Cada vez son más las familias del barrio Bella Vista que son asistidas durante el invierno con nylon y otros materiales por problemas en los techos de sus viviendas. Desde la Junta Vecinal solicitaron ayuda al municipio para repararlos en el verano. También proyectan la construcción de muros de contención y el mejoramiento de los pasajes. Aseguran que la puesta en marcha de la bloquera facilitaría estos trabajos y generaría mano de obra para los vecinos.  

El presidente de la Junta Vecinal del Barrio Bella Vista, Carlos Ñancucheo, manifestó en diálogo con La Portada que continúa pendiente el proyecto de la puesta en marcha de la bloquera. En 2018 el Instituto de Asistencia Social le hizo entrega de una máquina para fabricar bloques al barrio pero la falta de un terreno hace imposible su funcionamiento.

Nosotros seguimos pidiendo por la activación de la bloquera porque nos ayudaría a realizar mejoramientos habitacionales, muros de contención y generar mano de obra en el barrio”, destacó.

Ñancucheo contó que durante la gestión de Alejandro Wengier en la Secretaría de Obras Públicas habían conversado sobre la posibilidad de hacer gaviones con piedras pero no se logró concretar el proyecto. “La idea era comenzar a trabajar con la bloquera, que van a hacer 3 años que la tenemos, pero no conseguimos un espacio para su puesta en marcha”, indicó.

El vecinalista realizó innumerables gestiones ante el gobierno provincial y municipal para poder utilizar un terreno ubicado sobre la calle Don Bosco que sería propiedad de La Trochita pero hasta el momento no ha recibido respuesta alguna. “Hay muchas cosas que se podrían hacer con la bloquera y una planta de adoquines. Además se generarían puestos de trabajo para los vecinos que están desocupados”, expuso.

Asimismo Ñancucheo tiene pensado avanzar con ayuda del municipio en un plan para arreglar techos de viviendas en el barrio, en la construcción de muros de contención y en el adoquinado de los pasajes.Sería lindo que pudiéramos solucionar estos problemas, sobre todo el tema de los techos porque en el invierno tuvimos que salir corriendo a repararlos, como todos los años, con bolsas de nylon, y esto ya debería estar resuelto”, relató.

Señaló, además, que “mucha gente en el barrio no la está pasando bien y necesita vivir un poco mejor”, y agregó que “hay familias que necesitan construir otra pieza o una cocinita y podrían hacerlo si la bloquera estuviera en funcionamiento”.

Por otra parte el vecinalista contó que el municipio está realizando algunas mejoras en la sede vecinal. Personal municipal avanzó en la colocación de nueva luminaria en la cocina y en el salón, y tiene previsto en los próximos días limpiar y revisar los caloramas.

Ñancucheo sostuvo que en líneas generales la sede vecinal se encuentra en buen estado. “El año pasado la pintamos en dos oportunidades con el dinero que juntamos con las ferias de empanadas, tortas fritas y pan casero que organizamos”, destacó y no descartó la posibilidad de que el municipio la pinte nuevamente como lo hizo en otras sedes vecinales. 

Por último, el vecinalista manifestó que continúan trabajando arduamente con el comedor que funciona los miércoles y sábado en la sede. “Creció un montón la demanda durante estos meses de pandemia. Habíamos comenzado en febrero con 60 personas y hoy asistimos a 178”, resaltó y agradeció la permanente colaboración de la comunidad. “Siempre nos dan una mano para ayudar a la gente que más lo necesita”, finalizó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí