En marzo, cuando comenzó la cuarentena, Gladys Nahuelpan abrió las puertas de su casa para cocinar junto a un grupo de vecinas más de 140 viandas para ayudar a las familias del barrio Don Bosco y alrededores que se encuentran atravesando una difícil situación. El comedor funciona los sábados y el merendero los martes con ayuda de docentes del Frente Barrial de la CTA y también de la comunidad.

La pandemia golpeó aún más los hogares de muchos vecinos de la ciudad que ya se encontraban sufriendo un escenario económico complejo, agravado por la crisis provincial.

Preocupada por esta situación y al ver que sus vecinos estaban pasando necesidades, Gladys Nahuelpan reunió a un grupo de amigas del barrio y con ayuda del Frente Barrial de la CTA decidieron abrir un merendero y un comedor. “Empezamos asistiendo a 30 personas, luego se fueron sumando más y hoy estamos entregando 140 viandas”, contó la vecina en diálogo con La Portada.

Tanto el comedor y el merendero se sostienen gracias a las donaciones que realiza el grupo de docentes que conforma el Frente Barrial de la CTA y la comunidad en general.

La demanda crece con cada día que pasa. Cada vez son más los vecinos que se acercan a la casa de Gladys a buscar el almuerzo que se brinda todos los sábados. Mientras que los martes se brinda la merienda que consta de una bandeja con torta, facturas o tortas fritas, dependiente del menú del día, con leche. A los adultos mayores se les acercan las viandas a sus casas para cuidarlos en estos tiempos de pandemia.

Detrás de este comedor y merendero, que lleva el nombre “Nuestra estrellita”, se encuentra un grupo de vecinas solidarias que dedica su tiempo a ayudar a quienes más lo necesitan. “Nosotras vemos que hay mucha necesidad en el barrio y si uno va a la casa de los vecinos la puede ver. El Estado no está presente como debería estar y le está dando la espalda”, lamentó.

Asimismo la vecina contó que los vecinos no tienen trabajo y le manifiestan que no pueden pagar los servicios o que no les pueden dar de comer a sus hijos como quisieran. “No entiendo cómo el municipio no ve la necesidad de la gente. Por eso les doy a los vecinos lo que esté a mi alcance. Yo quiero que se sientan bien y que sientan que no están solos”, dijo.

Nahuelpan se mostró muy agradecida con todos los vecinos que colaboran con el comedor y destacó que la semana pasada recibió una importante donación de ropa y alimentos de los Bomberos Voluntarios de Esquel.

Las vecinas también armaron un ropero solidario para ayudar a aquellas familias que necesitan ropa. Quienes puedan colaborar con alimentos o prendas pueden comunicarse al 2945-695602. 

Por último, Nahuelpan también agradeció la colaboración de cada una de sus vecinas que no dudó en sumarse a cocinar para ayudar a las familias del barrio. Ellas mismas con su creatividad y corazón elaboran las tartas, tortas, facturas y cada almuerzo. “Estoy muy contenta por el trabajo que venimos haciendo por nuestros vecinos en estos tiempos tan difíciles”, cerró.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí