En los últimos meses Racing Club fue noticia, no desde lo deportivo, sino porque a partir de una resolución de la Corte Suprema de Justicia bonaerense, volvió a la carga con su proyecto de construir un predio deportivo sobre 32 hectáreas en una zona de humedales.

El centro de esta polémica es la Reserva natural integral y mixta Laguna de Rocha, ubicada en Esteba Echeverría, Provincia de Buenos Aires.

El pulmón verde más grande del Área Metropolitana de Buenos Aires abarca una superficie de 1.400 hectáreas, de las que casi 700 están protegidas por ley.

Es un corredor biológico con una gran diversidad de ambientes. Presenta nueve ecosistemas diferentes, se pueden diferenciar por ejemplo pastizales, zonas bajas inundables, bañados ocupados por totorales y juncales y un extenso monte de tala.

Esta área es única, un verdadero laboratorio al aire libre que puede usarse con fines de investigación, de esparcimiento o educativos. Existe una enorme variedad de mamíferos como coipos, comadrejas, liebres, roedores, o reptiles como el lagarto overo o varias especies de culebras. Hay censadas 170 especies de aves, que representan casi el 50% de las diferentes aves de la Provincia de Buenos Aires. La laguna y los humedales prestan importantes servicios ambientales como la sujeción y formación de suelos, regulación de nutrientes y del clima y cumplen funciones vitales en la regulación de regímenes hídricos: filtración y purificación de aguas, recarga de acuíferos y rápida absorción de agua de lluvias, siendo este último servicio ecológico indispensable para evitar inundaciones en la región.

Desde El Bicho Reactor, magazine ambiental emitido por Fm del Valle, 99.9 (Trevelin), tuvimos la oportunidad de dialogar con Gabriel Videla, geógrafo e integrante del Colectivo Ecológico Unidos por Laguna de Rocha, para que nos explique la gravedad del asunto en cuestión.

Le consultamos cómo es que, en una reserva natural con la importancia de biodiversidad que tiene Laguna de Rocha, con la mitigación de contaminación que produce y con la relevancia hídrica que posee, al estado se le ocurre entregar 32 hectáreas para la construcción de un complejo deportivo a un club de fútbol.

Según Videla, desde un punto de vista ambiental no parece existir una respuesta lógica a esa pregunta, y manifestó: “a los más jóvenes hay que explicarles que existe una forma, una cultura de hacer las cosas en Argentina. Lamentablemente, para la clase política, que todavía tiene puesto un chip del siglo XIX, la naturaleza es una cosa que puede destruirse en busca de un redito directo a corto plazo, económico o político. Y agregó “esta es una batalla, cultural, educativa, científica y política también, entender de una vez que lo que brinda un ecosistema, o un conjunto de ecosistemas como estos bañados, no lo brinda absolutamente nadie, no hay estado, no hay empresa, ni hay un club, que pueda generar la complejidad de elementos que brinda un humedal como Rocha. Nada ni nadie puede suplir esos servicios”.

Para entender cómo se inició este conflicto de la entrega de tierras, Videla nos comentó que en el año 2008, siendo Néstor Kirchner Presidente y Mauricio Macri Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, hubo un acuerdo inmobiliario en el cual la Nación le cedió tierras fiscales a la ciudad y la Ciudad de Buenos Aires le cedió tierras de la ciudad Nación para, entre otras obras, la construcción de viviendas sociales. “Entre todo este pase de tierras que le interesaban a unos y a otros, hubo un acuerdo no menor de ceder 64 hectáreas de tierras fiscales para Racing y Boca”, explicó y agregó que en ese momento el humedal no tenía estatus de reserva. “En este contexto político particular, se trabajó para la creación de la reserva y esas 64 ha quedaron dentro del área protegida”.

En diciembre del año 2012 se declaró al área como Reserva Natural y Mixta a partir de la sanción de la Ley 14.488, tras cuatro años de discusión en comisiones y votación unánime en ambas Cámaras de la Legislatura. La región pasó a estar protegida y amparada al considerarla un humedal clave para el saneamiento de la Cuenca Matanza-Riachuelo (una de las cuencas más contaminadas del mundo), además de ser un pulmón verde fundamental para el equilibrio ambiental de la Provincia de Buenos Aires. La Ley representó la protección, el cuidado y el desarrollo del área en Esteban Echeverría, toda vez que la misma se trata de interés público y que persigue el objetivo de garantizar la perpetuidad de la naturaleza en su conjunto.

Pero toda la alegría se desmoronó a los cinco meses. En este sentido Videla explicó que “en el año 2013, a través del Decreto 372/13, se promulgó la Ley 14.516, por la cual se modificaron los artículos primero, segundo y noveno de la Ley 14.488, que en resumidas cuentas, permitió la desafectación de las 64 hectáreas en beneficio directo de Racing Club y de Boca Juniors. Increíblemente añadieron en la modificatoria del artículo primero, que quedaban excluidas de la presente ley las parcelas pertenecientes al Estado Nacional, cuyo uso concedió a las instituciones deportivas Club Atlético Boca Juniors y Racing Club Asociación Civil, para el desarrollo de actividades deportivas, sociales y recreativas de interés general. Esto nos llevó a movilizarnos nuevamente y logramos que Boca desistiera del proyecto sobre el humedal, ya que el club comprendió que era totalmente erróneo y podía producir un desastre ambiental”. 

Racing, por su parte, continuó con el proyecto pese a la cantidad de argumentos que le presentaron. “Nosotros desde el Colectivo Ecológico no nos oponemos a que Racing que es un club muy grande merezca tener su predio deportivo, pero no en la reserva, es inconcebible”, observó Videla. Y agregó “después de estar luchando por 7 años, la situación sigue siendo compleja para todos los actores, para nosotros, para otras asociaciones ambientalistas de Echeverría que también están en lucha, pero también está compleja para Racing, que legalmente no puede construir nada, no solo porque esta causa sigue abierta, sino que también hay otros mecanismos técnicos y ambientales que tienen que darle el aval de obra, eso tiene que hacerlo la CUMAR (cuenca Matanza Riachuelo) sin el cual no puede hacer nada”.

Por último concluyó “al día de hoy la reserva cuenta con un guardaparque pero no tiene pasarelas, ni mangrullos, ni senderos habilitados o sea no puede visitarla la gente. Lo que estamos diciendo es que la provincia de Buenos Aires tiene el deber urgente de adecuar, preservar y proteger los ambientes naturales y que todos podamos acceder a un espacio público bien protegido con instalaciones. Por eso vamos a seguir luchando y no solo por Laguna de Rocha sino por un conjunto de 15 o 20 reservas del área metropolitana bonaerense que deben ser abiertas y acondicionadas para que los bonaerenses y los porteños tengamos más naturales públicos de calidad”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí