El Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados, conocido como PAMI, fue creado en 1971 con el objetivo de brindar asistencia médica integral a las personas mayores y recientemente celebró su 50 aniversario.

En la delegación Esquel se organizaron sólo algunas actividades en el marco del contexto sanitario ocasionado por la pandemia. Se colocaron globos en la entrada a las oficinas y se compartió un reducido festejo con integrantes del Centro de Jubilados del barrio Bella Vista.    

En diálogo con La Portada, su titular Silvana Sánchez Albornoz, remarcó que PAMI “es una Obra Social muy grande y muy importante que contiene a muchos jubilados y pensionados. Es la Obra Social más grande de Latinoamérica y tiene más de cinco millones de afiliados en todo el país con seiscientas agencias”.

Indicó que estos datos “marcan la presencia que tiene PAMI en todo el territorio nacional. En Chubut tenemos agencias en casi todos los pueblos. Esta presencia es importante porque siempre queremos mejorar la atención de nuestros afiliados y su calidad de vida”.

La funcionaria sostuvo que “nosotros decimos, humildemente, que PAMI es una Obra Social modelo por la cantidad de afiliados que tiene y no sólo por las prestaciones médicas, sino también por las prestaciones sociales que se otorgan y que son importantes”.

“PAMI ha tenido, en estos 50 años, un recorrido importante y nos pareció que pese a la pandemia había que festejarlo. Colocamos algunos globos en el ingreso a la agencia y compartimos algo rico”, manifestó.

Señaló que la celebración también se trasladó “al Centro de Jubilados del Barrio Bella Vista porque son los afiliados y afiliadas el centro de atención de la Obra Social. Llevamos una torta y charlamos con los afiliados sobre cuál había sido su primer contacto con PAMI. Destacamos la labor que se hace desde los Centros de Jubilados porque cuentan con programas además del Probienestar y de provisión de leña. Desde este Centro de Jubilados se hace, además, el reparto de bolsones y leña a otros pueblos que no tienen Centro de Jubilados”.

Con nostalgia

Sánchez Albornoz mencionó que durante el encuentro se evidenció “la nostalgia por las reuniones que antes se realizaban, pero con la esperanza de que ya están vacunados y que más adelante podremos volver a reunirnos. También se dialogó sobre la reanudación, a futuro, de los talleres siendo esta una demanda puntual”.

“En PAMI tenemos un concepto de salud integral que incluye no sólo lo físico, sino también lo emocional y social. Otro gran programa se relaciona con los talleres que no tiene que ver con enseñar algo, sino con generar un espacio y un momento de reunión para ellos. Esto tiene una labor preventiva relacionada con mejorar el estado emocional tratando de darles un poquito de alegría porque sabemos que eso repercute en la salud física”, indicó.

Por más centros

Al ser consultada sobre en qué aspecto le parece necesario fortalecer el trabajo remarcó que “tenemos pendiente generar más centros de jubilados para que cada barrio tenga el suyo. En Esquel, actualmente, sólo hay dos. Nosotros creemos que son espacios que se utilizan mucho y que son productivos para los jubilados. Queremos que los centros de jubilados tengan la identidad e idiosincrasia de cada barrio. También nos gustaría tener más centros de jubilados en los pueblos cercanos porque eso nos permite trabajar con los afiliados y bajar todos los programas que tiene la Obra Social”.

Sánchez Albornoz, para finalizar, ofreció un mensaje a los afiliados “de que tengamos esperanza en función de la vacuna (contra el Coronavirus) y que tengamos un poquito más de paciencia, que busquemos la forma de estar juntos con barbijo y distanciamiento o por teléfono esperando el momento en que podamos volver a reunirnos en mayor cantidad de personas”.                 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí