Rodríguez cumplió cerca de 19 años como guardaparque y 3 como intendente en “Los Alerces”. Ahora asoma una nueva etapa para su carrera en la institución: se trasladará a Santa Cruz en un ambiente y una función totalmente distinta.        

Antes de mudarse a Puerto Deseado habló con diario La Portada y repasó lo que deja en el camino, más de dos décadas en “Los Alerces”. “Si bien soy autocrítico me llevo por supuesto la parte positiva”, resaltó.

Dejó en claro que su paso por el Parque no sólo fue color de rosas y que durante este largo período de tiempo atravesó toda clase de circunstancias tensas como incendios forestales y la contingencia del hantavirus, hechos que -realzó- enriquecieron su formación.

“Trabajamos mucho para dar respuesta a cada una de las situaciones que fueron planteándose en un extenso Parque Nacional con una dinámica particular y una complejidad alta”, señaló al hacer un balance de su gestión.

Comentó que los 22 años en el área natural le permitieron incorporar herramientas valiosísimas para utilizar en su próximo destino, el Parque Interjurisdiccional Marino “Isla Pingüino”. Es un lugar creado oficialmente en el 2012 pero sin mucha presencia de la Administración Nacional.

“Queremos generar una Intendencia allí, puestos laborales locales en la parte administrativa, después llevaremos guardaparques en algún momento. Para ello hay que contar primero con infraestructura”, acotó.

Futuro prometedor

Por otro lado, Rodríguez puso en valor el gran potencial de “Los Alerces” y recordó, asimismo, que su condición de Sitio Patrimonio de la Humanidad otorgado por la prestigiosa UNESCO le da una categoría que debe aprovecharse al 100%.

“Con este posicionamiento actual debe preservarse a perpetuidad para que no pierda esa característica paisajística y de conservación. Eso exige un abordaje integral con mucha educación en las localidades de la Comarca y con los usuarios”, remarcó.

Planteó la necesidad de que los vecinos se apropien del área y la quieran tal cual es, apostando a que “su desarrollo sea armónico” para garantizar su prosperidad hacia las generaciones futuras. “Hay que vivir del turismo pero de una manera sustentable”, enfatizó.

Dejó en claro que el crecimiento de “Los Alerces” depende de múltiples actores, entre ellos municipios cordilleranos cercanos, el Gobierno Nacional, el Estado Provincial, instituciones de diversa naturaleza y la propia gente.

Aseguró que el estatus de Sitio Patrimonio Mundial de la Humanidad ofrece un sinfín de posibilidades en el mercado turístico. “Eso te posiciona a nivel internacional pero eso debe acompañarse con gestión y el cuidado del entorno”, recalcó.

Al mismo tiempo mencionó el rol importante de los pobladores establecidos en la jurisdicción y que en este contexto decrecimiento ellos “puedan vivir en forma armónica”.  Apuntó además a “romper la estacionalidad” de la mano del trabajo conjunto entre privados y el sector público.

“Hay que avanzar sobre el uso gradual del área protegida para el desarrollo de las comunidades locales. Ese es otro de los grandes desafíos, que no sea tan corta la temporada. El foco debe ponerse en la posibilidad de tener turismo más cantidad de meses”, completó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí