el pulso de quienes acomodaron la pilcha como posibles candidatos. En Chubut un intendente se autoproclamó candidato a senador, un empresario convocó a asados de unidad y un gobernador apostó a ganar votos por derecha con un ministro represor. Cada uno tensó la cuerda con posturas de ocasión dirigidas al frente interno con la intención de llegar bien posicionados al disco final. Aunque el desorden del espectáculo se pareció  mucho más a una carrera cuadrera que a un gran premio organizado, lo único cierto es que lo que sigue sin aparecer es la propuesta del día después. ¿Qué ocurrirá con esta provincia que ya lleva mucho más de tres años de anormalidad institucional, producto del endeudamiento sistemático y la ausencia de políticas reparadoras? Representantes del pueblo los diputados nacionales, de la provincia los senadores. En ambos casos sería muy valioso conocer cómo proponen romper los ciclos de crisis periódicas de nuestra provincia. Con las consecuencias gravosas que el mal funcionamiento estatal tiene para el pueblo todo, en especial para los más humildes.

El camino por el que la política se convierte en una profesión practicada por algunos, relegando la participación popular al acto de votación en un día electoral, es un espacio por donde el neoliberalismo transita con éxito su propósito de vaciarla de contenido. Llevándola a un lugar donde pierda valor social, en el que deje de ser principal herramienta de intervención popular en los actos de gobierno. Entonces las cosas se le simplifican, el poder del dinero multiplica su valor de actuación para torcer voluntades, crece la capacidad del lobby empresarial para hacer del estado un instrumento al servicio de negocios privados y algunos dirigentes políticos son más importantes por el volumen de su sponsor que por el de sus ideas. En ese contexto, el neoliberalismo convertido en cultura suma voluntades. Una cultura ajustada a valores para los que la individualidad es la práctica y el éxito personal la principal finalidad de los políticos de profesión.

Así vista, entendida y practicada la actividad política es como la carrera administrativa para un empleado público. Un hacer donde los nombres propios pesan más que un plan quinquenal en épocas del general. Los planes y programas estratégicos son una mención al pasar, que si el sponsor es bueno seguro sabrá convertirlo en el hashtag trending topics de los twitter del día. En Chubut hace tiempo la política abandonó la calle, los comités y unidades básicas para refugiarse en asados de quincho, mesas de café y un par de lapiceras con poder de veto o premiación. Así las cosas, los fracasos para salir del pozo se repiten. La gestión del gobierno provincial se simplifica al punto de endeudarse con Macri en el gobierno o a pedir adelantos de coparticipación en la actualidad. Traducido a relaciones de poder, sería ser siempre oficialista.

Pero lamentablemente para el hombre común la complejidad de la vida cotidiana hoy se traduce a saber si pasada las elecciones su hijo volverá a la escuela. Para el trabajador estatal, si pasada las elecciones volverán los atrasos salariales. Si sos jubilado provincial, si el ISSYS correrá alguna vez con la suerte de los acreedores privados y verá a la Provincia ponerse al día con su deuda histórica. Si sos docente, si lo que se pueda acordar en la paritaria de este año lo cobrarás este año o en los próximos dos años como sucedió con la paritaria 2019. Y, definitivamente lo que nos preguntamos quienes creemos en la política como construcción social, cuándo discutiremos un nuevo modelo productivo provincial que rompa con el extractivista actual.

Este modelo nos condena a su repetición más allá de los partidos o alianzas que conduzcan el gobierno provincial. Animarnos a plantear la construcción de un proyecto de poder popular es nuestro desafío militante. Pero también nuestra necesidad como chubutenses si queremos alejarnos del horizonte de frustraciones que se nos plantea como votantes, de ver pasar gobiernos provinciales que repiten los fracasos de los que le precedieron. Ir por el lado que le devuelva a la política los sueños de esperanzas y utopías colectivas capaces de arrastrar el fango de la cultura neoliberal, y la práctica política de los que nos quieren convencer que la democracia es lo que sucede cada dos años al momento de votar. El marketing de los nombres propios y los datos de una encuesta como principal referencia de reafirmación, es el contexto al que apuesta la derecha en su construcción de sentido con la política como víctima de su éxito electoral.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí